INN CONTENT PARA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL URUGUAY 

Chaquiriand: “Tenemos un proyecto muy innovador para los estudiantes que ingresen en 2021”

Isabelle Chaquiriand, nueva decana de la Facultad de Ciencias Empresariales, tiene el desafío de activar la transformación de las carreras para el año que viene

Isabelle Chaquiriand, nueva decana de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay (UCU)
Isabelle Chaquiriand, nueva decana de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay (UCU).

El miércoles 9 de diciembre Isabelle Chaquiriand asumió como nueva decana de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay (UCU). Su discurso fue cálido, contundente y conciso; dijo sentirse como en casa, agradeció el apoyo de Ignacio Bartesaghi —que deja de estar al frente de la facultad para asumir nuevas responsabilidades en la universidad—, expresó su entusiasmo por lo que viene y cerró así: “Ahora solo queda ponerse a trabajar".

Chaquiriand es doctora en Administración de Empresas por la Escuela de Negocios de Grenoble; este año se incorporó al equipo de profesores de UCU Business School y es profesora del MBA. Es directora ejecutiva de ATMA, presidenta de XCALA y consultora del Banco Interamericano de Desarrollo.

En 2016 fue elegida emprendedora emergente del año en los premios que otorga Ernst & Young; fue, además, fundadora y presidenta durante seis años de la Fundación Corazoncitos. Es una voz muy valorada y destacada en temas vinculados al emprendimiento e inversiones ángel.

Chaquiriand desembarca en la Facultad de Ciencias Empresariales (FCE) en un punto bisagra. Durante todo este año, directores de carrera, profesores y colaboradores de la facultad trabajaron intensa e incansablemente para transformar los planes de estudio. Ahora es momento de la implementación y Chaquiriand deberá liderar ese proceso. A continuación, la nueva decana reflexiona sobre los retos que asoman, el camino que recorrió hasta llegar a estar al frente de la facultad y la sintonía que tiene con los cambios que lleva adelante la UCU.

Desde hace más de diez años hay horas de sus semanas que se las dedica a dar clases, primero lo hizo en la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo y desde este año en UCU Business School. ¿Qué lugar ocupa la docencia en su vida?

La docencia es parte de algo más grande y es que me gusta entender las cosas. Soy curiosa por naturaleza, me gusta entender por qué las cosas son así y no de otra manera, no me gusta quedarme con respuestas superficiales y soy bastante rigurosa en los temas que me interesan. Desde mi profesión hasta una charla de café. Por ende, me gusta mucho estudiar y saber a fondo, ni que hablar en mi profesión que es la dirección de empresas. La docencia es parte de todo eso, porque para explicar, compartir o facilitar a que el otro genere su propio conocimiento uno lo tiene que entender realmente. La docencia es el examen más desafiante para cualquier profesional y, en lo personal, eso también me lleva a exigirme y a superarme en mi actividad en el mundo de empresa. Es como tener un directorio externo que me desafía, me cuestiona y del que aprendo permanentemente.

Es, por lo tanto, de una riqueza infinita. En una clase seguro hay participantes que vivieron cosas que los demás no vivimos, todos tienen experiencias de las que los demás aprendemos. Por eso me gusta mucho el método del caso, porque permite capitalizar ese conocimiento compartido entre los participantes. Cuando se forma un buen grupo en clase, es muy similar a las reuniones de gerencia en la empresa, yo soy la que está con la tiza en el pizarrón pero la riqueza está en el equipo en su conjunto. He tenido la suerte de compartir horas con grandes profesionales y excelentes personas, con las que sigo la relación al día de hoy. He sido testigo de su desarrollo profesional y del impacto que generan desde su trabajo y eso es un privilegio incomparable.

También le dedicó muchos años de su vida a seguirse formando y en 2020 se doctoró por la Escuela de Negocios de Grenoble. ¿En qué punto de su carrera entendió que necesitaba seguir estudiando e investigando?

El camino que uno quiere tomar en su carrera profesional es una búsqueda muy personal, que va mucho más allá de qué es lo que uno quiere hacer. Pasa más por cómo uno quiere hacer las cosas y para qué. En ese camino tuve la suerte de tener un profesor, Leonardo Veiga, que luego se transformó en mi mentor y amigo; él me abrió las puertas de la docencia y luego de la investigación. Y ahí se desplegó un mundo nuevo, fue como entrar en el universo de Matrix, uno empieza a entender por qué pasan las cosas y es fascinante. Y poco después, naturalmente quise hacer el doctorado, que fue muy doloroso y exigente, pero que a cada paso confirmaba que era lo que quería hacer. Fue duro pero lo disfruté.

Universidad Católica del Uruguay

Mi tema de investigación de tesis tiene mucho que ver con ese cómo hacer las cosas en el mundo empresarial, porque implicó analizar los diferentes modelos de negocios de los grupos de inversores ángeles (que son aquellos que invirten en emprendimientos) y entender cómo generan impacto social y económico. Era lo que yo quería estudiar y entender, cómo diferentes organizaciones, según el modelo de negocios que adoptan, logran generar impacto social y económico. Y una de las principales conclusiones es que uno es necesario para el otro, para hacerlo sostenido en el tiempo.

Hace unos días asumió como nueva decana de la Facultad de Ciencias Empresariales de la UCU. ¿En qué aspecto cree que sus propios aprendizajes van a permear en las carreras?

Fue una decisión muy meditada en lo personal, pero si hubo algo en lo que nos pusimos de acuerdo en seguida con el rector de la universidad, Julio Fernández Techera, fue en esa impronta que le queremos dar a la facultad. No es algo propio de Ciencias Empresariales, es algo que está en el marco de un proceso de transformación de toda la UCU y que ya se viene trabajando intensamente: transformar a la Universidad en una etapa de la vida de la persona donde no solo reciba conocimientos, sino que reciba formación para ser un ciudadano útil, entregado hacia los demás y capaz de generar un impacto positivo en la sociedad. Eso implica ser exigente, riguroso y apuntar al mejor nivel académico, porque para poder ser útil, hay que ser bueno en lo que se hace. Pero es mucho más que eso. Es acompañar a los futuros profesionales a recorrer esta etapa también desde una perspectiva de su propósito vital. Y esto tiene mucho que ver con eso de qué es lo que quieren hacer, pero también cómo lo quieren hacer y para qué. No se trata sólo de llevar negocios adelante, se trata de cómo esos negocios impactan en las personas que allí trabajan, en el entorno en el que viven, y sin dudas, en sus vidas y su deseo personal.

Este desafío es parte del proceso de transformación curricular que está viviendo la universidad que implica una forma de enseñar distinta, un acompañamiento diferente. Y requiere la posibilidad de una formación mucho más transversal. Por eso se previeron las trayectorias en otras facultades, para que cada profesional que pase por la UCU le dé el perfil a la carrera según dónde quiera hacer énfasis. Un ingeniero que quiere saber de negocios, un médico de temas de gestión y un comunicador conocer de emprendimiento va a encontrar la posibilidad de desarrollar su propia trayectoria.

Universidad Católica

Sin dudas es una propuesta con la que me sentí sumamente identificada, ¡ojalá yo hubiera podido cursar estos programas! A mí me llevó varios años entender que yo no soy contadora. Yo soy lo que hago con mi título de contadora.

Una de sus áreas de investigación y de expertise es el emprendedurismo que, justamente, es un gran pilar de la UCU y como mencionabas ahora habrá una trayectoria en emprendedurismo. ¿De qué manera querrías acompañar el camino que la Universidad ha transitado en este sentido?

Estamos en un momento donde el saber emprender se está transformando en una competencia indispensable para cualquier profesional, técnico o persona que aspiremos que esté integrada a la sociedad. Este año fue la prueba clara: la capacidad de transformación, de adaptación, de buscar una manera de hacer las cosas distintas, se volvió indispensable.

La forma de pensar que hay atrás de estos cambios es similar a la de los emprendedores que empiezan una startup. Tiene que ver con esa combinación entre creatividad y análisis, de innovación y capacidad de implementación y gestión. Es un tema que vengo estudiando hace años, es una tendencia cada vez más marcada que en 2020 se potenció por la pandemia, pero que ya venía a ritmo creciente más allá de este contexto.

El ritmo de cambios es cada vez más rápido y la capacidad de adaptación es indispensable a todos los niveles. Es bueno y necesario incluir en las carreras universitarias materias y programas donde emprender sea visto como una opción de carrera, pero el siguiente paso es incluir una perspectiva emprendedora en la mentalidad de todos los profesionales que salgan de la universidad. Hagan o no una startup el día de mañana. Que su forma de pensar sea emprendedora desde el lugar que ocupen en sus trabajos, en sus vidas, en la sociedad. Y podemos discutir horas si con eso se nace o se hace, pero te cuento el final del cuento: se aprende.

¿Cómo se imagina el diálogo entre todos los decanos y sus facultades de cara a 2021 y con el desafío de la transversalidad?

Si hay algo que me sorprendió gratamente en mis primeros días es la amabilidad y buen ambiente que hay en la UCU. A todos los niveles. Tuve el privilegio de trabajar en varios lugares y uno desarrolla la habilidad de “olfatear” una cultura cuando llega a un lugar. Y en la UCU se respira cultura de equipo y eso —más allá de lo bueno que es para los que trabajamos ahí— impacta directamente en el resultado que es la formación de los profesionales. Las cosas fluyen con facilidad. Por ejemplo, respecto a la transversalidad, el diálogo con los otros decanos fue inmediato, me están ayudando con una enorme generosidad, lo mismo que Ignacio Bartesaghi, el decano saliente que acaba de terminar su período. Un ejemplo claro de la importancia de esa transversalidad, es que los decanos compartimos la misma oficina. No es sólo para el discurso o el folleto, está todo pensado para que se dé y se potencie cada día.

Universidad Católica del Uruguay (UCU)

Le toca liderar la aplicación de la transformación curricular. Cuando mira para adelante, ¿qué tan desafiante le resulta el 2021?

¡Muy desafiante! Y ahí es donde está la magia. Pero me da tranquilidad esa forma de trabajar en equipo que hay en la UCU con los otros decanos, los vicerrectores, el rector y directores de carrera. Y estos últimos son figuras clave porque son los referentes en cada carrera y con los que voy a trabajar directamente, pero también son los referentes para profesores y estudiantes.

Poco antes de asumir ya nos pusimos a trabajar, porque tenemos un proyecto muy innovador para los estudiantes que ingresen en 2021. Así que me sumé al equipo que ya estaba en marcha. En seguida el diálogo con todos se dio en una confianza y sintonía muy buena, se hizo muy fácil. Es un equipo con el que cualquier profesional se sentiría privilegiado de trabajar.

Carreras para el mundo de empresas

Los estudiantes de Ciencias Empresariales estarán, desde el primer semestre y a lo largo de toda la carrera, en permanente contacto con el mundo de empresa, en diálogo con estudiantes de otras facultades para pensar soluciones a problemas del mundo real. A través de proyectos y casos reales, desafíos empresariales, clínicas de servicio a organizaciones sin fines de lucro y prácticas laborales, los estudiantes desarrollán experiencia y conocimientos en permanente diálogo con el mundo de empresa, adquiriendo las competencias necesarias para su vida profesional: colaboración, creatividad, emprendedurismo, capacidad de ejecución y comunicación.

Las carreras en Ciencias Empresariales son:

· Contado público y Dirección de Empresas: carreras completas en Montevideo, Punta del Este y Salto.

· Economía: carrera completa en Montevideo; primer semestre en Punta del Este y Salto.

· Gestión Humana: carrera completa en Montevideo, dos primeros años (título intermedio) en Punta del Este y Salto.

· Negocios Internacionales: carrera completa en Montevideo, primer año en Punta del Este y Salto.

Para más información: 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados