Mujeres

Festejó 100 años, lo celebró con dos hermanas mayores y contó el secreto de su longevidad

Las tres mujeres son vecinas, viven en ciudad de Atwood, al noroeste de Kansas. Ellas gozan de buena salud y se conocen en la zona como "Las tres mosqueteras".

longevas

El pasado 11 de noviembre, Frances Kompus celebró sus 100 años junto a sus hermanas mayores: Julia Kopriva (104) y Lucy Pochop (102). Junto a ellas, unas 50 personas celebraron la ocasión en la iglesia católica del Sagrado Corazón en la ciudad de Atwood, al noroeste de Kansas. Se trata del mismo templo donde fueron bautizadas y confirmadas y donde también, a lo largo de los años, cada una se casó. “Me encantó. Fue una buena fiesta”, dijo Frances en una entrevista con el USA Today.

Sus abuelos emigraron de Checoslovaquia a Estados Unidos y se convirtieron en agricultores. Como no tenían hermanos varones, las tres niñas trabajaban en la granja con sus padres. Frances recuerda que manejaba el tractor medio día a la vez y que tenía gansos y gallos a los que trataba como mascotas domésticas.

Además, recuerda que en la granja de sus padres siempre había buena comida casera y que, hasta incluso en épocas de escasez como la Gran Depresión, su madre cocinaba y servía pollo. De acuerdo con ella, comer bien es una de las razones que explica su larga vida. En diciembre de 2019, la mujer se mudó a la casa de la Sociedad del Buen Samaritano en Atwood y está feliz de que allí también sirvan buena comida.

Entre otras claves para la longevidad además de la buena alimentación, Kompus señaló que “ayuda ser sociable, caminar mucho y siempre seguir adelante”.

Hermanas

Rosalie Ross, editora del periódico Rawlins County Square Deal en Atwood, supo entrevistar y escribir sobre cada una de las hermanas a medida que han alcanzado hitos a lo largo de los años. Ross comentó que Kompus le dijo: “Bueno, nunca comimos lujosamente, pero sí buena comida”.

“Eran esposas de granjeros y mujeres trabajadoras... Criaron buenos niños, algunos de ellos todavía se dedican a la agricultura aquí”, dijo Ross en una entrevista con el USA Today. “Por supuesto, lo interesante es que las tres tienen 100 años y todas gozan de una salud relativamente buena”.

Uno de los cambios más grandes de su vida se produjo con la Ley de Electrificación Rural de 1936 que, finalmente, trajo electricidad a sus hogares. “Entonces, a partir de ahí, pudieron tener heladeras y pequeños electrodomésticos, luces de jardín e iluminación para poder leer de noche”, contó Ross.

A pesar de que las hermanas siempre han sido cercanas, “el tiempo que pasaron juntas creció a medida que cada una se convirtió en viuda y se fueron mudando a departamentos vecinos en Atwood”, señaló la hija de Kompus, Fran Allacher, que vive en Nebraska. Las tres tuvieron hijos y son abuelas y, en el caso de Kompus y Kopriva también son bisabuelas.

“Hubo mucho baile en nuestra juventud”, recordó Kompus. Y así era: a las hermanas les encantaba asistir a los bailes de polka mientras crecían en la comunidad checa local y hasta hace poco se reunían para ver el programa Mollie B Polka Party en RFD-TV los fines de semana.

“Cuando ya eran madres, se llamaban dos o tres veces al día”, contó la hija de Lucy, Valyne Pochop, que vive en Missouri. “Siempre tuvimos celebraciones de vacaciones familiares con las tías, tíos y primos y, por supuesto, el abuelo y la abuela cuando estaban vivos. Siempre han sido muy unidas”, señaló. De hecho, eran tan cercanas que en el pueblo se las conocía como “las tres mosqueteras”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error