Con los hijos

Volver a dormir: Tips para sobrevivir a las fiestas sin afectar el sueño de tu hijo

Luciana Jinchuk, nuestra columnista sobre sueño, nos trae consejos para que las fiestas no se conviertan en una pesadilla.

sueño en las fiestas
foto: Pexels

Se acercan las fiestas y llega el gran tema del año, cómo hacemos para cumplir con todas las actividades sin afectar la calidad de sueño de nuestros hijos.

¿Qué hago con el sueño de mi bebé/hijo durante las fiestas? Esta pregunta es la que más se repite en las consultas, porque es una gran preocupación para los padres. Este año es muy particular ya que las fiestas van a ser un tanto diferentes a lo que acostumbramos que sean (menos cantidad de gente, menos estímulos, sin gente nueva, menos ruido) y esto tiene su lado positivo ya que al ser más íntimas podemos afectar en menor medida la rutina y el sueño de nuestros hijos.

Igualmente, te voy a pasar un listado de puntos importantes para que sobrevivir a las fiestas no sea un problema para el sueño de tu hijo:

-Si tenés un bebé bien chiquito, que aún no entiende de qué se tratan las fiestas, si no va a participar activamente de la actividad (no hay más niños/ se irrita mucho después de determinada hora) tratá de evitar el mal rato para él y para ti. Llévalo a dormir a su hora habitual si están en tu casa en su cama y ¡sino dónde puedas! En el cochecito, en una cunita que te presten o una cama (¡ojo con la seguridad!). Trata de llevar su pijama, muñeco de apego, ruido blanco y el baby call para quedarte tranquila que siempre lo vas a escuchar si se despierta. Entiendo que la contra de este punto es la ansiedad de los adultos del entorno que muchos no podrán no entender por qué no lo “aguantás” hasta las 12 para darle el regalo, pero realmente el bebé no entiende de qué se trata la fiesta, no diferencia las horas y el costo que vas a pagar por hacer que ese bebé esté más rato del habitual despierto, creeme que va a ser muy caro.

-Si tu hijo es más grande y realmente disfruta de la cena de Nochebuena asegúrate de que ese día duerma siesta, ¡y que sea muy buena! Si es necesario agrégale una a eso de las 6 pm para que llegue mejor a la noche, eso sí, no lo confundas con las rutinas de la noche porque no se va a querer despertar para salir y va a estar de pésimo humor. Al día siguiente seguramente se va a despertar a la misma hora de todos los días, así que al día siguiente trata que sus siestas también sean muy buenas y pueda recuperar las horas que le faltaron dormir.

-Acordate de la regla que siempre te digo, la del 80/20: si el 80% de los días podes respetar sus rutinas y horarios el 20% restante vas a poder salir sin perjudicar sus hábitos. Y estas son excepciones “lindas”, quitemos la presión de si duerme o no duerme, si cumplimos la rutina tal cual o no, por un par de días que no hagamos la rutina tal cual no va a pasar nada.

Y como siempre digo, todos los niños son diferentes, puede ser que a algunos les afecte mucho más que a otros, como adultos ayudemos a nuestros niños dándoles opciones. Les deseo que tengan felices fiestas y pasen hermoso con su familia, con su hijos, disfruten de las cosas lindas que tenemos y que el sueño no sea un problema.

COnocé a nuestra columnista
Luciana Jinchuk
Luciana Jinchuk
Consultora de Sueño Infantil por el Family Sleep Institute. Mamá de Eva y Felix.
A través de su emprendimiento, Volver a Dormir, ha trabajado con más de mil familias en Latinoamérica.

Podés seguirla en Instagram y ver sus novedades en la página web de Volver a dormir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error