INVESTIGACIÓN DE ABUSO SEXUAL

Denuncia por chantaje contra la víctima principal de la Operación Océano

La principal víctima de la Operación Océano y una testigo de ese caso serán investigadas por una denuncia de un supuesto chantaje efectuado a fines de 2019 a uno de los imputados.

La fiscal Darviña Viera logró la formalización de 32 hombres; se trata de una investigación récord sobre explotación sexual. Foto: Francisco Flores
La fiscal Darviña Viera dijo al abogado Santiago Alonso que denuncia de chantaje del “Paraguayo” volverá a Maldonado. Foto: Francisco Flores

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El “embrión de la Operación Océano, la mayor investigación judicial del país, comenzó hace un año en un cuarto de hotel de Punta del Este.

Los protagonistas son tres personas: un empresario uruguayo, cuyo alias es “el Paraguayo” porque posee nacionalidad guaraní; una joven de 20 años y su amiga, una adolescente de 17 años.

En el cuarto del hotel, el empresario se encontraba en la cama con la menor. Cuando el adulto levantó la mirada, vio a la amiga filmando la escena con un celular desde la puerta del baño. Ese hecho derivó en una discusión.

Los tres se fueron del lugar. Tras un incidente ocurrido minutos más tarde en una calle de Punta del Este, terminaron declarando en una seccional.

Allí, la joven y la adolescente denunciaron al “Paraguayo” por supuesto abuso sexual y este a ellas por una eventual extorsión.

El 3 de junio de este año, en el marco de la judicialización de la Operación Océano, “el Paraguayo” terminó en prisión como medida cautelar tras ser procesado por explotación sexual de una menor.

Es decir, la adolescente que protagonizó el incidente en el hotel de Punta del Este es hoy la principal víctima de la Operación Océano.

A pedido de la fiscal de Delitos Sexuales, Darviña Viera, la jueza Adriana de los Santos -hoy en un Tribunal de Apelaciones- procesó a 32 adultos y condenó a un imputado por pagar o prometer dinero a esa adolescente para que ejecutara actos eróticos.

A mediados de este año, la denuncia del “Paraguayo” por supuesto chantaje cometido contra la principal víctima de la Fiscalía y su amiga en Maldonado, fue enviada a la fiscal Viera para que investigara.

El martes 8, el abogado del “Paraguayo”, Santiago Alonso, presentó un escrito a Viera en el que le trasmitió que esa fiscalía no era competente para actuar en el caso del chantaje, porque este no era una cuestión relacionada con violencia de género, delitos sexuales o violencia doméstica.

Alonso advirtió, en el documento, que la denuncia tenía relación con un hecho ocurrido en el departamento de Maldonado y que le correspondía investigar a una fiscalía del lugar.

También señaló que había un conflicto de intereses, ya que, en un caso la Fiscalía investigaba al “Paraguayo” como imputado y tenía a las dos chicas como víctima y testigo y, por otro, el hombre era el denunciante y ellas las eventuales imputadas.

Alonso solicitó a la fiscal Viera que remitiera las actuaciones a Maldonado. La fiscal le respondió que enviaría el expediente a Maldonado.

"Pagá por silencio".

Pero volvamos al “embrión” de la Operación Océano y lo que ocurrió en la noche del 28 de noviembre de 2019 en Punta del Este.

En la madrugada de ese día veraniego, “el Paraguayo” y las dos chicas fueron a cenar a un restaurante de mariscos ubicado en la península. Ambas pidieron un vino blanco. El hombre no quiso beber alcohol. Luego, los tres fueron al puerto a escuchar música.

Audiencia judicial por la Operación Océano. Foto: Francisco Flores
Audiencia judicial por la Operación Océano. Foto: Francisco Flores (Archivo)

A partir de ahí, las versiones se contradicen sobre si las chicas fueron en forma voluntaria a un hotel o no.

En relación con lo que ocurrió dentro de la habitación del hotel sí hay coincidencias en que el hoy imputado estaba con la adolescente encima de la cama y que la joven fue al baño.

En la Unidad Especializada en Violencia Doméstica de Maldonado, la hoy testigo de la Fiscalía en la Operación Océano declaró que comenzó a filmar a la pareja desde la puerta del baño.

“Le dije (al “Paraguayo”) que parara de hacer lo que estaba haciendo y que nos llevara a mi casa. Que nos pagara por nuestro silencio o íbamos a hacer una denuncia”, dijo la chica.

En la misma unidad, “el Paraguayo” declaró que se encontraba encima de la cama con la adolescente. Y agregó: “Me percato que la amiga está grabando (con un celular). Así que le pregunté por qué lo hacía. Ella me dice que su amiga era menor y que le diera toda la plata que tenía a cambio de que se callara la boca”.

Corte define recusación

El Tribunal de Apelaciones no hizo lugar al escrito de ocho abogados que lo recusó por entender que este ya se había expedido sobre la petición de los profesionales de tener acceso a las redes sociales de la víctima. El Tribunal envió el expediente a la Suprema Corte de Justicia. En forma paralela, la nueva jueza de garantías sobre el caso de la Operación Océano será Beatriz Larrieu.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados