Publicidad

Aduanero y pastor paraguayo acusado de acoso sexual y laboral por joven uruguaya

El MTSS arguyó que el asunto no está bajo su competencia. Foto: Gerardo Pérez

EN MONTEVIDEO

La denuncia, a la que accedió El País, ingresó hace casi un año atrás en la fiscalía de Delitos Sexuales de 5° Turno. Hay 11 imputados en este caso.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Se trata de un caso emblemático de acoso sexual y laboral que trascendió fronteras. Una joven uruguaya, que trabaja en la delegación de la Aduana de Paraguay en Montevideo, denunció penalmente a un jerarca guaraní y pastor por acoso sexual y laboral.

La denuncia, a la que accedió El País, ingresó hace casi un año atrás en la fiscalía de Delitos Sexuales de 5° Turno, cuya titular hoy es la fiscal Darviña Viera. Esta fiscalía investiga los casos de explotación de menores presuntamente cometidos por empresarios y profesionales. Hay 11 imputados en este caso.

El abogado de la víctima, Guillermo Sáez, dijo el miércoles 27 a El País: “Todavía seguimos en la Fiscalía sin saber lo que pasa con la denuncia que presentamos”.

Ante la Policía, la víctima y el profesional presentaron un archivo multimedia (audio e imágenes) y adjuntaron una denuncia radicada en la Inspección General del Trabajo que detallaba los episodios de acoso. En el Ministerio de Trabajo no dieron trámite a la denuncia porque es una institución extranjera, dijo Sáez.

La oficina aduanera de Paraguay funciona en Uruguay como un organismo comercial. Por esa institución pasan todos los trámites de mercaderías que tienen como destino a ese país.

"Acoso aberrante".

La ciudadana uruguaya realizó a fines de 2019 una denuncia ante el Ministerio de Trabajo por acoso y allí le informaron que debía tramitar su planteo en la Cancillería, dijo Sáez.

Apenas trascendió en Paraguay que había una denuncia en la Fiscalía uruguaya contra el funcionario aduanero, la Dirección de Aduanas de ese país tomó medidas: lo obligó a retornar a Asunción.

Según Sáez, la posición manejada por el Ministerio de Trabajo revela “una impunidad absoluta” por parte de un jerarca aduanero paraguayo que cometió un delito en Uruguay.

Sáez expresó que en los próximos días solicitará una audiencia en la Fiscalía de 5° Turno para interiorizarse sobre la marcha de la investigación, ya que la llegada de la pandemia generada por el COVID-19 provocó una detención de la actividad de la Fiscalía y de la Justicia.

“No sé en qué está la denuncia que presentamos. De todas formas, esta debe seguir su curso y tener resultados. Lo que ocurrió fue un acoso total y aberrante a la funcionaria”, advirtió el abogado.

Sáez afirmó que el presunto victimario se vanagloriaba de ser pastor de una iglesia paraguaya.

Una fuente de la Fiscalía de Delitos Sexuales dijo a El País que se ha dado trámite a todas las denuncias que ingresaron a dicha sede.

Daño a la víctima.

El 19 de diciembre de 2019, el Comité de Violencia de la mutualista Cosem elaboró un informe sobre los trastornos que padecía la joven a raíz del acoso.

El documento, al que accedió El País, señala que la paciente relata ser víctima de “acoso laboral” con “características sexuales” (insinuaciones sexuales, maltrato emocional, etc.) en su lugar de trabajo. “Esto ha generado en la paciente varias consecuencias en su salud emocional, y por ende en toda su vida cotidiana”, expresa el informe.

“Es por esto que hemos considerado fundamental derivar a la paciente a un espacio psicoterapéutico individual, donde pueda elaborar el daño. Así como también a un tratamiento psiquiátrico para apuntalar este proceso. Se encuentra realizando ambos tratamientos con mucho compromiso”, concluye el documento.

El caso tuvo repercusión en Paraguay siete meses atrás. El diario Hoy de Paraguay tituló: “Aduanero disfrazado de pastor: gana 49 millones, insta a rezar y es acosador sexual en Uruguay”.

Publicidad

Publicidad