Realeza

La estrategia de la reina Isabel para boicotear al príncipe Harry y Meghan Markle

Según un diario británico, habría sido la reina Isabel quien impidió a Meghan y Harry participar de un tradicional evento real

Reina Isabel II. Foto: Reuters
Reina Isabel II. Foto: Reuters

En noviembre de 2020, el príncipe Harry y Meghan Markle intentaron participar del tradicional homenaje que, cada año, la familia real hace a los soldados caídos de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, no pudieron lograrlo: fuentes especializadas revelan que, tras haber abandonado sus puestos en la corona británica, la reina Isabel II les habría negado el acceso a la ceremonia.

Para la realeza, el Día del Armisticio es una fecha muy especial. Se trata de una jornada de noviembre en la que se honra a los soldados de la Commonwealth caídos durante el enfrentamiento bélico que ocurrió entre 1914 y 1918.

Meghan y Harry visitaron el cementerio de Los Ángeles para honrar a los caìdos durante su servicio en el "Remembrance Day". Foto: Reuters
Meghan y Harry visitaron el cementerio de Los Ángeles para honrar a los caìdos durante su servicio en el "Remembrance Day". Foto: Reuters

Meghan y Harry, en la última edición de este ritual, solo pudieron participar en el cementerio nacional de Los Ángeles, depositando flores en dos tumbas específicas: la de un miembro de las Fuerzas Aéreas de Australia y de un miembro Artillería de Canadá. Aquel día, la pareja recibió duras críticas por no formar parte del tradicional evento en Londres y en las últimas horas se conoció la verdadera razón: según el diario británico Daily Mail, esto habría ocurrido por una restricción impuesta por la reina Isabel II.

Según informó el medio, que citó fuentes vinculadas al palacio de Buckingham, Isabel no tardó demasiado en tomar la decisión, ya que tiene "opiniones muy sólidas sobre el tema". "La reina piensa que no se puede elegir lo que se hace en lo que respecta a la institución. O estás adentro o estás afuera", señalaron, haciendo referencia al famoso "Megxit", cuando el matrimonio del príncipe y la actriz de Hollywood optó por dejar atrás sus obligaciones reales.

En noviembre, la ofrenda floral que Harry y Meghan acercaron al cementerio en Los Ángeles se interpretó como un gesto pensado para la prensa. En aquel entonces, también se dijo que los duques de Sussex habían intentado demostrar a la corona británica que no necesitaban de sus permisos para ser parte del homenaje.

A pesar de las críticas, la pareja se tomó muy en serio el tributo. Además de la ofrenda, el príncipe participó de un podcast en el que sostuvo: "El hecho de recordar es un acto de honor". Además, añadió: "Así es como preservamos el legado de generaciones enteras y mostramos nuestra gratitud por los servicios que prestaron para que podamos vivir nuestras vidas como lo hacemos en la actualidad".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados