WASHINGTON PEREYRA

El mensaje del exjefe de negociadores tras copamiento en la joyería: "¡Orgulloso de mis muchachos!"

Pereyra fue custodio del exministro Bonomi, y luego pasó a ser el jefe de la Unidad Táctica de Negociaciones de la Republicana, cargo que dejó pocos meses después de asumir el nuevo gobierno. 

Washington Pereyra y Mónica Fernández
Pereyra, que participó de la liberación de 14 personas secuestradas en la peluquería Amor Mío en enero de 2019, con la dueña del local, Mónica Fernández. Foto: Archivo

Tras horas de tensión, un delicuente liberó a una mujer de 74 años que tenía de rehén en una joyería del Centro (Montevideo). El hecho culminó sobre las 02:00 horas de este jueves luego de una intensa negociación que mantuvieron los negociadores de la Guardia Republicana, fuerza policial de élite del Ministerio del Interior

Momentos después de este episodio un funcionario que ha ocupado varios cargos en el Ministerio del Interior envió un mensaje a los efectivos que participaron en la negociación.

Washington Pereyra tuvo un largo recorrido dentro de la cartera, y en la actualidad se desempeña en la Oficina de Supervisión de la Libertad Asistida (OSLA). Antes fue custodio del exministro del Interior Eduardo Bonomi, y luego pasó a ser el jefe de la Unidad Táctica de Negociaciones de la Guardia Republicana, cargo que dejó pocos meses después de asumir el nuevo gobierno en marzo pasado.

Pereyra dirigió la negociación de la toma de rehenes en la peluquería Amor Mío que se llevó adelante en enero de 2019, cuando Gastón Machado secuestró durante cinco horas a 14 personas dentro de ese comercio. 

En su cuenta personal de Facebook, Pereyra escribió tras la liberación de la mujer esta madrugada que su legado fue "haber creado la Unidad Táctica de Negociadores, instrumento puesto al servicio de la Sociedad para salvar vidas". En ese sentido, remarcó: "¡Orgulloso de mis muchachos!". Además, compartió una reflexión de Kalu Ndukwe Kalu (politólogo de origen nigeriano), que señala: "Lo que haces por ti se desvanece cuando mueres. Lo que haces por el resto conforma tu legado".

La tarea de los negociadores derivó en la liberación de la mujer sana y salva tras varias horas. El País pudo constatar desde el lugar de los hechos que desde el momento de su liberación e incluso antes de ser asistida, preguntaba por sus hijos. Los dos, con lágrimas en los ojos, se acercaron hasta el vehículo y le dijeron: “Estamos bien, tranquila. Te queremos mucho. Fueron muchas horas”. Hasta la camioneta también se dirigió el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, que llegó al lugar sobre la madrugada. “Tranquila, tranquila”, le repitió el jerarca a la mujer mientras era atendida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error