PUNTA DEL DIABLO

Hallaron restos óseos en la casa de Cristina Jones, desaparecida desde junio de 2018

La investigación se reactivó luego de que la Justicia formalizó al principal sospechoso por el homicidio de Janice Schroll. Hay seis detenidos por el caso, cuatro mujeres y dos hombres, y una persona con orden de captura.

Policía en Rocha. Foto: Archivo El País
La mujer fue vista por última vez en Punta del Diablo el 16 de junio del año pasado. Foto: Archivo El País

Sobre la tarde de ayer se descubrieron restos óseos debajo de una construcción en el fondo de la vivienda de Cristina Jones, la mujer de 78 años que vivía desde hacía una década en Punta del Diablo (Rocha) y que fue vista por última vez el 16 de junio del año pasado.

Fuentes de la investigación dijeron a El País que la Policía, por orden de la Fiscalía, realizó una serie de allanamientos que derivaron en la detención de seis personas. Cuatro mujeres y dos hombres. Hay detenidos de Paysandú, Maldonado y Punta del Diablo.

Aún no se tiene certeza de que los restos hallados pertenezcan a la mujer desaparecida, pero se realizarán las pruebas de ADN para poder determinarlo. La fiscal indicó este martes al programa radial Todo Pasa (Océano FM) que la identificación del cuerpo tomará alrededor de tres días. Y agregó que no tiene conexión con el asesinato de Janice Schroll

Las seis personas permanecerán detenidas al menos hasta hoy a la espera de una resolución de la fiscal del Chuy, Sandra Fleitas, a cargo del caso.

Además la fiscal informó a El País que hay una orden de detención para una persona que podría estar vinculada con el caso y por el momento no se ha podido localizar.

Pablo Benítez, vocero de Bomberos, dijo a El País que el Destacamento de Bomberos de Santa Teresa fue quien realizó la excavación, a pedido de la Policía. Primero se retiró tierra y después parte de una losa de hormigón que había en el lugar.

Los bomberos se encontraron con un pozo, dentro del cual había restos óseos en una bolsa plástica. El lugar que se excavó queda en un patio de la propiedad de Jones, indicó Benítez.

El 16 de junio del año pasado Jones fue hasta un almacén en la ciudad de Castillos y después se tomó un taxi para volver a su casa. El conductor del vehículo fue la última persona que supo de ella.

La investigación sobre el caso se reactivó luego de que la Justicia formalizó al principal sospechoso por el homicidio de Janice Schroll, la ciudadana estadounidense de 70 años que apareció enterrada en el fondo de su casa en La Esmeralda, también en el departamento de Rocha.

A principios de este mes la fiscal de Chuy, Sandra Fleitas, se reunió con el fiscal de Rocha, Jorge Vaz, para trabajar en conjunto debido a las similitudes entre los dos casos.

“Hay cosas que son similares. Son dos adultos mayores, mujeres y vivían en zonas balnearias desoladas. En Punta del Diablo en época no estival hay poca gente”, había indicado Vaz a El País. Además explicó que tanto Schroll como Jones “tenían contacto con hombres más jóvenes”. Fleitas recalcó las similitudes entre los casos y explicó que fue por ese motivo que se puso en contacto con el fiscal de Rocha.

La fiscal había indicado que sería positivo todo lo que pudiese surgir de una investigación para ayudar en otro caso.

“Son zonas muy próximas donde vivía la señora norteamericana a donde vivía la señora Jones. Por eso se habla de similitudes, pero en realidad son dos casos distintos y somos dos fiscales distintos”, explicó.

Francisco Ravecca, un conocido empresario hijo de Jones, dijo a El País, a comienzos de este mes, que cuando se enteró de la desaparición de su madre llamó a su casa y el teléfono lo atendió una persona que decía ser el casero. “Nos pareció muy raro, mi madre jamás dejaría un casero. Pero bueno nos fuimos a Punta del Diablo y presentamos la denuncia”.

Según contó Ravecca, esa persona dijo que Jones se había ido de la casa el 16 de junio, pero que después tanto él como su hermana, Carola Ravecca, se enteraron que “un vecino la había escuchado a ella (por Jones) en la casa el 24 de junio”.

“El casero primero decía que la había llevado a Paysandú en un auto alquilado, no se acordaba de la marca del auto, ni del color, ni dónde lo había alquilado. Después cambió la versión y dijo que la había llevado a la parada del ómnibus para que se tomara el ómnibus a Punta del Este”, recordó.

Ravecca contó que cuando fue a hacer la denuncia a la comisaría de Punta del Diablo estaba el casero, que había sido citado como testigo. “Yo le dije al policía si podíamos ir a la casa de mi madre con él (por el casero). Cuando llegamos él estaba muy nervioso y ahí fue cuando se empezó a contradecir”, indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)