INVESTIGAN SI FUE UN ATENTADO

El grabador, su sonrisa y su perro: la historia de Andrés que conmueve a Ciudad Vieja

Los vecinos del barrio están indignados por el ataque al hombre, que apareció quemado en la pasada madrugada. La Policía identificó a un posible sospechoso.

En las cámaras se ve a un hombre con una botella en la mano y luego se ve fuego. Foto: Francisco Flores
En las cámaras se ve a un hombre con una botella en la mano y luego se ve fuego. Foto: Francisco Flores

Cuando Andrés caminaba por Ciudad Vieja generaba dos sombras. La de él y la de Pampero, un perro blanco y negro que lo seguía a todos lados. Tan así es, cuenta una comerciante de la zona a El País, que un día lo llevó la Policía y Pampero, sin saber a dónde ir, comenzó a seguir a un hombre de tez negra que caminaba por la zona. “No era Andrés, pero el perro pensaba que sí y caminaba atrás de ese hombre para todos lados”, agregó la comerciante.

“De sonrisa ebria, con un grabador siempre en mano y con Pampero acompañándolo en cada paso”. Así describen los vecinos a Andrés, el hombre que apareció quemado en la fría madrugada de ayer en la intersección de las calles Piedras y Pérez Castellano. Fue cerca de las 3:00 horas cuando la Policía llegó a la esquina donde antes estaba durmiendo.

Los efectivos se encontraron con tres hombres que intentaban apagar el fuego  generado tanto en la puerta del local comercial donde estaba como en su propio cuerpo. Luego se sumó el personal de Bomberos. Andrés fue trasladado al Centro Nacional de Quemados (Cenaque)

Los investigadores de la Zona Operacional I de la Jefatura de Policía de Montevideo pudieron observar a través de las cámaras de videovigilancia del lugar que un hombre llegó en una bicicleta con una botella en la mano, después se ve a Andrés en llamas. Según indicaron fuentes policiales a El País, los investigadores ya tienen identificada a esta persona. Incluso, en la tarde de ayer, se realizaron allanamientos en el barrio para dar con el paradero del hombre, pero no se logró ubicarlo.

Dolor.

Habían pasado varias horas desde que trasladaron a Andrés al Cenaque con un 31% de su cuerpo quemado.

Valentina, otra comerciante de la zona, hablaba por teléfono y miraba fijo la mancha negra que había quedado en el piso donde dormía Andrés. “Dolor e indignación”, dijo a El País describiendo lo que sentía. Es que así despertaron los vecinos cuando se enteraron que el hombre que apareció quemado era aquel que tenía un nombre, un apellido y una historia: la historia del “negro Andrés”, como le dicen en el barrio.

Andrés fue la persona que cuando Valentina abrió su local gastronómico se sentó con Pampero, su inseparable grabador y le dijo: “este barrio es peligroso”, para luego quedarse esperando a que ella cerrara las puertas del negocio.

Andrés nunca fue a un refugio por Pampero. Así lo repiten cada uno de los vecinos que lo conocen. Decía que no había lugar para los dos y que si su fiel amigo no podía ir, él no lo iba a dejar. Pero los vecinos cuentan que un día antes de que lo hallaran quemado en la esquina donde dormía, él estaba contento. “Es que había arreglado que a partir de hoy (ayer) podía ir al refugio con Pampero”, explica Julián.

Los vecinos de Andrés lo describen como “una persona honesta”  y fiel a su perro. Foto: Marcelo Bonjour
Los vecinos de Andrés lo describen como “una persona honesta” y fiel a su perro. Foto: Marcelo Bonjour

El vecino dice que Andrés es muy querido por todo el barrio. “Es una persona honesta. Más allá de que tomara demás, nunca fue un drogadicto. Siempre estuvo en contra de eso”, cuenta y agrega: “andaba constantemente alegre con la radio y bailando”. Julián dice que en los últimos meses Andrés se había convertido también en el bailarín de Ciudad Vieja. “En el barrio hay una escuela de lubolos y ahora están saliendo a tocar por las calles y él salía atrás bailando con el Pampero a sus espaldas”, relata.

Mientras que los vecinos cuentan anécdotas sobre Andrés, su grabador y sus bailes, mantienen la esperanza de recibir una buena noticia sobre su salud. Desde su casa en Ciudad Vieja, Julián cuenta que son ellos los que se están encargando de cuidar a Pampero.

La gerenta general de Cenaque indicó en la tarde de ayer que Andrés se encontraba “estable”, pero que “es una situación dinámica”.

Más tarde, en su cuenta de Twitter volvió a informar sobre el estado de salud del hombre: “Ante trascendidos confusos del estado de salud de Andrés, quien resultara con quemaduras en circunstancias que se investigan, informo: su estado continúa incambiado, con la reserva que corresponde a su entidad de quemaduras, y asistido en el CTI”.

“No se descarta ninguna hipótesis”

Tanto la Policía como la Fiscalía se encuentran investigando si se trató de un accidente o de una tentativa de homicidio. Mirta Morales, fiscal especializada en Homicidios, se encuentra trabajando en el caso. Consultada por El País Morales explicó que tiene tres hipótesis y que hasta ayer ninguna podía descartarse. “En realidad llegó para Homicidios, pero aún no se sabe si fue o no. Existen cámaras que yo voy a ver mañana (hoy). La Policía ya las vio, pero estoy esperando pericias para ver si Bomberos me puede decir el origen del fuego. Tengo que saber si el origen fue desde el comercio, si fue el hombre queriéndose calentar o si fue intencional”, explicó la fiscal.

Morales hizo hincapié en que se trata de una investigación en curso y que necesita “ver las pericias y compatibilizar con las cámaras de videovigilancia”.

Por su parte los vecinos piensan que alguna persona pudo haber atentado contra Andrés porque siempre estaba cuidando el barrio y en contra de aquellos que consumen droga: “Él siempre bregó contra el tema de la pasta base”, dijo su vecino Julián y agregó que y agregó cuando Andrés tomaba “les decía algo a los consumidores", lo que le había ocasionado algunos problemas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados