ENTREVISTA

PedidosYa trabaja para automatizar las entregas

En el año en que la plataforma de delivery cumple su primera década en el mercado, los cofundadores Áriel Burschtin y Álvaro García, revelan su «menú» para crecer 

Álvaro García y Ariel Burschtin
Ariel Burschtin y Álvaro García crearon la plataforma junto a Ruben Sosenke cuando eran estudiantes universitarios. 

El apetito voraz caracteriza la primera década de PedidosYa. Fundada en 2009, la compañía de delivery online surgió en 2007 como un proyecto de carrera de los estudiantes universitarios, Álvaro García, Ariel Burschtin y Ruben Sosenke, que se imaginaron la posibilidad de simplificar la tediosa tarea de cocinar o pedir comida por teléfono.

Diez años después, la idea retornó una empresa gigante: como grupo, su valor supera los US$ 1.000 millones (considerando su valor de margen bruto y mercado); emplea a 2.000 personas, tiene más de 15.000 repartidores y opera con más de 30.000 comercios en la región.

Su apetito se revela además en un «menú» más amplio en propuestas y segmentos, lo que señala las inquietudes de los consumidores, y a la vez recalca la fuerte competencia en este sector, sobre todo tras la aparición de nuevos jugadores internacionales (Glovo, Rappi y Uber Eats). Del plan para escalar PedidosYa, de su visión de «la batalla del delivery», del uso de drones y del «hambre» para emprender, charlaron García y Burschtin con El Empresario.

—¿En qué etapa se encuentra la empresa a 10 años de su inicio?

—Áriel Burschtin (AB): En todas las áreas estamos generando las bases para acelerar y tener altas tasas de crecimiento. En julio crecimos 118% (respecto al mismo mes de 2018) y batimos lo de junio, que ya era sorprendente: 102%. Y los planes para fin de año y 2020 dicen que vamos a estar cerca del 200%. Vemos tanta oportunidad que quisimos acelerar en tecnología, desarrollar mucho más eficiencias e incursionar en nuevos verticales, que es también una tendencia mundial. Hace 10 años que lanzamos, pero hoy está todo aún por hacer. Lo vemos también en la ejecución. Si miramos la cantidad de pedidos que tenemos, uno dice «qué buen trabajo», pero no es nada, quizás es entre un 2% y un 6 % del volumen total. En China hay 1.300 millones de habitantes y entre las dos plataformas (principales de delivery) tienen 1.300 millones de pedidos. Quedamos como locos cuando vimos esto, y dijimos «la primera meta es ir a la misma cantidad de pedidos que población en nuestros países». Eso nos va a dar por varios años un 300% de crecimiento año sobre año. Y allí vamos a ver cuánta oportunidad (hay), vamos a invertir más en marketing y nuevos clientes. En esto último estamos acelerando y es uno de los principales factores de crecimiento. En febrero y marzo, adquirimos nuevos usuarios y hoy doblamos la cantidad de nuevos clientes. Para eso estamos yendo a nuevas ciudades, trabajamos con nuestra propia logística, generando más cultura y facilidad.

—La plataforma se expandió a nuevos verticales fuera de la comida. ¿Qué relevancia tienen?

—AB: Depende del país. Hoy Chile es nuestro mercado más avanzado en esos nuevos verticales. Los nuevos negocios están cerca de un 10% y la comida es un 90%. Igual, estamos haciendo todo para que sea al final un 70% food y un 30% «otros», incluyendo groceries, farmacias y pet food. También lanzaremos (el servicio de) courier para poder enviar cosas de conveniencia.

—¿A dónde están apuntando?

—Álvaro García (AG): El objetivo principal como aplicación es que puedas usarla todos los días, en todo momento. Queremos ser ese ícono que está en el homescreen de todos los celulares, porque podés usar la app todo el tiempo para lo que sea. Un poco el razonamiento es: cómo podemos acercar la mayor cantidad de servicios y oferta sin que tengas que salir de tu casa. En ese sentido, courier es una de las cosas que planeamos lanzar en los próximos meses. Otra cosa que estamos explorando es una billetera (electrónica). Hoy somos una aplicación para consumo, entonces tener una billetera es el paso obvio para pagarle al restaurante, al super, a la farmacia.

Planeamos lanzar un courier y una billetera electrónica"

Álvaro García y Ariel Burschtin
Álvaro García

—Hace 10 años no había jugadores tan fuertes e internacionales en el sector. ¿Cómo se adaptan a este nuevo contexto?

—AB: Es súper positivo. Desde que empezamos tuvimos competidores en todos los mercados, y cada año vamos creciendo y también la intensidad y el tipo de competidor. Los actuales son más serios y tienen más espalda financiera. Y es porque la oportunidad está ahí. Los inversores lo ven, probamos muchos años y al final recién estamos arrancando. Entonces si en Uruguay queremos doblar (mercado) falta todavía el mismo volumen que tenemos, y alguien lo puede capturar. Pero siempre competimos contra el teléfono, el cocinar o ir al super. Hay tanto potencial que vemos al resto de los players como colegas. Nos ayudan a mejorar y acelerar más aún.
—AG: Tener competencia es natural en un mercado que evoluciona. Pasa en cualquier industria. Lo interesante acá es que hablamos de ocho ocasiones de compra mensuales (con la app) pero, si sumás las veces que una persona come por mes, son de 90 a 120. Entonces, hasta nosotros con o sin competencia somos muy chicos aún para la oportunidad que existe. La competencia ayuda a que también se desarrolle más rápido la industria.

Hace 10 años que lanzamos, pero hoy está todo aún por hacer".

Álvaro García y Ariel Burschtin
Ariel Burschtin

—Estas apps son a veces criticadas por la naturaleza del vínculo con los repartidores. ¿Cómo es el trabajo con los gobiernos?

—AG: Estamos cumpliendo con la normativa vigente en cada mercado. Esa es la bajada de línea y lo que está sucediendo.
—AB: En las «zonas grises» tratamos de sincerar lo máximo posible y tratamos siempre de hacer un «más uno»... queremos dormir tranquilos y estar perfectos en todo lo que hacemos. Por eso nuestro equipo legal se reúne con los gobiernos; cada mercado tiene su particularidad.

—Empresas como Domino’s, Amazon y Walmart se han unido con marcas automotrices para experimentar con el delivery con autos autónomos. ¿Qué tan lejos está la región de probar esto?, ¿evalúan esa opción?

—AG: Lo que vemos más cerca es el reparto con drones. Hace unos meses vimos una compañía con la que Delivery Hero (N. de R.: grupo alemán al que pertenece PedidosYa desde 2013) está conversando y que tiene un par de casos de éxito interesantes. Uno es en Australia, donde los drones llevaban el café a la casa del cliente en cinco o 10 minutos. Era curioso y también de las frecuencias más altas de delivery con drones porque (a las personas) les era más fácil despertarse, agarrar el celular de la mesa de luz y pedir el café, que levantarse, bañarse y bajar a hacerlo. Cuando bajaban ya tenían el café en la puerta. Están empezando a ocurrir ese tipo de cosas, pero no sabemos cuándo pasarán en América Latina. En Delivery Hero estamos explorando formas de automatizar o mejorar la parte de entrega a través de tecnología y también la parte de consumo del lado del usuario. Hoy todos hablamos de las apps pero comenzamos como un sitio web, rápidamente nos convertimos en app (hoy más del 90% de nuestras transacciones son mobile) y seguimos explorando lo que se viene: voice-over, chatbots y demás.

Álvaro García y Ariel Burschtin
"No hicimos nada fuera del alcance de cualquier persona en Uruguay", dicen los emprendedores. 

—¿Cómo se mantiene el ADN emprendedor 10 años después y cuando la firma es una multinacional con 2.000 empleados?

—AG: Lo más importante es el equipo. Cuando empezamos el cambio matricial por el que decidimos partir en distintas funciones y mantener servicios regionales, nos pusimos la vara muy alto y nos pasa que nos juntamos con el c-level (nivel gerencial) y la subimos aún más en cuanto al talento humano que queremos sumar. Y de las cosas que más nos importan, más allá del expertise y las habilidades técnicas, es que cumplan con nuestros valores, sobre todo de ejecución rápida, pragmatismo, capacidad de escuchar y actuar. Nunca dejamos de ser receptivos y entender todo el tiempo qué podemos mejorar.

—A nivel emprendedor se habla de PedidosYa como el paradigma que muchos quieren replicar. ¿Se sienten una referencia?

—AG: En América Latina hay muchísimos casos; en Uruguay sí somos uno. Nos encantaría ver más en la región y particularmente en Uruguay.

—¿Qué falta?

—AG: Hay un tema cultural, sobre todo el miedo a fallar. En EE.UU. se celebra el fallo, se toma como un activo de la experiencia, no como un fracaso. Es fundamental entonces tener un cambio de mindset y apostar mucho a la educación en ese sentido. Y definitivamente, hay que tener ganas de emprender, crecer y armar una linda historia. Nosotros conseguimos los recursos poco a poco, nos internacionalizamos y demás, pero fue todo a pulmón. No hicimos nada fuera del alcance de cualquier persona en Uruguay. Es simplemente tener hambre y ejecutar, hacer mucho prueba y error. Para mí es una de las cosas más importantes: saber que vas a fallar, pero tenés que aprender, ser resiliente, levantarte y seguir, y así sin parar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)