MONTEVIDEO Y MALDONADO

Ejecuciones y balaceras de las bandas narcos hartan a vecinos; tres asesinatos en 24 horas

Ya van tres ajustes de cuentas en 24 horas en los barrios Marconi y Cerrito. En Maldonado Nuevo, los vecinos se movilizaron frente a la seccional. Están cansados de escuchar tiroteos todas las noches.

Ejecución de un hombre en pleno barrio Cerrito. Foto: Marcelo Bonjour
En el cruce de Estanislao Vega y General Flores ejecutaron ayer a un hombre de 33 años que tenía varios antecedentes penales. Foto: Marcelo Bonjour

Hay varias guerras entre bandas narco en barrios pobres de Montevideo y Maldonado. Grupos criminales saldan sus diferencias a balazos y los muertos se siguen sumando mientras el miedo se apodera de las calles.

Ocurrieron tres homicidios en menos de 24 horas. El martes un hombre fue acribillado de 15 balazos en el barrio Marconi. La víctima tenía 23 años de edad. El hecho ocurrió en el interior de un pasaje próximo a Simón del Pino y Aparicio Saravia. En la mañana de ayer en el mismo barrio apareció un cuerpo quemado y desmembrado. Se supone que podría ser de un joven de 26 años de edad que había desaparecido días atrás.

Los vecinos del barrio Marconi dicen que ya están acostumbrados a los tiroteos. No bien cae la noche, se encierran en sus casas hasta el otro día.

Ayer un hombre de 33 años fue ejecutado a balazos en Estanislao Vega y General Flores, pleno barrio Cerrito.

Pasada la hora 16:00 dos hombres se le acercaron en una moto y dijeron su nombre. Cuando la víctima detuvo su automóvil le vaciaron a corta distancia un cargador de pistola 9 milímetros. Todas las balas que dieron sobre su cuerpo lo hicieron del lado izquierdo. Tenía varios tatuajes, el cabello teñido de rubio y grandes anillos dorados en una de sus manos.

Ejecución de un hombre en pleno barrio Cerrito. Foto: Marcelo Bonjour
La víctima poseía varios antecedentes penales. Foto: Marcelo Bonjour

Fuentes de la investigación dijeron a El País que la víctima poseía varios antecedentes penales por diversos delitos.

Pertenecía a una familia que vive en el barrio Los Palomares de Casavalle, pero operaba en el Cerrito de la Victoria, de acuerdo a un testimonio cercano a su entorno personal.

La víctima estaba formando una productora musical para trabajar con bandas de música tropical, según fuentes del caso.

En principio, se maneja que podría pertenecer o estar vinculado a una de las bandas que en la última semana se estuvieron enfrentando en Montevideo. Llevaba pantalones camuflados de colores claros lo que hizo suponer a varios transeúntes que podría ser un efectivo policial, lo que se descartó rápidamente.

En el lugar se hizo presente el fiscal subrogante de Homicidios, Carlos Negro. Además, la Policía Científica debió realizar un intenso trabajo debido a la gran cantidad de disparos y la amplitud de la escena del crimen. Un tramo de la avenida General Flores se vio interrumpido durante varias horas.

La ejecución ocurrió a dos cuadras de la panadería en la que mataron a Gabriel Lara, el hincha de Rentistas que se acercó a ayudar a una persona que había recibido un disparo de un menor de 14 años.

Movilización.

Los vecinos de Maldonado Nuevo, populoso barrio ubicado al noreste de la capital fernandina, no aguantan más. Todas las noches en el lugar se produce un concierto de disparos sin final. Cansados de escuchar tantos tiros todas las noches de la semana, los vecinos se autoconvocaron ayer frente a la Seccional Sexta con jurisdicción sobre el barrio Maldonado Nuevo.

Los vecinos manifestaron el pánico y el temor que sienten noche tras noche cuando, guarnecidos en sus casas, escuchan como los delincuentes disparan una y otra vez.

Los vecinos de Maldonado Nuevo se movilizaron frente a la seccional. Foto: Ricardo Figueredo
Los vecinos de Maldonado Nuevo se movilizaron frente a la seccional. Foto: Ricardo Figueredo

“Buenas noches vecinos, cinco tiros se escucharon recién”, contó una vecina en la red de whatsapp que agrupa, por razones de seguridad, a los residentes del lugar. “Buenas tardes, hace media hora una balacera en calle Manuel Meléndez en las viviendas del 14 de Febrero”, contó otro vecino.

Las advertencias se suman cuando alguno de los tantos distribuidores de alimentos y bebidas son rapiñados dentro de Maldonado Nuevo o barrios aledaños, también golpeados por las bandas de narcos.

Estos comentarios en el whatsapp de los vecinos se reiteran todos los días.

Las rapiñas se producen de día, los hurtos también. Al caer la noche comienzan las balaceras. Los vecinos tratan de identificar el lugar donde se producen los disparos, pero, además, sienten temor por el lugar donde caerán los proyectiles.

Los comentarios de los vecinos también incluyen menciones a los efectivos de la Guardia Republicana, quienes, a su juicio, son los únicos que pueden poner orden en el convulsionado barrio. Los efectivos del grupo de choque recorren las calles del lugar, pero sin mucho resultado positivo a la hora de identificar a los autores de los disparos.

Así sucede cada noche. Pero el martes pasado en horas de la noche las cosas se complicaron. Alrededor de las 22:00 un joven de 29 años se encontraba en compañía de una mujer cerca del cruce de las calles Justicia y Bambú, uno de los lugares más complicados en materia de seguridad en Maldonado.

Operativo policial por tiroteo en Maldonado Nuevo. Foto: Ricardo Figueredo
Operativo policial por tiroteo en Maldonado Nuevo. Foto: Ricardo Figueredo

La Policía informó que el joven fue abordado y a corta distancia un sujeto le disparó casi a bocajarro. El proyectil calibre 9 milímetros le provocó graves heridas. “Herida de bala en cráneo, ingreso parietal derecho, egreso calota craneana”, según el informe médico. La víctima se debate entre la vida y la muerte en el CTI de un centro de salud fernandino.

Tras el incidente la red de los vecinos estalló: “mataron a uno”, exclamó uno de los vecinos. “Es espantoso pero se están matando entre ellos”, aseguró otro de los residentes. “Mientras sea entre ellos no pasa nada el problema que pague un inocente por culpa de estos delincuentes”, escribió otro. Otro de los vecinos clarificó el estado de salud de la víctima: “Justicia y Bambú, un tiro en la cabeza, ya lo trasladaron al hospital”.

Los comentarios de los vecinos se sucedieron uno tras otro durante la madrugada y la mañana del miércoles. A la hora 09:15 de la pasada jornada, otro hecho de sangre sacudió al barrio Maldonado Nuevo.

Esta vez una mujer y un hombre resultaron heridos de varios disparos efectuados hacia una vivienda de la esquina de las calles Miguel Martínez y Libertad.

El hombre recibió siete disparos, cinco en los miembros inferiores, uno en el tórax y el restante le rozó el rostro. La mujer recibió dos balazos en el abdomen. Ambos se encuentran internados en un hospital con riesgo de vida.

Tras una larga internación, el policía herido en el barrio 40 Semanas volvió a su casa

El 22 de julio el agente policial Luis Larronda fue baleado mientras participaba en un procedimiento en el barrio 40 Semanas. Contra todos los pronósticos, ayer fue dado de alta después de atravesar algo más de un mes de internación en el CTI del Hospital Policial. De esta manera, el policía logró volver a su casa. El efectivo, de 42 años de edad, estaba conduciendo una patrulla en compañía de otro funcionario policial. Recibieron la orden de dirigirse a un lugar del barrio Marconi. Al llegar a la rambla Costanera y María Silva, barrio 40 Semanas, el vehículo recibió un fuerte ataque a balazos con varias armas automáticas de alto calibre. Se supone que le tiraron con pistolas y subfusiles.

Uno de los disparos alcanzó la cabeza del agente y le produjo la pérdida de un ojo y otras lesiones de gravedad. Su compañero debió tomar el volante del vehículo para salir de la balacera y poder asistir al chofer.

El caso de Larronda fue seguido muy de cerca por distintas organizaciones de la familia policial. Por error, se corrió el rumor de que precisaba sangre. Cientos de personas se presentaron a donarla, cuando no la necesitaba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)