VUELTA A CLASES

Protocolo para los niños y otras medidas que piden los colegios

Preparan planes de retorno, pero el próximo viernes se reunirán con Primaria.

Reglas: las asociaciones de colegios aún no saben la distancia exacta que debe haber entre los alumnos. Foto: Reuters
Reglas: las asociaciones de colegios aún no saben la distancia exacta que debe haber entre los alumnos. Foto: Reuters

Es “muy cansador” diseñar escenarios de retorno cuando reina la incertidumbre y “no hay nada 100% definitivo”, dijo ayer a El País la directora de un colegio ubicado en Carrasco, que tiene un solo tema en mente: cómo será la vuelta a clases el martes 16 de junio en educación inicial y desde el lunes 29 de junio en primaria y secundaria. Hace semanas que trabaja en el tema.

En la institución que dirige tienen varios planes de retorno pero aguardan definiciones de las autoridades. “Esperamos certezas”, indicó la encargada. Por estas horas y tras el cronograma anunciado por el presidente Luis Lacalle Pou el jueves pasado, aún hay más preguntas que respuestas en los colegios.

De hecho, este viernes habrá una reunión de los representantes de la Asociación de Institutos de Educación Privada (Aidep) y la Asociación Uruguaya de Educación Católica (Audec) con las autoridades del Consejo de Educación Primaria para pedir, entre otras cosas, que se prepare y difunda un protocolo de retorno para los alumnos que abarque temas como el distanciamiento físico que deberá respetarse en clase.

“Hay un protocolo de los funcionarios, pero no hay uno para los niños y adolescentes”, dijo a El País el presidente de Aidep, Juan Carlos Noya. Quieren una definición concreta sobre el distanciamiento, lo cual se considera un elemento clave. En las escuelas rurales se definió un metro y medio pero en el protocolo para los funcionarios de ANEP se establecen dos metros. Ese medio metro de diferencia cambia el escenario en forma sustancial a la hora de medir el metraje de los salones y definir cuántos niños podrán estar allí adentro, lo que a su vez repercute en los horarios y esquemas de trabajo. “Es una complicación muy grande”, indicó Noya.

Pero también hay otras preguntas. ¿Qué flexibilidad tendrá cada colegio para armar su plan de vuelta a clases, manteniendo las fechas y los criterios sanitarios? ¿Cómo debe ser el proceso de ingreso al edificio? ¿Hay que tomar la fiebre a los alumnos? ¿Cómo se instrumentarían los recreos diferenciados? ¿Qué criterio se seguirá con las clases de educación física? ¿No es un poco raro empezar las clases el 29 de junio y cortar a la semana, el 6 de julio, para iniciar las vacaciones? Con esas y otras preguntas despejadas, piensan terminar de armar los planes de retorno.

Pero igual ya hay algunas cosas claras. Una de ellas es que la gran mayoría de los colegios pretende que los niños y adolescentes vayan todos los días a clase (tres horas en educación inicial y hasta cuatro horas por alumno en primaria y secundaria) y no solo dos días a la semana, como se plantea en las escuelas públicas. El objetivo es lograr “la mayor cantidad de horas presenciales” para “reencontrarse con una rutina”, dijo Adrián Arias, director de Audec.

¿Cómo lo harán? En general prima la idea de dividir los grupos y que, en los casos de colegios de doble horario, la mitad vaya de mañana y la otra mitad de tarde. Para concretar eso, los colegios piensan reforzar la limpieza al mediodía, antes del cambio de turno, según dijo el secretario de Aidep Carlos Varela, en una entrevista en el programa Desayunos Informales de canal 12. “Eso implica una reestructura”, explicó Varela.

Pero hay colegios de un solo turno y en ese caso se complicará esa posibilidad. “Los padres no van a mandar a sus hijos en la tarde, porque contrataron solo la mañana”, afirmó Noya. En muchos casos está claro que se emitirá en forma simultánea la clase en vivo por streaming o quedará grabada en una plataforma.

Noya puso el ejemplo del Colegio Alemán, que dirige. En los grupos pequeños, como en Bachillerato, los alumnos asistirán todos de mañana y tendrán clases virtuales de tarde, porque no dará el tiempo con las cuatro horas matutinas. En el resto de los casos se optará por dividir la clase en dos: un grupo asistirá un día y el otro el siguiente. Los que están en su casa lo seguirán en vivo.

Pero con los niños más chicos es impensado que atiendan una clase por zoom. “Ahí pensamos que una mitad esté en clase presencial y la otra mitad en clase virtual con otra maestra. Y al día siguiente al revés”, sostuvo Noya. “Pero tenemos que dar la clase doble, lo cual es un problema”.

En la asociación de colegios católicos creen que cada institución debe tener la máxima flexibilidad para aplicar el retorno a clases porque, según explicó Arias, “no es lo mismo un colegio con muchos salones disponibles que uno más pequeño” y “no es lo mismo uno con personal suficiente de limpieza que otro con escaso personal” para esa tarea.

Diferencias sobre las vacaciones de julio

El presidente Luis Lacalle Pou dijo el jueves pasado que habrá una semana de vacaciones desde el 7 de julio, pero ese día es un martes. Un día después el presidente del Codicen, Robert Silva, matizó el concepto y afirmó que el tema de las vacaciones aún está en discusión. Como sea, la eventual fecha de esas vacaciones (que en realidad sería el lunes 6) no convence a los colegios por estar tan pegada a la vuelta a clases, que en Montevideo será el viernes 29 de junio. “No está bueno un retorno tan interrumpido. Empezar un ritmo y cortarlo es contraproducente”, dijo el director de la Asociación Uruguaya de Educación Católica (Audec), Adrián Arias. Y el secretario de la Asociación de Institutos de Educación Privada (Aidep), Carlos Varela, dijo en canal 12 que esas vacaciones son importantes porque los docentes “han trabajado intensamente” y “es necesario un corte para aflojar una semana y volver a retomar”. Pero aclaró que no en esa fecha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados