"EL TERESO MATÓ A LOLA Y SE SUICIDÓ"

El expediente del caso Lola Chomnalez revela un posible autor del crimen 

El País accedió al expediente judicial que identifica a tres personas que señalan a un hombre como autor del crimen. 

Lola Luna Chomnalez. Foto: Familia Chomnalez.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En la última fotografía de Lola Chomnalez en el expediente judicial la adolescente juega con una bebé en el balcón de un "rancho" de Valizas y mira a la cámara. Pocas horas más tarde, un chico -amigo del hijastro de su madrina- la vio perderse por el camino de arena que lleva a la playa. Esa fue la última vez que la observó con vida, declaró mientras elaboraba un croquis del lugar a pedido de la entonces jueza de Rocha, Silvia Urioste.

El 30 de diciembre de 2014, dos hijos de un pescador encontraron el cuerpo de la joven argentina Lola Chomnalez semienterrado en la arena en una zona de acacias, entre los balnearios Barra de Valizas y Aguas Dulces. Los restos fueron hallados a 300 metros de la costa, cerca de una cañada. Un día antes, la madrina de Lola, Claudia Marcela Fernández, había denunciado su desaparición.

El 22 de mayo de este año la Justicia procesó a un ciudacoches de Rivera, conocido como “El Cachila”, como autor del homicidio de Lola. El País accedió ahora al expediente judicial. De allí surge que tres personas declararon que Daniel V. (“El Tereso”), un hombre que se suicidó en 2015, podría haber sido el autor material del crimen.

Las páginas 2532 a 2542 refieren a actuaciones judiciales sobre la eventual participación de Daniel V. en el homicidio de Lola. Las primeras siete son un informe de la Unidad de Análisis de Hechos Complejos enviado a la jueza Silvia Urioste y luego hay siete declaraciones de allegados a Daniel V. en sede policial. Finalmente, figura un informe técnico del Ministerio Público de Argentina que sugiere a la Justicia uruguaya la exhumación del cadáver de “El Tereso” y cotejar su ADN con la muestra hallada en la mochila de la víctima.

Lola llegó a las 15:00 horas del 27 de diciembre de 2014 a la terminal de Barra de Valizas. Una foto sacada por Claudia, su madrina, la muestra descendiendo las escaleras del ómnibus con una sonrisa. Detrás bajó un joven de bermuda color verde, camiseta blanca, championes y una mochila negra. Durante casi tres años, la Policía trató de ubicar a ese joven en vano. En su declaración ante el subcomisario Marco Martínez, la madrina de Lola relató las últimas horas de la joven en Barra de Valizas, sostuvo que Lola tenía dinero pero desconocía la cantidad y que no discutió con ella.

Última foto de Lola Chomnalez en el expediente.

En la mañana de su desparición, Lola desayunó en el balcón de la casa alquilada por su madrina. Jugó con la hija de Claudia Fernández y luego se fue a caminar por la playa.

Adriana Belmonte, la madre de la joven asesinada, declaró a la jueza de Feria, Marcela López, que apenas se enteró de que Lola no aparecía, se tomó un ómnibus hacia Uruguay.

"Nunca veraneamos en Valizas. Sí lo hacíamos en Punta del Este. Son dos lugares muy distintos. Nosotros llevábamos a una amiga. Lola no salía sola. Incluso, cuando su amiga regresaba (a Argentina), ella no iba sola a la playa", dijo.

Jueza López: ¿Cómo era la relación de Lola con Claudia?

Adriana Belmonte: Yo le pregunté a Claudia si se habían enojado. (...) El domingo, cuando me llama (Claudia) avisándome que las cosas no estaban bien, que Lola no había aparecido, yo hablaba y Diego (Chomnalez) estaba atrás hablando. Diego me parece que lo vio antes que yo, estaba como indignado.

Jueza López: Cuando usted llegó a Valizas, ¿qué le dijo Claudia?

Adriana Belmonte:
A ella la encuentro muy nerviosa, muy verborrágica, siempre fue una persona muy locuaz ella (...). Le dije qué pasó y me dijo: "Adriana, no tengo más que pedirte disculpas, pedirte perdón. No sé qué me pasó por la cabeza que le dije que sí (a Lola para que vaya a la playa) sin verla. Que ella (Claudia) estaba arriba con la bebé y que Hernán estaba en la parte de abajo. Me dijo: "No miré (a Lola). Esto es terrible para mí". Es mi amiga, que la quiero (llora). Tuve las peores 16 horas de viaje (de Buenos Aires a Rocha) de mi vida (llora). Llegué demorada a Montevideo. No tenía batería. Fue una angustia total".

Según el expediente judicial al menos dos hombres, un carpintero y un pescador, declararon haber visto a una persona que llamó su atención poco después de la desaparición de la joven.

El carpintero. 

Héctor T., carpintero, entonces de 54 años, fue uno de los últimos en ver con vida a Lola. "En el momento en que me tiro al agua y salgo, la veo (a Lola) venir de Valizas hacia Aguas Dulces. Iba caminando por la orilla. La vi a unos 10 metros. Se entretuvo antes de donde yo estaba, se agachó ahí. Pateó cosas y siguió hacia Aguas Dulces caminando; yo me quedé ahí", dijo Héctor a la Justicia.

Jueza López: ¿Cuándo la pierde de vista?

Héctor T.: Yo habré estado unos cinco minutos más ahí. Yo la vi un tramo más. Ella siguió para adelante y yo quedé ahí. Ella siguió caminando. Cuando vi al muchacho ya había pasado ella. Iba en la misma dirección que ella. Yo a este muchacho lo crucé antes. Es decir, él ya había pasado el último rancho de Valizas. Yo lo vi de cara redonda, pelo negro y bigotes. Me dio la sensación que tenía vestimenta oscura. Era de complexión media. Eran las 15:30 horas del domingo. El día que ella (Lola) desapareció.

El pescador. 

Ricardo Gamberini, pescador, relató a la jueza López que se topó con un individuo de comportamiento extraño en la playa cerca de su casa ubicada en el asentamiento Islas Malvinas.

"Ahí me encuentro con una persona que nos miramos. Me veo a este tipo, yo iba hacia la playa y él venía caminando desde Aguas Dulces hacia Valizas por la orilla del agua", declaró. Y agregó: "Yo estaba detrás de la duna que es mi rancho, subo la duna y bajo a encontrarme con mi compañera que estaba ahí abajo. Ahí me encuentro con esta persona que iba pasando. Yo le calculé unos 40 años, mediría 1,70 metros como yo. Me llamó la atención la forma de desplazarse, iba muy apresurado, como arrastrando la culpa. El tipo se lo veía preocupado, se daba vuelta y miraba para atrás", dijo el pescador.

Posteriormente, siguió las huellas de esa persona que iban hasta el monte. Luego, sus hijos se le adelantaron y encontraron el cuerpo de Lola debajo de unas acacias.

Daniel V. 

Un informe de la Unidad de Hechos Complejos enviado a la Justicia de Rocha, fechado el 11 de octubre de 2016, dice que datos anónimos señalaron que una persona que residía en Maldonado podría aportar información sobre el matador de Lola.

Un equipo policial viajó a Maldonado y se entrevistó con Claudia J., quien sostuvo que una joven que trabaja en su casa, Noelia V., le comentó que su hermano Daniel, alias "El Tereso", podría haber sido el autor del homicidio de Lola.

Y agregó que Noelia le dijo que un día pasó por un grupo de hombres y escuchó comentarios que hablaban del asesinato de la joven y mencionaron a su hermano como el autor del crimen.

Claudia J. declaró a los policías que el día del velatorio de “El Tereso", realizado el 26 de enero de 2015, escuchó un comentario detrás de ella: "Ahora va a descansar en paz, que se llevó el secreto a la tumba por lo que le hizo a Lola".

La testigo también dijo a los policías que, cuando buscaba a un familiar en una "boca" de venta de drogas, escuchó el comentario que "El Tereso" habría matado a Lola.

Según la declaración de Claudia, en la "boca" se encontraban seis o siete personas hablando del crimen y agregó que escuchó a un hombre decir: "Che, como se embagalló (escondió el secreto de la muerte de Chomnalez). ‘El Tereso’ fue el que mató a Lola".

Daniel V. viajó a Rocha el 30 de diciembre de 2014, supuestamente invitado por una mujer. Su hermana Noelia dijo a los investigadores que a Daniel V. le gustaba mucho leer e ir a la playa y era adicto a las drogas y al alcohol.

La joven afirmó también que Daniel V., su hermano, era muy agresivo, incluso unos años antes había intentado abusar de su otra hermana amenazándola con un arma blanca. El agresor no pudo concretar el ataque porque otro familiar se interpuso, dijo.

También declaró a la Policía que su hermano estuvo involucrado en el abuso de una adolescente del barrio y había golpeado a sus exparejas.

Según el informe policial, "El Tereso" roció a una de sus parejas con keroseno y le prendió fuego aunque nunca lo denunciaron.

“Además, presume que se mató porque no aguantó tal presión por esa muerte”, dice textualmente el documento elevado a la Justicia por la Policía, refiriéndose a la hermana de Daniel V. y el homicidio de Lola.

"Ella, luego de la muerte de su hermano, no recuerda dónde, escuchó a unas personas que hablaban del caso de Lola y mencionaban que el autor había sido su hermano", agrega el documento según consta en la pieza 9 del expediente judicial.

Indagado por los policías, un amigo del supuesto homicida, Andrés S. dijo que "El Tereso" nunca le confesó que había matado a Lola. Sin embargo, señaló que en conversaciones con otras personas había concluido que era posible que este sujeto, hoy fallecido, pudo haber asesinado a Chomnalez, señala el informe.

Un análisis de peritos del Ministerio Público argentino, que fue entregado el 7 de mayo de 2019 por la familia Chomnalez y su abogado, Juan Raúl Williman, al fiscal de Rocha, Jorge Vaz, dice que no descartaría realizar la exhumación del cadáver de Daniel V., evaluando la factibilidad de un estudio genético comparativo con el ADN hallado en la mochila de Lola.

Defensa de “El cachila” apeló fallo de la justicia

La defensora de oficio de “El Cachila”, Yesica Biquez, acompañada por otra profesional, apeló el fallo de la jueza subrogante de Rocha, Rosana Ortega, que le imputó al cuidacoches de Rivera un delito de homicidio agravado por la alevosía en calidad de coautor. La magistrada respondió, en un escrito, que se debía mantener la sentencia contra “El Cachila”. “Las apelantes intentan dar la apariencia de una actuación ilegal por parte de la proveyente, afirmando que se lesionó el derecho de defensa y debido proceso, lo que merece un enfático rechazo”, dice el escrito. Y agrega que “El Cachila” estuvo y está asistido por su defensa. La investigación de la muerte de Lola tiene ribetes inéditos en la historia judicial del país: cinco jueces y cinco fiscales. En el caso trabajaron abogados encumbrados: Gastón Chaves, Jorge Barrera, Gustavo Bordes y Juan Raúl Williman.

Fotos del expediente: el lugar donde fue encontrado el cuerpo de Lola Chomnalez

"La Gruta" 
Expediente Lola Chomnalez

En este lugar, los hijos del pescador, Ricardo Gamberini, encontraron el cuerpo de Lola Chomnalez, semienterrado en la arena. Tras observar que se trataba de restos humanos, Gamberini llamó a un marinero de Prefectura. “El Cachila” calificó la zona como “la Gruta”.

El camino
Expediente Lola Chomnalez

El monte donde apareció el cuerpo de la joven es bastante inaccesible. Se llega a través de un camino entre dunas. Según los investigadores, Lola fue llevada al lugar por la fuerza con el propósito de robarle. En sus restos no había señales de agresión sexual.

Plano de ubicación
Expediente Lola Chomnalez

Según testimonios de un carpintero de Valizas y otros testigos, peritos elaboraron un plano de distancia de donde apareció el cuerpo de la adolescente, una inscripción en la arena con el nombre de Lola y la casa donde se alojaba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)