Menopausia

No Pausa: Y ahora que estoy en esta etapa, ¿cómo me controlo?

Miriam De Paoli y el equipo de No Pausa nos proponen no perder de vista la importancia de realizarnos chequeos desde la perimenopausia. 

Médico en consulta. Foto: Shutterstock.
Foto: Shutterstock.

Cuando fui a mi ginecóloga y me confirmó – análisis de por medio – que estaba en la perimenopausia, mi primera pregunta fue: ¿estás segura? Bueno, como periodista necesito siempre más de una fuente para confirmar una información.

Por eso me pareció tan importante comentarles cuáles son los análisis que debemos hacer para estar seguras de que estamos atravesando esta etapa y que la ausencia del período no se debe a otras causas (no siempre es por la menopausia).

Como siempre recordamos en No Pausa, antes de tomar cualquier decisión tenemos que consultar al médico. Es quien evaluará los síntomas, tu historia médica, indicará los análisis necesarios y, súper importante, realizará un examen físico que también incluirá una evaluación de los tejidos vaginales para ver cómo nos afectó la pérdida de “nuestro amado amigo” estrógeno. En algunos casos, la vulva se hace más delgada, pálida (bueno, más pálida de lo normal), aparece enrojecida y sangra fácilmente.

Análisis y exámenes para confirmar la menopausia

Acá no hay otra, el lenguaje es re medico, pero vale la pena el esfuerzo.

• Hormona foliculoestimulante (FSH) es una hormona secretada por la hipófisis que ayuda a determinar la reserva ovárica y sus niveles aumentan cuando estamos en la perimenopausia

• Estrógeno (estradiol), mientras el FSH aumenta, los niveles de estradiol disminuyen cuando se presenta la menopausia.

• Hormona Luteinizante (LH): es una hormona también secretada por la hipofis que aporta información sobre el funcionamiento de los ovarios y la ovulación. Sus níveles también aumentan con la llegada de la menopausia.

• Tirotropina (TSH): porque una tiroides con baja actividad (hipotiroidismo) puede causar síntomas parecidos a los de la menopausia.

• Prolactina: es una hormona secretada por la hipófisis que ayuda a valorar el funcionamiento del ciclo menstrual y de la hipófisis.

• Progesterona: es secretada por el ovario después de la ovulación. Por tanto, la progesterona indica si el óvulo ha sido liberado o si hay problemas de anovulación (caso estés pensando en embarazarte esa información puede ser de tu interés. No fue mi caso).

• Hormona antimulleriana (AMH): es proporcional a la cantidad de óvulos disponibles en el ovario, por lo que sirve para medir la reserva ovárica de una manera más exacta (caso esa información sea de tu interés. No fue mi caso).

¿En qué momento del mes debo hacer los análisis hormonales?

El análisis de FSH, LH, estradiol y prolactina consiste en un perfil de hormonas basales y, por tanto, la extracción de sangre debe hacerse entre los días 3 y 5 del ciclo menstrual, cuando los ovarios aún están en reposo. El análisis de la AMH suele hacerse junto a estos análisis, aunque podría cuantificarse en cualquier momento del ciclo, ya que sus niveles no varían.

En cuanto a la progesterona, este análisis debe hacerse sobre el día 20 del ciclo menstrual para saber si ha tenido lugar la ovulación.

Otras hormonas que suelen valorarse junto al anterior análisis de sangre son las siguientes: TSH, tiroxina libre, triyodotironina libre y testosterona total. Si sus niveles están fuera de lo normal, pueden influir directamente en las hormonas que controlan el ciclo menstrual y en la ovulación.

Todas sabemos que es mejor prevenir que curar. Los controles regulares y las evaluaciones deben estar durante toda la vida e intensificarse durante la menopausia.

Muchas enfermedades se pueden prevenir o tratar con mayor eficacia si se detectan a tiempo. Los controles y pruebas de detección variarán entre nosotras, dependiendo de los riesgos de salud individuales y nuestro historial médico personal y familiar.

Chequeos de salud necesarios en esta etapa

¡Cuidado! No pensemos tampoco que hay que pasar por todos, nuestro médico sabe cuál es necesario para nosotras:

• Examen físico: realizá un examen físico completo todos los años. El médicp debe medir estatura, peso e índice de masa corporal (IMC). Sí, chicas, subir de peso sucede con frecuencia en esta etapa. Hay que estar atentas.

• Sangre completo: para detectar anemia, infecciones, glucosa, leucemia u otro tipo de cáncer.

• Orina completa: para detectar infecciones urinarias, controlar la diabetes y ver cómo funcionan los riñones.

• Controlar la presión arterial: con el colesterol son los dos mayores factores de riesgo según la Asociación Americana del Corazón. Nosotras, hoy en día, estamos en riesgo de sufrir ataques cardíacos a la par de los hombres. Para la presión arterial el rango normal es inferior a 120/80. Si el número superior (número sistólico) es mayor que 130 o el número inferior (número diastólico) es mayor que 85, hay que entender que está pasando.

• Colesterol, lípidos y triglicéridos:
Compruebe los niveles (LDL: lipoproteínas de baja densidad), HDL: lipoproteínas de alta densidad, el colesterol bueno; y colesterol total cada año. Según el Texas Heart Institute, el colesterol elevado es principal factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. Si esta sustancia aumenta, agrega grasa a la sangre y tapa las arterias.

• Autoexamen mensual en las mamas: compruebe si hay bultos, cambios en la piel (hoyuelos) o cambios en los pezones. Póngase en contacto inmediatamente con el médico si nota algún cambio en las mamas.

• Mamografía: si tenemos más de 40 años debemos realizar una mamografía cada 1 o 2 años, según los factores de riesgo que presente nuestro histórico familiar.

• Prueba pélvica y de Papanicolaou: haga un examen ginecológico completo cada año. Las mujeres que se han sometido a una histerectomía total (sin el útero y el cuello uterino) pueden optar por no realizarse una prueba de Papanicolaou.

En el Pap, el médico toma una muestra de las células de la cervix, la parte del cuello del útero que le sigue a la vagina. Permite detectar anomalías celulares. Según la Asociación Americana de Cáncer, debe realizarse una vez al año después de los 21 años, o al iniciar la vida sexual.

• Azúcar en la sangre: pregunte al médico cuándo debe realizarse una prueba de azúcar en la sangre, especialmente si tiene riesgo de diabetes. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), una de cada 2 mujeres hispanas tiene diabetes o está en alto riesgo de ser diabética. ¡Ojo!

• Prueba de detección de cáncer de colon y colonoscopía: ¡les garantizo que suena peor de lo que es! No duele. Se realiza un examen digital anual del recto con análisis de sangre fecal oculta para el cáncer colorrectal; una colonoscopia cada 5 años. Las que tienen factores de riesgo pueden necesitar una colonoscopia con más frecuencia. El Programa Nacional para la Detección del Cáncer Colorrectal recomienda hacerse una prueba en forma periódica para detectar cualquier problema,a partir de los 50 años.

• Densiometría (exploración DEXA): el médico debe aconsejarte con qué frecuencia la tenes que hacer. Se trata de una prueba que determina la masa ósea, es decir, cuánto hueso se tiene. Y permite predecir el riesgo que tiene una mujer de padecer de osteoporosis en el futuro. Una vez determinado que estás en la perimenopausia deberías realizar tu primera prueba de densidad ósea (si ya no la has hecho antes).

• Examen de la piel: está bueno hacer una revisión de la piel del cuerpo completo cada uno o dos años. Especialmente si sos amante del sol (de tomar sol, aclaramos!).

• Examen de los ojos: a cada dos años. Hay que aprovechar y preguntar sobre el glaucoma. La Glaucoma Research Foundation recomienda que la revisión para glaucoma sea parte de los exámenes oculares de rutina a toda edad. Hacia los 40 años, todas deberíamos hacernos exámenes integrales de glaucoma; y luego cada 2 o 4 años. Si se posee mayor riesgo, se debe hacer el primer examen hacia los 35 años.

• Examen dental: exámenes dentales anuales para detectar caries, retracción de encías (bastante común en la menopausia) y limpieza anual. Si tenés implantes como yo, Miriam, mi dentista sugiere una visita cada seis meses. La menopausia hizo desastres en mi boca.

• Virus del Papiloma Humano (VPH): si la mujer tiene una vida sexual activa, se recomienda realizarse la prueba de una vez al año y, en especial, si se vivió una situación de riesgo (por ejemplo tener sexo sin protección). Este test detecta la presencia del virus en sangre.

• Test de enfermedades de transmisión sexual: La infección por clamidia es la enfermedad de transmisión sexual bacteriana más frecuente. Pero hay muchos otros peligros de infecciones, sobre todo si no se toman las medidas de prevención.

Fuentes:
* https://www.yourhormones.com/menopause/
* MedlinePlus. (2011). Menopause. Obtenido el jueves, 14 de junio de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000894.htm Inglés Content
* MedlinePlus. (2010). Aging changes in the female reproductive system. Obtenido el 14 de junio de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/004016.htm
*http://www.fertilab.net/ginecopedia/menopausia/diagnostico/que_estudios_se_deben_hacer_en_la_menopausia_1
*https://redhotmamas.org/menopause-a-z/essential-tests/

conocé a nuestra columnista
Miriam de Paoli y Milagros Kirpach de No Pausa
Equipo No Pausa
No Pausa, es un emprendimiento web surgió luego de que la periodista Miriam De Paoli se encontrara con los primeros síntomas de la menopausia. Ante la falta de información y sus dudas decidió llenar el vacío formando un equipo, creando un sitio y comunidad que sirviera para hablar de un tema que aún es tabú.

Podés sumarte a la comunidad de No Pausa a través de sus redes sociales y su sitio web.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados