Entrevista

SoyDelivery, el emprendimiento de un inquieto que busca conquistar la última milla en Uruguay y el mundo

Rodrigo Bisensang, cofundador y CEO de la empresa de envíos, asegura que la clave del éxito de su negocio está en su tecnología, pero sobre todo, en la red de conductores que la utilizan

Rodrigo Bisensang, cofundador y CEO de SoyDelivery

Rodrigo Bisensang llegó de San José a Montevideo a sus 18 años. Su objetivo: estudiar una carrera universitaria. Comenzó con Contador en la Facultad de Economía, a los tres años cambió e inició la carrera de Licenciado en Economía. También la dejó en el tercer años. ¿Su nuevo plan? Un emprendimiento: SoyDelivery.

Bisensan tiene hoy 32 años y se reconoce como una persona que no puede "estar quieta" sino "creando constantemente". De hecho, su estudio universitario no es lo único que pospuso por su emprendimiento. También dejó atrás la "comodidad "de su puesto en la multinacional DHL donde asegura que  "tenía buenos indicadores" pero que necesitaba "encontrar algo que me moviera".

A cuatro años del lanzamiento de la plataforma de envíos de última milla, la empresa se consolidó en el mercado con unos 3.000 envíos diarios y un porcentaje de entregas en el primer intento que llega al 92%.

Gran parte del secreto del éxito del negocio, Bisensang se lo atribuye a su tecnología , pero sobre todo a la red de conductores, un combo que le permite hacer "logística sin paredes".

No planea aún incursionar en envíos con drones y robots, pero espera expandir su negocio de servicio con software al exterior. Está en pareja y su hobby es el jiu jitsu.

Rodrigo Bisensang, cofundador y CEO de SoyDelivery
Bisensang. Cofundadó la empresa en 2016, y no fue hasta 2019 que el negocio llegó a su punto de equilibrio. (Foto: Francisco Flores)

Emprendió en 2016 SoyDelivery y dejó su lugar en DHL, una multinacional donde estaba creciendo, ¿qué lo llevó a tomar esa decisión?
No puedo estar quieto, necesito crear constantemente, estar en movimiento. Me iba bien en mi puesto de trabajo en DHL, con mis equipos tenía buenos indicadores, pero necesitaba encontrar algo que me moviera. Entré a la empresa con 21 años y ahí fue mi primera experiencia como emprendedor. Por iniciativa que tuvimos con algunos compañeros de la compañía creamos una aplicación para los estudiantes que hacen los viajes de Ciencias Económicas y Arquitectura para que puedan enviar lo que compran en sus viajes en paquetes de a 20 kilos a una tarifa plana y en forma exprés sin generar impuestos en Aduana. Aprovechamos la red de la empresas en todo el mundo de DHL y aún sigue activo; es una unidad de negocios más de la compañía. El tema es que luego de ejecutarlo pasó a ser un proyecto de la empresa, yo no estaba en el día a día y no estaba creando cosas nuevas. En ese año (2016) estaba el «boom» de las aplicaciones y pensando en hacer algo comencé a trabajar en un proyecto para eventos junto con un compañero de DHL (Gastón Díaz, cofundador). Pero un día de julio de 2016, con él fuimos a comprar unas empanadas y mientras esperábamos llegó alguien a buscar unas para otra persona. Las pagó y se fue. Vimos que no había ningún delivery en el lugar y nos dijimos: tenemos que hacer algo para cuando los restaurantes se quedan sobrepasados en su demanda. Esa fue la semilla. En DHL ya estaba al frente del desarrollo de un servicio de courier de compras en EE.UU. para Latinoamérica y Centroamérica y dejé la empresa en agosto de 2017 de ese año, porque mi cabeza estaba en SoyDelivery. Invertimos US$ 6.000 (mitad con mis ahorros y mitad de mi socio) para una primera versión que se lanzó en enero de 2017, que mutó hasta lo que somos hoy: una solución para envíos de última milla. Gastón dejó el proyecto a los seis meses.

¿Qué cambió de esa primera versión a la actualidad?
En la primera versión conectábamos la necesidad de alguien de mandar con las personas que se ofrecían para llevarlo, con particularidades como, por ejemplo, que la persona que quería enviar ponía cuánto estaba dispuesta a pagar. Pero le faltaba mucho. Uno de nuestros hitos fue cuando invertimos en nuestros propios vehículos y contratamos personal. Fue en abril de 2017, porque estábamos cerrando con un proyecto de un supermercado online que estaba surgiendo. Pero al mes ese proyecto se cayó y tuvimos que salir con fuerza a buscar clientes para cubrir la inversión. El primero fue Uniform, en julio, porque comenzaron a vender online. Retirábamos la mercadería y la entregamos al otro día. Aplicamos todo lo que sabíamos de DHL en materia de logística express, fuimos creciendo, nos incubamos en ThalesLab (que hasta hoy nos apoya junto a GeneXus), hasta que en 2019 logramos nuestro punto de equilibro.

La empresa posee unos 50 clientes y hace unas 3.000 entregas diarias.

Hoy su negocio también es servicio tecnológico, ¿cuánto pesa cada uno en la empresa?
Nos dimos cuenta que podíamos abrir nuestra tecnología y la forma de hacer las cosas en las que fuimos innovando. Hoy nuestro negocio se basa en dos áreas, por un lado software as a service, o sea vendemos el uso de nuestra plataforma tecnológica, y por otro brindamos las operaciones de envíos a las empresas que lo requieran, incluso en algunos casos hasta nos metemos en la logística interna. Nuestro negocio es corporativo, a empresas para que lleguen a clientes finales. En facturación, el operativo es un 70% del total, aunque en rentabilidad la realidad es distinta. En el servicio tecnológico lo que hacemos es digitalizar el proceso de entrega a domicilio y cobramos por transacción. Nuestro sistema es configurable y se puede adaptar a las necesidades de los clientes, porque fuimos creciendo en estos años sumando soluciones a problemas que encontrábamos en el día a día en la calle.

¿Quiénes son clientes?
En total, tenemos unos 50 clientes activos entre grandes superficies como el grupo Ta-Ta (supermercados, Woow, Multi Ahorro) al que brindamos el servicio operativo y logístico, Tienda Inglesa, farmacias como la cadena FarmaGlobal. A El Túnel y Asociación Española solo brindamos servicio de software. Supermercadismo hoy es un 25% de la facturación, 20% es electrodomésticos, el resto es entre retail que vende online y farmacias. Ahora comenzamos a trabajar con Claro y MercadoLibre con sus envíos flex (en el día); lo hicimos controlando nuestra capacidad de entrega, de a poco, topeando. Comenzamos a trabajar en la segunda quincena de abril con 20 entregas y ya estamos en 500 por día. En general atendemos envíos en el día y entregas en 24 horas básicamente en Montevideo, aunque en ciertos casos llegamos a Ciudad de la Costa y zona Metropolitana (La Paz, Las Piedras). Intentamos ir al Interior, pero no prosperó y no está en nuestros objetivos.

Rodrigo Bisensang, cofundador y CEO de SoyDelivery
Bisensang. Asegura que su plan es poder consolidar un negocio de logística "sin paredes". (Foto: Francisco Flores)

¿Cuántas personas emplean?
En forma directa unas 30, eso incluye unos 20 conductores propios. Además tenemos una red de conductores que trabajan para SoyDelivery que ascienden a unas 120 personas. De lo que no disponemos es de centros logísticos propios, porque nuestro diferencial es la tecnología. O sea, no queremos hacer la logística como se hace desde hace años, sino una «sin paredes». Hoy hacemos unas 3.000 entregas sin centro logístico para no tener límites para crecer, porque cuando tenés edificios crecés según la capacidad y nosotros nacimos para ser globales. Creemos que a través de la tecnología, los procesos y sobre todo el empoderamiento de la gente se genera gran calidad de servicio, entregas en el día sin necesidad de consolidar en un lugar y esto produce clientes fieles. Generamos rutas óptimas y logramos un 92% de entregas exitosas en el primer intento.

¿Cómo se suma un conductor a la red?
Puede ser una empresa de envío o un particular, pero debe tener una empresa (no trabajamos con literal E). O sea los conductores de las aplicaciones no son conductores nuestros tanto por el tipo de vehículo como por el tipo de empresa que tienen. Nosotros buscamos la continuidad, por lo que el contrato es de trabajo como cualquier empresa con una prueba por 15 días. Entre camiones y camionetas la rotación es casi nula, entre motos hay algo, pero en general tenemos baja rotación.

"A través de la tecnología, los procesos y sobre todo el empoderamiento de la gente se genera gran calidad de servicio"

Rodrigo Bisensang, cofundador y CEO de SoyDelivery
Rodrigo Bisensang, cofundador y CEO de SoyDelivery

¿Cuánto creció la empresa y cómo impactó el COVID-19 en el negocio?
Desde el año pasado crecíamos en promedio un 10% mensual, con zafras como el Ciber Lunes a mitad de año. A partir de octubre, los pedidos comienzan a crecer hasta enero. Este año, el coronavirus disparó los movimientos al doble, principalmente por el supermercadismo. Si comparamos abril de este año con el mismo mes del año pasado somos seis veces más grandes. Ahora, si bien bajó algo, el umbral quedó más alto que meses normales; hoy la compra online es más alta, hay un 30% de nuevos compradores.

Están en un negocio donde ya hay jugadores de entrega de última milla, ¿cómo se diferencian del resto?
Nacimos de la tecnología, pasamos a operar, y a partir de operar volvimos a la tecnología para cambiar el concepto de la operativa. Nuestro diferencial es tecnológico, tenemos un equipo que desarrolla e innova constantemente la plataforma. No somos la empresa más grande ni la más barata, pero sí la que da el mejor servicio. Y con las apps de delivery no tenemos en común que se pueda comprar por nuestra plataforma. Nosotros resolvemos la última milla a las empresas.

A inicios 2019 comenzó el camino de internacionalización con la apertura de las franquicias en Paraguay y en Bolivia, ¿cómo están ambos mercados y cuáles son los planes a futuro?
En Paraguay seguimos activos y tenemos la expectativa de que siga creciendo. En Bolivia también, pero no tuvimos una buena experiencia de éxito. A futuro, el plan es seguir expandiendo, pero no con franquicias sino con la tecnología para que las empresas la adopten. Ahora nos estamos preparando para subir a otro nivel porque nos integramos con MercadoLibre y Fenicio y sabemos que eso traerá una aceleración muy importante. El desafío no es solo atender la cantidad de envíos, sino además la privacidad de los datos de la gente, de nuestros conductores. Comenzamos a trabajar con Internet de las Cosas para entender por dónde circulan nuestros vehículos, en qué momento, dónde está el tráfico. Lo que queremos es ser referencia en entregas rápidas en Montevideo de aquí a diciembre.

Rodrigo Bisensang, cofundador y CEO de SOyDelivery
Rodrigo Bisensang, cofundador y CEO de SoyDelivery
"Barato es hacer crecer y fidelizar clientes con tecnología"
En el mundo avanza el uso de drones o robots para entregas, ¿lo tienen en sus planes?

Hace unos seis meses nos reunimos con unos colegas que trabajan con drones para estudiar el tema, pero por el momento no lo planeamos hacer. Tampoco lo de los robots, si bien tenemos colegas en ThalesLab que trabajan con robótica y autos autónomos. Estamos pensando más en cómo mejorar los procesos, la gestión, la tecnología, empoderar a las personas para tener escalabilidad sin límites. Nosotros contribuimos a mejorar el desarrollo del negocio de las empresas poniendo nuestra tecnología que no solo permite ahorro, sino que además un buen servicio de delivery baja las llamadas al call center, evita pérdidas, roturas. Y si querés saber dónde estuvieron tus paquetes lo ves en el momento, tanto los del mes como los de hace tres años. Podés saber dónde están tus clientes y, por ejemplo, si tenés muchas ventas en un barrio donde no tenés presencia abrir un local ahí. El concepto de barato en un servicio como el nuestro no va en cobrar poco, sino en lo que te puedo hacer crecer y fidelizar a tus clientes con tecnología.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados