Publicidad

astros

Carta astral: estos son los datos que se necesitan para hacerla y lo que dirá de tu vida

Esta herramienta permite conocer la forma de ser y la personalidad de una persona según la posición que tenían distintos elementos en el cielo en el momento de su nacimiento

Compartir esta noticia
carta astral, signos

La Nación (GDA)
La carta astral muestra la posición exacta de las constelaciones en el cielo al momento de nacer, variables que según dónde están situadas tienen un efecto específico sobre la personalidad y vida de un individuo.

Por ejemplo, los planetas determinan ciertas energías o formas de actuar, mientras que las casas astrales inciden sobre diferentes ámbitos de la vida, como el amor, lo profesional, la identidad personal, el trabajo, la economía, la comunicación, entre otros.

Por ello, analizar la carta astral de alguien no solo puede ser de gran utilidad para comprender su forma de sentir, actuar y expresarse, sino que también puede ayudar a establecer propósitos o desafíos.

¿Cómo calcular la carta astral?

Para obtener este mapa de análisis astrológico, será necesario contar con los siguientes datos:

  • Fecha exacta de nacimiento: esto debe incluir el día, mes, año, hora y minutos.
  • Lugar de nacimiento: la latitud y hemisferio en que nace la persona establecerá cuestiones como la posición de la luna y de otros elementos.

¿Cómo calcular la carta astral sin la hora de nacimiento?

Si una persona no cuenta con este dato para calcular su carta natal, realizar una consulta personalizada con un astrólogo, quien conducirá a la técnica conocida como rectificación.

Este método consiste en enlistar los sucesos más importantes de la vida del individuo, con el mayor detalle posible. A través de las cualidades de estos eventos, se podrá calcular el horario de nacimiento, lo que permitirá conocer -a su vez- el resto de la información necesaria.

Otros expertos prefieren definir primero el ascendente, que comprende la apariencia física de la persona y sus cualidades más predominantes.

¿Cómo se compone una carta astral?

La carta natal se divide en una rueda de doce casas, las cuales representan diferentes áreas de la vida. El horario de nacimiento de una persona establece la posición de los planetas en cada una de estas y, por ende, la energía particular que aportará:

El Sol: representa al signo principal de un individuo y reúne las características generales más relevantes de éste. Expresa la conciencia y la personalidad y, por lo tanto, revela la verdadera forma de ser de una persona.

La Luna: determina la manera de sentir y expresar las emociones. También tiene una gran influencia sobre la intuición y el carácter maternal.

El ascendente: es la forma en la que un individuo se muestra y es percibido por los demás. Determina cualidades físicas y de expresión, es decir, la imagen que tienen otros de uno.

Venus: representa a las relaciones y el amor. Establece la forma de manejar el romance, el deseo y los vínculos sentimentales.

Marte: se lo reconoce como el planeta de la energía y la fuerza de voluntad, por lo que influye en la capacidad de realizar cosas. También suele estar relacionado con la sexualidad.

Mercurio: se lo considera el planeta de la comunicación y es el que define la forma de expresar los pensamientos.

Júpiter: influye positivamente en las oportunidades y el desarrollo personal porque es favorable para el crecimiento y el aprendizaje.

Saturno: establece el respeto por las normas y el orden. Marca el sentido de responsabilidad que siente un individuo.

Urano: simboliza la independencia y el pensamiento crítico. Considera la disrupción como parte fundamental de la vida para alcanzar una identidad propia.

Neptuno: refiere a la intuición y el imaginario. Conecta al individuo con su costado espiritual y fantasioso.

Plutón: representa la capacidad de transmutación a través del fin de ciclos y las nuevas oportunidades.

Cada uno de estos planetas se situará, entonces, en una casa astrológica y determinará así la manera de actuar en los siguientes ámbitos de la vida:

  • Casa 1: es la casa principal. Establece la identidad de las personas y la forma de ver el mundo y relacionarse con él.
  • Casa 2: simboliza la vida material y la capacidad de alcanzar el éxito económico.
  • Casa 3: representa la comunicación y las relaciones con los demás, especialmente en vínculos entre amigos, hermanos y compañeros.
  • Casa 4: deriva a la familia y la infancia de una persona, y establece las necesidades y parámetros de un individuo para crear un hogar.
  • Casa 5: es el área creativa de una persona y su capacidad de ser espontáneo. Incluye la imaginación y la impulsividad.
  • Casa 6: se la relaciona con la vida profesional y académica de un individuo, ya que marca el orden en su rutina y sus obligaciones.
  • Casa 7: simboliza el lugar en el que una persona se sitúa en la sociedad y su forma de desenvolverse en ella.
  • Casa 8: representa la intimidad de las personas y su facilidad a la hora de vincularse de manera significativa con sus intereses románticos.
  • Casa 9: influye en la forma de ver la vida y la filosofía. Puede incluir la religión e ideologías que definen la manera de ver la realidad.
  • Casa 10: conduce a la vida profesional, la ambición y la necesidad de triunfar en el trabajo.
  • Casa 11: son las relaciones amistosas que establece una persona. Marca sus preferencias y necesidades a la hora de rodearse de seres queridos.
  • Casa 12: influye en la espiritualidad de un individuo y el contacto con el mundo psíquico y su imaginación.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

GDAAstroshoróscopo

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad