Publicidad

Vehículos eléctricos podrían igualar en precio a los de gasolina este año en EE.UU.

El aumento de la competencia, los incentivos gubernamentales y la caída de los valores del litio y otros materiales, presionan valores a la baja

Compartir esta noticia
Autos electrico

Por Jack Ewing
The New York Times

Con más rapidez de lo que parecía posible hace unos meses, los precios de los vehículos eléctricos se están acercando a un punto en el que pronto podrían equipararse a los de los autos a nafta.

El aumento de la competencia, los incentivos gubernamentales y la caída de los precios del litio y otros materiales de las baterías están haciendo que los vehículos eléctricos sean notablemente más asequibles.

El punto de inflexión en el que los vehículos eléctricos sean tan baratos o más que los autos con motor de combustión interna podría llegar este año para algunos modelos del mercado de masas y ya es el caso de algunos vehículos de lujo.

Es probable que los precios sigan bajando a medida que Tesla, General Motors, Ford Motor y sus proveedores de baterías amplíen sus fábricas, aprovechando el ahorro de costos que supone la producción en masa. Los nuevos vehículos eléctricos de empresas como Volkswagen, Nissan y Hyundai aumentarán la presión competitiva.

Como todos los vehículos eléctricos, el auto necesitará menos mantenimiento y la electricidad que lo alimenta costará menos que la nafta que utiliza su equivalente con motor de combustión.

La versión con batería del crossover Equinox de GM, por ejemplo, costará a partir de US$ 30.000 cuando llegue este otoño, según ha anunciado el fabricante. Es decir, US$ 3.400 más que el Equinox de gasolina más barato. Pero teniendo en cuenta los incentivos del gobierno, el Equinox eléctrico debería ser más barato. Como todos los vehículos eléctricos, el auto necesitará menos mantenimiento y la electricidad que lo alimenta costará menos que la nafta que utiliza su equivalente con motor de combustión.

Hace sólo unos meses, los compradores de vehículos eléctricos se enfrentaban a largas listas de espera y los concesionarios subían los precios en miles de dólares. A veces, los vehículos eléctricos usados se vendían más caros que los nuevos, porque los compradores estaban dispuestos a pagar más para conseguir uno de inmediato. A finales de 2022, el precio medio de un vehículo eléctrico era de US$ 61.488, frente a los US$ 49.507 de todos los turismos y camiones, según Kelley Blue Book.

Todavía hay listas de espera para algunos modelos como la camioneta Ford F-150 Lightning, pero cada vez es más fácil y barato encontrar y comprar modelos eléctricos nuevos y usados.

Tesla
Tesla
SCOTT OLSON/AFP

La primera grieta importante en la tendencia al alza de los precios se produjo en enero, cuando Tesla redujo en miles de dólares los precios del Model 3 y el Model Y, los dos autos eléctricos más vendidos. Con un precio inicial de US$ 43.500 antes de los incentivos del Gobierno, un Model 3 cuesta ahora US$ 300 menos que el BMW Serie 3 menos caro. El Model Y, con US$ 55.000 antes de créditos fiscales, vale casi lo mismo que un Lexus RX comparable.

Ford también ha rebajado el precio de su Mustang Mach-E, el vehículo eléctrico más vendido en EE.UU. después de los Tesla. Incluso Lucid Motors, un fabricante de sedanes eléctricos caros que no pueden acogerse a los créditos fiscales, está sintiendo la presión de recortar los precios y esta semana empezó a ofrecer descuentos de US$ 7.500 en automóviles que empiezan en US$ 107.400.

Tesla «se ha dado cuenta de que la competencia es cada vez mayor, y parte de la competencia es bastante buena», dijo Brian Moody, editor ejecutivo de Kelley Blue Book. Y añadió: «Si el vendedor número 1 de un determinado tipo de coche reduce sus precios, eso va a tener un impacto en la media».

La reducción de precios se ha visto impulsada en gran medida por la Ley de Reducción de la Inflación, aprobada por los demócratas del Congreso el año pasado, que concede créditos fiscales de hasta US$ 7.500 a compradores de autos eléctricos. Para poder beneficiarse, los sedanes con batería o híbridos enchufables tienen que venderse por menos de US$ 55.000, mientras que las camionetas y los vehículos utilitarios deportivos sólo pueden beneficiarse si el precio de venta al público es inferior a US$ 80.000. Al reducir los precios, Ford y Tesla aumentaron el número de modelos que podrían beneficiarse de créditos fiscales.

Cargador de auto eléctrico
Cargador de auto eléctrico.
Foto: DaimlerAG

Los fabricantes «están trabajando para seguir atrayendo a los compradores haciendo que estos vehículos sean elegibles para los créditos fiscales», dijo Jenni Newman, editor en jefe de Cars.com, un sitio de ventas de automóviles en línea.

Potencialmente más significativas son las subvenciones pagadas a las empresas que fabrican baterías en EE.UU., parte de una iniciativa de la administración Biden para establecer una cadena de suministro nacional y reducir la dependencia de China.

Las subvenciones, que también formaban parte de la Ley de Reducción de la Inflación, podrían reducir hasta en US$ 9.000 el costo de fabricación de los vehículos eléctricos. Según el Consejo Internacional de Transporte Limpio, un grupo de investigación y defensa, esta reducción y los créditos fiscales para los compradores de autos eléctricos podrían permitir que los vehículos impulsados por baterías alcanzaran la paridad de precios con los coches a nafta este mismo año. Es decir, entre tres y cinco años antes de lo que ocurriría sin incentivos.

Las subvenciones en EE.UU., que también formaban parte de la Ley de Reducción de la Inflación, podrían reducir hasta en US$ 9.000 el costo de fabricación de los vehículos eléctricos.

La caída de los precios de materiales como el litio y el cobalto también ha ayudado. El precio del litio utilizado en las baterías cayó 20% desde su máximo de noviembre, aunque el metal sigue costando más del doble que a finales de 2021. El cobalto ha caído más de la mitad desde mayo, en parte porque los fabricantes de automóviles están vendiendo algunos modelos que no lo requieren, reduciendo la demanda.

Nuevas minas de litio están empezando a producir mineral, lo que podría mantener los precios a raya. Sigma Lithium empezará a enviar materia prima desde un yacimiento de Brasil a LG Energy Solution, su principal cliente, ya en abril, según declaró en una entrevista Ana Cabral Gardner, consejera delegada de Sigma Lithium. La planta será la primera nueva fuente de litio de América Latina en varios años.

Por supuesto, estas ventajas podrían desvanecerse debido a nuevos problemas en la cadena de suministro. La oferta de litio es escasa y los precios podrían volver a dispararse. A partir de marzo, la nueva normativa que regula los créditos fiscales de US$ 7.500 exigirá que las baterías de los autos eléctricos se fabriquen en EE.UU., Canadá o México con materias primas procedentes de Norteamérica o de otro aliado comercial de EE.UU.

Precios de litio y cobalto cayeron

El precio del litio utilizado en las baterías cayó 20% desde su máximo de noviembre, aunque el metal sigue costando más del doble que a finales de 2021. El cobalto ha caído más de la mitad desde mayo.

Ahora mismo, los créditos fiscales de la Ley de Reducción de la Inflación están disponibles para los vehículos ensamblados en Norteamérica, lo que protege parcialmente a los fabricantes de automóviles estadounidenses de competidores como Hyundai. El Ioniq 5 de la empresa se ha vendido bien, pero se importa de Corea del Sur. Hyundai está construyendo una fábrica en Georgia que empezará a ensamblar vehículos eléctricos en 2025.

Además, el Departamento del Tesoro, responsable de aplicar la Ley de Reducción de la Inflación, cedió este mes a las presiones de la industria automovilística y clasificó varios populares crossovers como SUV en lugar de sedanes.

Eso permite que vehículos como el Mustang Mach-E y todas las versiones del Modelo Y puedan optar a créditos fiscales si se venden por US$ 80.000 o menos. Antes de ese cambio, el Mustang y las versiones más ligeras del Model Y se clasificaban como berlinas, sujetas a un límite de US$ 55.000.

Menor costo en fabricación

La fuerza más poderosa para bajar los precios no son los mercados de materias primas ni Washington. A medida que se disparan las ventas de vehículos eléctricos -66% en EE.UU. el año pasado, hasta 810.000, según Kelley Blue Book-, los fabricantes de automóviles mejoran su fabricación.
Ford ha reducido el peso del Mach-E en 18 kilos, aumentando la autonomía y reduciendo el costo, al eliminar parte del cableado, según dijo Jim Farley, director ejecutivo de la empresa, a los inversores este mes.
GM y LG Energy Solution empezaron a producir baterías en una nueva planta de Ohio el año pasado a través de una empresa conjunta, Ultium Cells. Se espera que una segunda planta de Ultium, en Tennessee, empiece a producir este año, y una tercera está prevista en Michigan. Los directivos de la industria automovilística afirman que diseñar y fabricar nuevos modelos eléctricos es más fácil y barato que los de gasolina.
Las celdas de batería de Ultium, por ejemplo, forman parte de un conjunto de componentes que pueden mezclarse y combinarse en muchos tipos de vehículos. Los fabricantes de automóviles llevan mucho tiempo utilizando las mismas plataformas en varios modelos, pero la estrategia funciona aún mejor con los vehículos eléctricos porque tienen muchas menos piezas que los de combustión interna.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

autos eléctricostesla

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad