vea el interactivo

Con el apoyo de EE.UU., la OEA elige a Almagro

El excanciller Luis Almagro, actual senador del Movimiento de Participación Popular (MPP) será elegido hoy miércoles secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). Será el segundo uruguayo en ocupar ese puesto, luego de José Mora Otero que estuvo doce años (entre 1956 y 1968) en el organismo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Almagro aspira a reemplazar a José Miguel Insulza al frente de la OEA. Foto: EFE

Ayer Almagro —que es el único candidato a la OEA— sumó el apoyo de Estados Unidos, que esperó hasta último momento para oficializar su voto. El hecho de que sus competidores originales retirasen sus postulaciones asegura su elección.

Almagro está desde el domingo en Washington desde donde dijo a El País que sus prioridades serán las que marcó en su plan de acción presentado a la organización. Algunas de sus iniciativas son la creación de una escuela de gobierno que forme a los altos funcionarios del sector público en cuestiones de gobernabilidad y transparencia; un sistema de prevención de conflictos sociales en sectores económicos clave; una red panamericana para la educación de calidad; y un sistema para gestionar y prevenir desastres naturales en el Caribe y Centroamérica.


Si no puede ver el interactivo haga click

Almagro ha dicho que pretende que Cuba vuelva al seno de la OEA, de la que fue expulsada en 1962. Uruguay es miembro fundador de esta organización creada en 1948 y que durante décadas fue cuestionada por la izquierda latinoamericana que la consideraba un "instrumento del imperialismo" estadounidense. De hecho, los gobiernos más críticos de Estados Unidos, a impulso del expresidente venezolano Hugo Chávez, promovieron la creación en 2004 de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), como polo alternativo a la OEA y conformada solamente por países sudamericanos.

Apoyo de EE.UU.

Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos señaló a la agencia EFE que el gobierno del presidente Barack Obama confía "en la capacidad (de Almagro) para liderar la OEA en la dirección correcta durante su mandato" de cinco años.

El gobierno estadounidense "cree que la OEA necesita a un líder que esté dispuesto a defender la democracia y los derechos humanos —los valores básicos y compartidos por los miembros de la organización— cuando estén amenazados", aseguró el portavoz.

Almagro, un abogado vegetariano nacido en Paysandú hace 51 años, diplomático de carrera y fanático de Nacional que vive en una chacra cerca de la ciudad de Canelones, sustituirá al socialista chileno José Miguel Insulza.

La votación se llevará a cabo en una Asamblea General extraordinaria que se realizará en la sede de la OEA en Washington que fue inaugurada en 1910 (allí funcionó primero la Oficina Internacional de las Repúblicas Americanas) y fue construida con fondos que donó el magnate Andrew Carnegie.

El portavoz estadounidense destacó "la relación de trabajo positiva" que el gobierno de Estados Unidos tuvo con Almagro cuando era canciller. Como en otras oportunidades en que se ha elegido secretario general de la OEA, Estados Unidos esperó hasta el último momento para decidir su apoyo. Las reglas de la organización permiten que se presenten candidatos hasta el mismo día de las elecciones. Almagro tiene el apoyo explícito de al menos 29 de los 34 miembros de la OEA.

Estados Unidos es el mayor donante a la OEA, a la que aporta alrededor de la mitad de su presupuesto anual —valorado en 2014 en US$ 82,9 millones— y desde hace años pide reformas estructurales en el organismo.

Almagro tiene previsto volver este sábado a Uruguay. Asumiría por un período de cinco años el 26 de mayo.

Su postulación recibió críticas de columnistas como Andrés Oppenheimer que cuestionó su compromiso con los derechos humanos en Venezuela, en tanto Luis Fleischmann, del Menges Hemispheric Security Project dijo a El Nuevo Herald de Miami que Almagro "es abiertamente un chavista". También hay quienes, como la diputada argentina Elisa Carrió, le atribuyen tener una postura proiraní.

EL PRIMERO


José Antonio Mora Otero - Secretario General de la OEA 1956-1968


Nacido en 1897, colorado y abogado, Mora Otero ingresó a la cancillería en 1925 y fue destinado a Portugal, España y Bolivia. Fue embajador en Estados Unidos y ante la ONU entre 1951 y 1956 y luego se desempeñó como el tercer Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) entre el 16 de enero de 1956 y el 18 de mayo de 1968, el primer uruguayo en ocupar ese cargo. Después de dejar su cargo, medió en la denominada "guerra del fútbol" que enfrentó brevemente a Honduras y El Salvador en julio de 1969, en un enfrentamiento que dejó unos 2.000 muertos. Luego fue ministro de Relaciones Exteriores del gobierno colorado entre 1971 y 1972 y se opuso al golpe de Estado de 1973. Promovió a Punta del Este como lugar de reuniones de presidentes de la región. Escribió la obra "Sentido Internacional del Uruguay". Falleció en Montevideo en 1975.

UNA AGENDA AMBICIOSA


Prioridad a los derechos humanos.


Almagro quiere impulsar la aplicación de los tratados, fortalecer la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, universalizar el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y descriminalizar las migraciones.

Iniciativa sobre seguridad.


Quiere diseñar una iniciativa regional para mejorar la seguridad ciudadana y publicar un informe anual sobre el asunto. Impulsará un fondo contra desastres naturales en el Caribe y Centroamérica.

Blanco frecuente de la oposición.


Durante la gestión de José Mujica fue blanco frecuente de la oposición porque no criticó la represión del gobierno venezolano, por sus cuestionamientos a Israel y porque no habría sido firme con el gobierno de Argentina.

Posición para la comisión de DD.HH.


Ha sido cuestionado por aparentemente aceptar la postura ecuatoriana a favor de revisar la forma de actuar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pretende que trabaje por temas y no por países.

Quiere que cuba vuelva a la OEA.


Como objetivo marcó que la OEA recupere su credibilidad. Necesita una mayoría simple de 18 votos, que ya tiene, para acceder al cargo. Quiere que Cuba vuelva a la OEA, sin fijarle exigencias de democratización.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados