Realeza

El Palacio de Buckingham programa grandes cambios para proteger a la reina Isabel II

Un susto en torno a la salud de la monarca obligó a los funcionarios reales a recalcular su estrategia para los próximos meses

La reina Isabel en la Abadía de Westminster usa bastón por primera vez en público. Foto: AFP
Foto: AFP

Luego de la internación durante la noche del miércoles, la reina Isabel II deberá reducir su carga laboral a actividades básicas. A partir de ahora, otros miembros de la realeza la acompañarán a los eventos.

El estado de salud de Isabel generó preocupación en la sociedad e indignación, por la falta de información oficial sobre el tema.

Según trascendió, el secretario privado de la reina, Edward Young, está bajo presión para reducir sus actividades a solo eventos clave como su jubileo de platino, en junio próximo, cuando celebre sus 70 años en el trono británico.

Asimismo, se informó que otros miembros de la familia real la acompañarán en los actos para que, en caso de que la monarca se vea imposibilitada de asistir, la actividad no se cancele por completo. Así lo informó el Telegraph en una nota replicada por The Mirror.

El próximo evento importante al que debe asistir Isabel es la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, que se llevará adelante el 1º de noviembre en la ciudad escocesa de Glasgow. La monarca tiene previsto participar junto a su hijo Carlos y su nieto William. Sin embargo, se cree que recién esta semana la reina decidirá si asistirá o no.

“Tienen que encontrar algún tipo de equilibrio”, consideró Sally Bedell Smith, biógrafa de la reina. “Espero que hayan aprendido del ritmo bastante duro que mantuvo durante el transcurso de un mes que tal vez sea demasiado”. Por el momento, Isabel redujo algunas de sus tareas, incluidos los viajes de larga distancia en 2013, mientras que otros miembros de la realeza se involucran con más frecuencia en trabajos como la entrega de títulos de caballero.

“Tendrá que hacer todos los grandes eventos, pero las actividades más pequeñas puede se las puede pasar a alguien más“, completó la experta.

La internación y la falta de información

El miércoles pasado, la Casa Real anunció que la monarca había “aceptado a regañadientes el consejo médico de guardar reposo durante los próximos días”, cancelando un viaje a Irlanda del Norte en el centenario de la creación de esa región británica.

Sin embargo, luego de que el diario The Sun filtrara qué había sucedido en verdad, el palacio real emitió un comunicado el jueves por la noche anunciando que Isabel había ingresado en un hospital el miércoles para realizarse exámenes médicos y que al día siguiente, jueves, regresó al castillo de Windsor, al oeste de Londres.

Los asistentes no dieron detalles sobre lo que había provocado la atención médica. Se limitaron a decir que “siguiendo el consejo médico de descansar unos días, la reina acudió al hospital el miércoles por la tarde para realizar algunas investigaciones preliminares, regresó al castillo de Windsor a la hora del almuerzo y permanece de buen humor”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados