Publicidad

PELIGRO LATENTE

Halló dinamita en maletín de su abuelo y Brigada Antiexplosivos la desactivó; hubo 45 casos similares en 2022

La división del Ejército desarticuló dinamita, granada y pólvora compacta, pero también trabajó en las recurrentes amenazas de bomba a centros educativos.

Compartir esta noticia
Operativo por amenaza de bomba
Operativo por amenaza de bomba.
Foto: Archivo El País.

Por Maite Beer
En febrero de este año, una mujer invitó a unos amigos a su casa en la zona de Sauce (Canelones) y, entre charla y charla, les contó que en el taller que tiene al fondo de la vivienda había un maletín y que este podría tener explosivos.

Cuando era niña su abuelo le había dicho que solía utilizarlos para hacer cavidades subterráneas en pozos de agua. Había trabajado muchos años en unas canteras de la zona y sabía perfectamente cómo realizar los procedimientos.

La historia sorprendió a los invitados de esa noche, que le preguntaron a la mujer si había alguna vez comprobado si era cierto que había explosivos en el viejo maletín. Ella contestó que nunca se había animado a abrirlo.

Decidieron, entonces, investigar en Internet. Llegaron a un artículo que decía que si los explosivos no se utilizan por mucho tiempo se tornan inestables. Esto los asustó y así fue que ella decidió llamar a la seccional más cercana.

Los policías le explicaron que debía comunicarse con la Brigada Antiexplosivos del Ejército Nacional, que al ser informada se dirigió al lugar para inspeccionar el maletín.

Por medio de rayos-x descubrieron que efectivamente había cartuchos de dinamita que tenían unos 40 años y uno de sus componentes se había cristalizado. Bastaba con que ese maletín se cayera al suelo para que se produjera una letal explosión.

En lo que va del año la Brigada Antiexplosivos tuvo 11 intervenciones (dos fueron falsas alarmas) y en 2022 el total fueron 52, aunque en siete de estos casos se trató de objetos sospechosos sin explosivos, como sucedió con la maleta que apareció en la puerta de la Fiscalía de Delitos Sexuales y Violencia Doméstica el 21 de junio del año pasado, según detalló a El País Gastón Techera, jefe de esta división.

La brigada está integrada por 30 personas altamente calificadas, muchas de ellas con estudios en Estados Unidos, Inglaterra y España. El equipo no solo se encarga de la desactivación de explosivos en todo el país, sino que también recuperan ese material y hacen los análisis correspondientes para así realizar un informe técnico que luego entregan a la Justicia.

Los explosivos que más han hallado son dinamita, granada y pólvora, que en condiciones normales se quema, porque si se compacta es más fácil que se genere una detonación.

Los dos mecanismos más frecuentes que utilizan para la desactivación son los cañones de agua y la contracarga de explosivos. En el primer caso se trata de un chorro de agua que se expulsa a alta velocidad y destruye el objeto y en el segundo es un explosivo que neutraliza al que se quiere desactivar.

Hasta el momento, el único atentado con explosivos desde el retorno a la democracia sucedió el 3 de octubre del 2009, cuando Miriam Mazzeu (49) recibió un paquete mientras estaba en su casa en el barrio Buceo, que a los pocos minutos explotó y ocasionó su muerte instantánea (ver aparte).

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad