Publicidad

"Irregularidades" en premio: docente de la Udelar responde a la denuncia del MEC

La profesora de Filosofía de la Educación Andrea Díaz calificó la determinación tomada por el Ministerio de Educación y Cultura como “desproporcionada”.

Compartir esta noticia
MEC. Foto: Estefanía Leal.
Ministerio de Educación y Cultura.
Estefania Leal/Archivo El Pais

Redacción El País
Andrea Díaz, profesora de Filosofía de la Educación en la Universidad de la República, involucrada en una denuncia penal que cursó el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), al detectar “irregularidades” en el Premio Nacional de Literatura 2023, planteó su descargo en una extensa carta en la que calificó la determinación tomada por la cartera como “desproporcionada”.

El MEC decidió poner en conocimiento de la Fiscalía que, entre otras cosas, la docente fue designada por el decano de la Facultad de Humanidades, Pablo Martinis, para integrar un jurado en la categoría de Ensayos de Ciencias de la Educación, que evaluó -y premió- un trabajo elaborado por el propio Martinis como coautor.

“Estaba en clara situación de conflicto de interés”, manifestó el ministerio en su denuncia, ya que la docente “no se excusó” de integrar el jurado.

Pero para Díaz esto no tiene fundamento. “No existe ningún conflicto de interés en que yo pueda evaluar a un coordinador de un libro, es decir, en este caso, un coautor, que ocupa eventualmente el lugar de Decano, dado que por la Ley Orgánica de la Universidad estoy en la posición de juzgar con autonomía y libertad de cátedra”, dijo la docente en los descargos a los que accedió El País. “Sería un impedimento para mí si fuera coautora, o si tuviera alguna relación de filiación o incluso de dependencia”, con el evaluado, es decir, el decano, siguió Díaz. Pero “tanto el coautor, aunque sea también Decano, como yo tenemos una relación laboral de dependencia con el Estado y cumplimos una función pública que debe ser realizada con ecuanimidad y respeto”.

Asimismo, Díaz entendió que “si hubiese impedimento formal de alguno de los concursantes, no debería haber sido aceptada la obra para ser evaluada”, como terminó ocurriendo. Y cuestionó: “Suponer que puedo actuar en favor de alguien por ocupar un lugar de autoridad, cosa que es objetivamente falsa e indemostrable, cuestiona mi honorabilidad sin base alguna y sin argumento”.

Para terminar, la docente lamentó la decisión tomada por el titular del MEC, Pablo Da Silveira, ya que “hubiera sido más que deseable y bueno para la democracia ver a un ministro que dirime con solvencia y altura la entrega de un premio cuyo contenido puede ser crítico en parte a su propia gestión”.

El trabajo en cuestión llevaba por título: “¿Se terminó el recreo? El proyecto educativo conservador”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad