Con los hijos

Volver a dormir: Círculo vicioso del sueño diurno y el sueño nocturno

Luciana Jinchuk nos da consejos para transformar este círculo vicioso en uno virtuoso; en el que cuánto mejor duermen de día mejor duermen de noche.

bebé durmiendo
Foto: Pixabay

Ya varias veces les hablé del famoso dicho de nuestras abuelas “el sueño llama al sueño” y “cuánto mejor duerma de día mejor va a dormir de noche”. Pero como el público se renueva acá va otra vez dicho de otra manera.

¿Te pasó alguna vez que las siestas se complicaran un día y que esa noche el sueño nocturno fuera especialmente complicado? Esto es completamente normal. Te explico: los bebés y niños pequeños dependen de sus siestas para recargar energías y para descansar su cuerpo y su cerebro. 

Cuando no duermen lo suficiente durante el día terminan acumulando cansancio, y, depende de cuánto lleven acumulado, puede hacer que lleguen a la noche con el cortisol muy elevado y eso hace que les cueste más relajarse y poder dormir mejor. Entonces llega la mañana y ¿qué pasa? Pasa que en lugar de arrancar el día descansados lo arrancan mal dormidos, y eso hace que las siestas ¡cuesten más!

Vamos a ver entonces cómo podemos revertir ese círculo vicioso y transformarlo en un círculo virtuoso; en el que cuánto mejor duermen de día mejor duermen de noche y así.

En primer lugar quiero que empieces a anotar cada vez que duerme: en qué horario y por cuánto tiempo y que todos los días lleves la cuenta de cuántas horas totales duerme para asegurarte que están logrando llegar por lo menos al mínimo que necesitan según su edad.

En segundo lugar vamos a arrancar desde la mañana. La hora de despertar es clave para planificar el resto del día. Si tu bebé tiene más de una siesta todavía guíate por las ventanas de sueño (más info sobre esto en mi Instagram) y siempre usá la ventana más corta para llevarlo a dormir.

Ponete como objetivo, siempre y cuando tu bebé tenga más de 5 meses (si tiene menos las siestas pueden durar entre 20 minutos y dos horas) que la siesta dure por lo menos 45/50 minutos aunque sea en brazos o paseando o como sea. El objetivo es ayudarlo a estar lo más descansado posible y acordate que para lograr eso tenemos que lograr que duerma ¡como sea! No dejes pasar mucho tiempo entre sueño y sueño para que llegue a la noche con poco o nada de sobrecansancio.

Si lográs acomodar su día poco a poco y trabajas sobre su noche asegurándote que se acueste temprano y que no pierda mucho sueño (muchos despertares difíciles de resolver) ¡vas a ver como revierten ese círculo vicioso que los va a llevar a tener buenas siestas y buenas noches!

conocé a nuestra columnista
Luciana Jinchuk
Luciana Jinchuk
Consultora de Sueño Infantil por el Family Sleep Institute. Mamá de Eva y Felix.
A través de su emprendimiento, Volver a Dormir, ha trabajado con más de mil familias en Latinoamérica.

Podés seguirla en Instagram y ver sus novedades en la página web de Volver a dormir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados