Publicidad

HISTORIA

A 40 años del acto que fue “el inicio del camino a la libertad”

Dirigentes resaltaron el valor del 1° de mayo de 1983.

Compartir esta noticia
Acto por Dia de los Trabajadores.
Acto por Dia de los Trabajadores.
Foto: Archivo El País.

Hoy se cumplen 40 años del icónico acto por el 1° de mayo realizado en 1983, durante la dictadura militar, y que es considerado un mojón clave hacia la recuperación de la democracia.

Uno de los oradores que subió al estrado ubicado en la actual plaza 1° de Mayo fue Richard Read. El histórico dirigente de la bebida y ahora impulsor de un sector político recordó a El País que en 1982 ya se había hecho una movilización sindical que terminó con varios dirigentes presos, entre ellos Read.

Desde ese año los sindicatos se reunieron en clandestinidad y resolvieron solicitar al gobierno dictatorial autorización para hacer el acto en 1983. Read detalló que los 37 gremios involucrados debatieron cómo hacer la convocatoria y de allí surgió en 1983 la creación del Plenario Intersindical de Trabajadores, el PIT, que luego confluiría con la Convención Nacional de Trabajadores en el Pit-Cnt. La organización del acto fue compleja. “No había un mango. Los estudiantes se movieron y se pagó 10 mangos por el bono donación”, detalló Read quien agregó que el día del acto “a las 12:30 horas no había nadie y de 13:40 a 14:30 horas aparecieron unas 100.000 personas”.

Días después, los organizadores fueron citados por la Policía, según recordó Read, para evaluar la movilización. “No hubo censura previa, no nos pidieron lo que íbamos a leer. Tuvimos la libertad de poner y excluir lo que quisimos. No hubo consecuencias después de ese acto sobre nosotros. Pero sí hay que hacer memoria que a los dos meses del acto metieron en cana a 25 compañeros de la UJC, donde hubo violación a las mujeres y tortura a los muchachos. El régimen seguía estando”, repasó Read.

Si bien en 1982 hubo actos políticos porque se habilitaron elecciones internas en el Partido Colorado, el Partido Nacional y la Unión Cívica, las movilizaciones eran acotadas a locales cerrados.

Es por ello que Pablo Mieres, líder del Partido Independiente y ministro de Trabajo, -que era secretario general de la Juventud Demócrata Cristiana- recordó que el acto fue “muy importante porque era la primera autorización al movimiento sindical, que era de los actores más perseguidos por la dictadura”.

“El hecho de que finalmente se autorizara era una señal fuerte de que se seguía avanzando hacia la apertura. Fue un acto de masas, el primero que vivimos en lo que después va a ser una escalada de recuperación democrática hasta el acto del Obelisco”, valoró Mieres, quien estuvo presente en la movilización.

El ministro de Defensa y líder del Espacio 40, Javier García, también asistió. En aquel entonces militaba con otros jóvenes nacionalistas en la Asociación de Estudiantes de Medicina. “Era una expresión de libertad, de uruguayos, mujeres y hombres, de diferentes partidos políticos que íbamos encontrando canales de militancia en momentos en que la proscripción política aún estaba en pleno apogeo”, afirmó.

Al igual que Mieres, García consideró que ese acto “fue el inicio de la etapa final de la dictadura” y “el comienzo del camino a la libertad”, afirmó.

El diputado colorado Ope Pasquet relató que ese día acudió “para participar de un gran paso adelante en el camino hacia la recuperación de la democracia”. “Después del plebiscito del 80 y de las internas del 82, el acto del 1° de mayo del 83 fue un nuevo y potente impulso al proceso democratizador, que seguiría meses después con el formidable acto del Obelisco. 40 años después lo evoco con la satisfacción de saber que íbamos por buen camino”, dijo.

En tanto, el senador blanco Jorge Gandini dijo que participó porque “era parte del proceso de acumulación desde las organizaciones sociales y partidos políticos ocupando espacios en la posibilidad de resistir a la dictadura”. “Este fue un acto de resistencia donde íbamos midiendo dónde estaban los límites y cómo los podíamos ir sobrepasando con el riesgo de que por decir algo podías terminar preso”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad