EDUCACION

La ayuda en línea de Mamá Estimula

Claudia Guimaré, la uruguaya que lidera una comunidad con más de 150.000 madres se suma a Eme como columnista, conocé todo lo que puede auxiliarte en la crianza de tus hijos

eme
Claudia Guimaré y Mila, su hija.

Fue madre y la llegada de Mila, su hija, la motivó a leer más sobre crianza y educación. Así la socióloga y especialista en marketing y comunicación Claudia Guimaré conoció el Método Montessori, se enamoró de la propuesta y comenzó a compartir sus hallazgos. Hoy, la mujer que creó el Pilsen Rock y el Mes del amigo, lidera Mamá Estimula, una comunidad con 150.000 miembros en Facebook. “Todos tenemos la misma problemática, aún cuando queremos ser mejores padres estamos perdidos por el caudal de cosas que hay, no encontraba un lugar que me ayudara en edades, desarrollo, necesidades y eso encaré”, explica.

“No soy una mamá bricollage, empecé a estudiar para entender la lógica de distintos métodos de enseñanza. Cuanto más me informaba, más veía con espanto qué poco sabemos sobre educación, estimulación o psicología infantil”, dice quien se enamoró del Método Montessori y se formó como Asistente Montessori para desarrollar materiales su en casa.

Se sumó a un grupo en España que aplicaba la metodología, ahí una madre preguntó si alguien tenía materiales para compartir sobre animales con imágenes reales. Guimaré le envío el pdf del libro le había hecho a Mila.

Al día siguiente tenía más de 400 mensajes en Facebook, entre ellos la sugerencia de que abriera un nuevo grupo porque todos hablaban de su librito. “Lo hice y creí que quedaría ahí, pero al otro día eran 1.000 y así siguió creciendo”, recuerda.

Empezó a compartir todo lo que tenía hecho; tarjetas de lenguaje, abecedarios, loterías, bingos, puzzles, manualidades. Le pedían que hiciera materiales para estimular esto o aquello o le preguntaban cómo había trabajado tal o cual tema. “Ahí empezó la aventura”, revela quien defiende el método Montessori por su respeto hacia el niño, su propuesta de seguir sus ritmos e intereses para fomentar el aprendizaje, ayudándolo a que descubra el mundo cuando le atraiga y esté preparado, y “no que los llenemos de contenidos para presumir que contó hasta diez antes del año”.

Para quienes

La idea de Mamá estimula es ser una ayuda real, inmediata y tangible para madres y padres que precisan una idea, un consejo o material para trabajar en casa con sus hijos, ya sea un área de desarrollo en general como el lenguaje o la motricidad fina o el manejo de emociones o bien para un tema particular como el ciclo del agua.

“Cada día somos más quienes queremos recuperar ese terreno de la educación en casa y no sabemos por dónde empezar y nos damos cuenta de que necesitamos aprender a hacerlo para ser mejores en eso, o para no replicar modelos de crianza que absorbimos como naturales pero que hoy nos rechinan y no queremos repetir”, remarca.

“Las madres de hoy tenemos una presión constante por informarnos y hacer lo correcto según las teorías en boga. Y nos transformamos en ávidas lectoras para intentar hacer lo mejor por nuestros hijos. Leemos sobre colecho, estimulación temprana, movimiento libre, crianza con apego, lactancia prolongada y todas las teorías que día a día aconsejan qué hacer y qué no, pero vemos con pavor cómo las 24 horas del día no nos alcanzan ni para leer la portada del último libro que compramos”, apunta.

“Al final miramos videos de recetas de cocina magníficas que nunca haremos, libros de crianza que no leeremos, cuentos infantiles recomendados que no encontramos o que cuestan una fortuna”, agrega y remarca: “La intención de Mamá estimula no es ser un blog de crianza de los que generan más culpa (por todo lo que te muestran que nunca llegarás a hacer), sino una ayuda real”.

En esta comunidad puede consultarse sobre cómo abordar un tema de educación y recibir consejos e información seria, también ideas y hasta material pronto para descargar y solucionar el asunto en minutos.

“El otro día una mamá consultó sobre cómo trabajar el ciclo de vida de la mariposa y al instante tenía decenas de ideas y archivos para imprimir. O alguien pregunta cómo hablarle a los niños de la muerte y tenemos artículos especializados con consejos para adultos o recomendaciones de cuentos infantiles específicos. El grupo es una ayuda real; entre todas podemos hacer mucho más y mejor y, de paso, ahorramos tiempo y dinero”, remarca.

Además de responder consultas, Mamá estimula cuenta con información de educadores, pedagogos y expertos guardados con hashtags, que funcionan como una biblioteca viva. “Cuando tenés tanto al alcance de la mano es mucho más fácil. Porque cualquier tema disparador encuentra decenas de posibilidades a un click de distancia para transformarse en una experiencia educativa divertida y enriquecedora”, subraya.

Lo más requerido

Sobresalen tres grandes tipos de consultas: materiales para trabajar en casa; asesoramiento respecto a temas puntuales (el abandono del pañal, manejo del duelo, “berrinches”, límites o información sobre crianza respetuosa) y hay muchas consultas puntuales sobre etapas de desarrollo de los niños lo que genera gran estrés en los padres.

En Mamá estimula, el énfasis está puesto en respetar los tiempos de los niños. “Enseñarles algo que no les interesa no tiene sentido. Incentivarlo a mirar una mariposa cuando trata de entender cómo hace una hormiga para cargar una hoja sobre su cuerpo, tampoco. Es mucho mejor aprovechar los momentos en que el niño muestra curiosidad por algo y enfocarnos en enriquecerle esa experiencia”, concluye Guimaré quien a partir de la semana próxima se integra al staff de columnistas de Eme.

equipo internacional

Materiales de acá y de allá listos para usarse

El equipo de Mamá estimula es liderado por Claudia Guimaré desde Argentina. Además colaboran con la iniciativa seis mujeres: Elena Boyero Marín, maestra de educación especial (España), Evelin Cruz, experta en Relaciones Internacionales (Alemania), Carla Boggiato y Paty Forero, esteticistas y entrepreneurs (Argentina y Colombia), Saraí Hernández, arquitecta (México), Maca García, enfermera (desde la Patagonia argentina). “Sin ellas esto sería imposible. A pesar de las diferencias horarias, charlamos casi a diario, intercambiamos opiniones, pensamos cómo organizar la información y trabajar el grupo a diario para mejorarlo, para ser una ayuda tangible para las madres”, puntualiza Guimaré que entre manos lidera y organiza materiales que están listos para emplearse en casa con los niños.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados