¿QUÉ ESTÁ FALLANDO? PROBABLEMENTE TODO

Horror: mató a su ex pareja y al policía que la custodiaba

La conmemoración del Día de la Mujer se tiñó de sangre con otro femicidio.

La vivienda: numerosos policías se desplegaron en el lugar. Foto: Luis Pérez
La vivienda: numerosos policías se desplegaron en el lugar. Foto: Luis Pérez

El 8 de Marzo se transformó en un día de horror en Salto, que se expandió a todo el país en una jornada que se preparaba para conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

El asesinato de Olga Costa Izaguirre, que había sido amenazada por su ex pareja y era custodiada en su hogar por dos efectivos, generó conmoción a nivel del gobierno —particularmente en el Ministerio del Interior— y también en el gremio policial. Uno de los dos agentes que vigilaban la vivienda de la víctima también fue asesinado; el otro logró herir y detener al agresor, un militar retirado que había convivido cuatro años con la víctima.

El violento episodio ocurrió poco antes de que amaneciera, en una modesta finca del barrio Umpierre, en la calle Maldonado entre Uruguay y Artigas.

Olga Costa (45) dormía en un cuarto. Dos de sus hijos estaban en otra habitación y los dos uniformados —los cabos Fernando Farinha y Franco Lemos— montaban guardia en el salón de la casa. Farinha (41 años), que falleció en el ataque, no llevaba puesto el chaleco antibalas del cual estaba provisto.

Según lo que pudo determinar la investigación inicial, el asesino —identificado como Cleomedes Medina, de 60 años por los registros de la Policía— ingresó sigiloso por la puerta del fondo, de ahí pasó al dormitorio de su ex pareja y le descargó una perdigonada con una escopeta de dos caños recortados.

Segundos antes, al percatarse de ruidos extraños, los dos agentes en el salón se pusieron en alerta. Lemos se dirigió hacia el exterior de la casa y Farinha permaneció adentro, donde se encontró con el asesino que empuñaba el arma de caza. Fue lo único que pudo advertir, porque de inmediato recibió una descarga que terminó con su vida (los investigadores no han podido determinar hasta el momento quién falleció primero).

Al escuchar los estampidos, Lemos entró a la casa y logró herir en la rodilla al ex militar.

El hecho de que la mujer dispusiera de dos efectivos para su custodia llamó la atención; la Jefatura de Salto explicó que las amenazas contra su vida —que se habían producido el día anterior— eran de tal seriedad, que la justicia decidió asignarle dos policías. También se tuvo en cuenta la peligrosidad del individuo y su legajo policial, donde constaban dos antecedentes, uno por "amenazas" el 30 de diciembre de 2016.

Pero el hecho de que el ataque mortal se produjera incluso con la doble custodia policial fue más sorprendente aún. ¿No eran suficientes los efectivos? ¿O no se les había alertado sobre la inminencia del peligro?, se preguntaban ayer muchos salteños asombrados.

El gremio policial mostró su indignación por los riesgos a que están expuestos los funcionarios asignados a la custodia de víctimas de violencia doméstica. En Montevideo ya ha habido cinco ataques a policías que prestan vigilancia "en condiciones críticas", según el sindicato.

Vecinos de la víctima no salían de su asombro al conocer la noticia. Foto: L. Pérez
Vecinos de la víctima no salían de su asombro al conocer la noticia. Foto: L. Pérez

Padre de tres hijos.

La muerte del cabo Farinhas, un funcionario muy apreciado por su compañeros, llenó de pesar a la Jefatura de Salto. Era padre de tres hijos, de uno, 14 y 20 años, respectivamente. Llevaba 15 años cumpliendo servicios en la Policía, y esa noche aceptó hacerse cargo de la custodia en lugar de una mujer policía, que dio parte de enfermedad.

A las 4:00 de la madrugada, Farinha y Lemos se presentaron en el domicilio del barrio Umpierre para relevar a la pareja de efectivos que cumplía la vigilancia desde más temprano.

Al practicársele la autopsia ayer de tarde, se encontraron 8 perdigones en el corazón de Farinha, producto de un solo cartucho disparado. La mujer fue muerta con un solo perdigón que le atravesó la cabeza.

El jefe de Policía Oldemar Avero aportó esos y otros detalles ayer de tarde en una reunión con la prensa.

La pareja, dijo, se había separado hacía un mes, después de cuatro años de convivencia, "cuando la mujer no soportó más los malos tratos".

Avero remarcó que desde la noche anterior y por orden judicial —mientras se disponía de la custodia— se procuró la detención del ex militar denunciado. Una patrulla de la seccional 4ª concurrió a su domicilio en el Barrio Artigas, pero no lo encontró.

Sobre el homicida, el Jefe de Policía confirmó que se trata de un ex militar "avezado en el uso de las armas". Agregó que al allanarse su domicilio, encontraron dos revólveres. "Uno calibre 22, otro calibre 38 y un caño de escopeta".

El arma utilizada para matar a la ex pareja y al policía fue una escopeta de caño recortado de carga manual, con dos cartuchos de perdigones.

Disparos.

El hijo mayor de Olga Costa, un joven de 25 años que se encontraba en el interior de la vivienda, dijo que escuchó "una balacera" y durante unos instantes se quedó inmovilizado en su dormitorio, pero consciente de que uno de los que disparaba era el ex compañero de su madre.

"Escuché las detonaciones y cuando voy al cuarto de mamá la encuentro caída hacia adelante y toda ensangrentada, y a un policía luchando con este ordinario de mierda. Me abalancé sobre él y me decía que que no le pegara más…".

Otro de los hijos, de 23 años, que no durmió en su casa sino en una vivienda cercana, al escuchar los tiros y los gritos no dudó que estaban agrediendo a su madre. "Cuando entro, veo sangre por todos lados. Al hijo de mil putas lo tenían reducido en el piso. Alcancé a pegarle unas patadas", dijo.

Con honores.

En la mañana de hoy, el policía asesinado será sepultado en el Cementerio del Barrio Artigas con honores fúnebres, como dispuso el Ministerio del Interior. Olga Costa recibirá sepultura en el Cementerio Central.

El homicida permanece internado en el Hospital de Salto con fuerte custodia. Tan pronto sea dado de alta, comenzará a ser indagado por la justicia.

En el año, 5 femicidios y otras dos tentativas

El asesinato de Olga Costa Izaguirre, en una jornada emblemática para las mujeres, fue el quinto femicidio en lo que va de 2018. A esas muertes consumadas hay que sumar dos intentos en los que las mujeres resultaron heridas por sus ex parejas, que no lograron matarlas.

Edelma Suanes (65) fue la primera víctima del año (23 de enero). El crimen ocurrió en la ciudad de Tranqueras (Rivera). El asesino se quitó la vida.

El 9 de febrero, la profesora María Julia Olivera (29) murió a manos de su esposo, quien le disparó en una calle de Melo.

El 19 de febrero, Vanesa Monzón Martínez (32) fue asesinada por su pareja, de tres disparos en la cabeza, en Vergara (Treinta y Tres).

El 21 de febrero, Sirley Silva Ferreira (25) fue apuñalada en Tacuarembó por su propio tío, en estado de ebriedad, tras una discusión.

Sindicatos evalúan la posibilidadde huelga

A raíz del doble asesinato de una mujer víctima de violencia de género y un policía que la custodiaba en Salto, el Sindicato Único de Policías del Uruguay (SUPU) y el Sindicato Policial de Montevideo (Sifpom) convocaron una asamblea para tomar medidas que los proteja como trabajadores ante estas situaciones.

Una de las posibilidades que manejarán los policías es acordar una huelga nacional, con el objetivo de que se tomen medidas de urgencia para mejorar las condiciones de los trabajadores.

A fines de enero, miembros de SUPU le entregaron una carta al fiscal de Corte, Jorge Díaz, en el que le advierten la situación que viven los policías que hacen estos trabajos. También se le presentó la misma carta al Ministerio del Interior y a la Suprema Corte de Justicia. Hasta ahora no hubo una respuesta de ninguna de las notas.

Para mejorar el sistema de vigilancia a los potenciales agresores, el sindicato pedirá que se compren más tobilleras electrónicas.

"Se deja muy vulnerable al policía que va a brindar el servicio. Son contextos críticos, no se le informa la peligrosidad del agresor, ni cuales son las puertas de ingreso que se va a custodiar a la víctima", comentó Roberto Cardozo, vicepresidente del SUPU.

Por eso, el SUPU cree que se le debe informar al policía datos de la víctima y de la persona denunciada. "Tenemos que saber si tiene o no tiene antecedentes penales", indicó Cardozo. Lo que sucede es que los mandos medios le ordenan a los agentes que concurran al lugar "y nada más". "Muchas veces se para en la puerta y no sabe de quien debe de cuidarse", agregó.

A su vez, el sindicato cuestionó la tarea del Poder Legislativo que "sigue haciendo la siesta del verano" y abogó por cambios de leyes que sean impulsadas por todos los partidos políticos.

Sobre el caso, Cardozo enfatizó que la fiscal del caso debió haber tomado medidas más rigurosas para evitar un episodio como el que sucedió. "Debería haber previsto la detención del agresor. Si el hecho era tan grave, tiene facultades que las podría haber aplicado", comentó.

Luis Clavijo, también dirigente sindical, dijo a Radio Montecarlo que existe "una desidia o incapacidad" para otorgarle las garantías a los trabajadores.

Testimonios.

Milton Farinha
Milton Farinha. Foto. @eduardoperrone7
"La última foto con mi hijo"
La última foto que me saqué con mi hijo Fernando. Hoy me lo mataron, con él se fue un gran trozo de mi vida. Lo voy a recordar para siempre con esa sonrisa. Dios me lo va a cuidar", escribió el sub oficial mayor retirado Milton Antonio Farinha, padre del policía asesinado en Salto, en un mensaje subido a Twitter.
Mariella Mazzotti
Mariella Mazzotti. Foto: archivo El País
"La importancia de prevenir"
El juez evaluó que era de alto riesgo, definió colocar custodios para proteger a la mujer y, sin embargo, tenemos una nueva muerte. Esto me hace pensar mucho en la importancia de la prevención", dijo la presidenta de Inmujeres, que el miércoles presentó la "Estrategia para la igualdad de género 2030".
Patricia Rodríguez
Patricia Rodríguez. Foto: archivo El País
"No nos escucha nadie"
"No nos escucha nadie. Lamentablemente muchas veces tienen que pasar estos hechos para que se actúe", dijo Patricia Rodríguez, del Sindicato de Funcionario Policiales de Montevideo (Sifpom). Agregó que temían que un suceso dramático como el de ayer pasara en Montevideo pero no en el interior del país.
Roberto Cardozo
Roberto Cardozo. Foto: tacuarembo.net
"El policía queda vulnerable"
Se deja vulnerable al policía que va a brindar el servicio en contextos críticos, no se le informa la peligrosidad del agresor, ni cuáles son las puertas de ingreso al domicilio de la víctima. Los mandos le ordenan que concurran al lugar y nada más", dijo Roberto Cardozo, vicepresidente del sindicato policial.
INFORMACIÓN ÚTIL

VIOLENCIA DOMÉSTICA:

Línea para asistencia a víctimas de violencia doméstica:

Desde una línea fija 08004141
Desde celulares *4141

El servicio es gratuito, confidencial y anónimo y la llamada no queda registrada en la factura. En función de la situación y la demanda planteada se deriva a la persona a servicios y recursos públicos o privados especializados.
Horarios: Lunes a viernes de 8:00 a 24:00hs , sábados y domingos de 8:00 a 20:00hs.

¿Qué hacer ante una situación de violencia? (Red Uruguaya de violencia doméstica)

• Hablalo con personas de tu confianza: familiares, amigas/os, vecinas/os.
• Si decidís hacer una denuncia policial buscá antes el asesoramiento y apoyo de los servicios especializados en violencia doméstica que te dan el Estado y las organizaciones civiles.
• Irte de tu casa porque te maltratan no es abandono de hogar. Si decidís hacerlo dejá una constancia en la Seccional Policial.
• Si estás lastimado, recurrí a cualquier centro asistencial, policlínica o emergencia móvil y pedí un certificado por las lesiones constatadas.
• Evitá estar solo cuando percibas que pueden agredirte.
• Alertá a alguna vecina/o para que pueda ayudarte. Dejá alguna ventana abierta y la puerta sin llave.
• Si el agresor ya no vive en tu casa, no le abras la puerta y si insiste llamá al 911.
• Cuando visite a tus hijos/as evitar estar solo
• Cambiar las rutinas si te persiguen.
• Pedí que te acompañen al salir del trabajo, fijate si el agresor se encuentra en las cercanías para evitarlo y/o llamar a la policía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º