Realeza

Revelan qué dijo Isabel II cuando se enteró de que iba a ser reina

Su esposo tuvo la difícil tarea de darle la noticia en medio del a travesía de la comisión real por Kenia. "Lo siento mucho. Esto significa que todos tenemos que irnos a casa’”, dijo.

La Reina Isabel en el evento hípico Royal Ascot. Foto: Reuters.

Una noticia que marcó el inicio de lo que sería un reinado extenso. El día en que Isabel II se enteró de que su padre, el rey Jorge VI, murió, estaba de viaje en Kenia con el príncipe Felipe y su personal. Fue el 6 de febrero de 1952. Ese día se convirtió en monarca, con solo 25 años.

Su esposo tuvo la difícil tarea de darle la noticia en medio de la travesía de la comisión real. Este mensaje no trajo solamente la dura tarea de aceptar la pérdida de su padre, sino que también la obligó a asumir el hecho de que a partir de ese momento sería la nueva reina.

Después de enterarse, Isabel se acercó al personal y, en su primera acción, se disculpó con ellos. La dama de honor de Elizabeth, Pamela Mountbatten, aseguró que la reina estaba “completamente tranquila”.

El matrimonio real y el personal que estaban en Kenia debieron regresar de inmediato a Reino Unido para encargarse los arreglos. En sus memorias, Daughter Of Empire, Pamela relató: “Se mantuvo completamente tranquila y dijo simplemente: ‘Lo siento mucho. Esto significa que todos tenemos que irnos a casa’”.

De esta manera, toda la comisión se puso a trabajar en la reestructuración de la agenda real para emprender el apresurado viaje de regreso. Sin embargo, el embarque a Gran Bretaña tuvo que retrasarse varias horas debido a una tormenta. Siempre consciente de su deber público, Elizabeth habló de inmediato sobre los aspectos prácticos de su regreso a Inglaterra. Al mismo tiempo, pidió una hora a solas en su habitación.

Al pasar la tormenta, emprendieron el viaje de regreso a Londres, haciendo escala en Libia para descansar. Cuando el avión real aterrizó en Londres, subieron a bordo un vestido negro para que se cambiara antes de salir a la vista de la prensa y el público. La reina regresó vestida de luto para encontrarse con dignatarios, incluido el primer ministro Winston Churchill. Su coronación tuvo lugar al año siguiente y fue la primera en ser televisada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados