ATAQUE EN VILLA ESPAÑOLA

Cayeron por las huellas que dejaron en sus cascos tras disparar a policía por la espalda

Los presuntos delincuentes que el domingo hirieron al agente policial de 43 años, dejaron los cascos de motocicleta en la escena del crimen. Un testigo los levantó y se los entregó a la Policía.

Luego de dos allanamientos en Flor de Maroñas lograron capturar a los adolescentes. Foto: Archivo El País
Luego de dos allanamientos en Flor de Maroñas lograron capturar a los adolescentes. Foto: Archivo El País

Después de dispararle por la espalda a un policía los dos delincuentes se dieron a la fuga, pero en su huida abandonaron los dos cascos que llevaban. Estos fueron la clave para su posterior detención.

“Quedate quieto porque te quemo”, le dijeron los delincuentes el pasado domingo al agente policial de 43 años que estaba comprando comida en un kiosco en la zona de Villa Española. Inmediatamente realizaron tres disparos: uno quedó incrustado en la parte de atrás de su chaleco antibalas, otro le rozó la pierna izquierda y un tercero impactó en el maxilar y se desplazó hacia el oído.

Una persona que presenció todo el episodio, según indicaron fuentes del caso, vio como los atacantes abandonaron los cascos mientras huían. Cuando se fueron, el testigo los recogió y se los dio al móvil policial que llegó al lugar. En esos dos cascos aparecieron dos huellas y por eso, en la mañana de ayer, agentes de Investigación de la Zona Operacional III de Montevideo fueron a la calle Lisboa (Flor de Maroñas) para realizar dos allanamientos.

Los agentes ya habían detectado a quiénes pertenecían esas huellas y donde vivían. Se trata de dos adolescentes de 17 años. En el marco de esos dos allanamientos fueron detenidas otras dos personas, que no estarían vinculadas con el ataque al agente en Villa Española. Uno de ellos, mayor de edad que estaba en la casa de uno de los adolescentes, tenía un arma de fuego al momento que se realizó al allanamiento.

En el interior de esos dos cascos donde se hallaron las huellas de los adolescentes, se realizarán muestras de ADN para identificarlos.

Uno de los adolescentes detenidos tenía un roce de bala en su pierna derecha a la altura del muslo, según indicaron las fuentes a El País.

“No se sabe si esa herida fue por el policía que le alcanzó a disparar o fue otro hecho en el que pudo haber estado involucrado”, indicaron.

La fiscal del caso, María de los Ángeles Camiño, dijo a El País que “es probable que mañana ( por hoy) haya alguna novedad” por la situación de los detenidos.

“Por el momento estamos recolectando las pruebas. Se pidió prorroga de detención para recopilar el material”, agregó.

El agente fue atacado cerca de las 14:00 horas con el objetivo de quitarle su arma, pero no tuvieron éxito. Fue el cuarto caso en menos de una semana que se registró en el país (uno de ellos terminó con la vida de David Texeira).

El oficial se encuentra estable.

El policía de 43 años baleado el pasado domingo continúa internado en el Hospital Policial. Según informó el Ministerio del Interior ayer el hombre se encuentra “estable” y “se le realizará tomografía para evaluación de lesiones y preparación operatoria máxilo facial, plástico y traumatología”,

El policía fue ingresado el domingo al Hospital Policial con “trauma maxilofacial grave y fractura de húmero izquierdo que compromete articulación de codo”

El agente, que cuando fue atracado se dirigía a realizar un relevamiento de otros efectivos policiales de una custodia por un caso de violencia doméstica, debe someterse a una intervención quirúrgica en la que se le deberá reconstruir la mandíbula.

La misma tendría una duración aproximada de seis horas y deberá contar con la presencia de cinco médicos de distintas especialidades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)