BROTE DE OBRAS

Manantiales: un balneario "hippie chic" en pleno auge de construcción

Con foco en un público exclusivo, el balneario se ha vuelto atractivo para el desarrollo inmobiliario. Inversores argentinos impulsan el mercado

The Collette es un proyecto de US$ 40 millones que sustituirá el exhotel Las Dunas.
The Colette es un proyecto de US$ 40 millones que sustituirá el exhotel Las Dunas. (Foto: Ricardo Figueredo)

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Elegir Punta del Este para veranear e inclusive vivir se ha vuelto año tras año una decisión más frecuente, sobre todo si se trata de turistas argentinos.

Sin embargo, a tan solo 13 kilómetros de la península de Punta del Este, el pequeño y antiguo pueblo de pescadores, Manantiales, se posiciona cada vez más como uno de los balnearios más exclusivos y atractivos para los desarrolladores inmobiliarios y para los inversores de Argentina que buscan propiedades de lujo.

Según el presidente de la Cámara de la Construcción, Diego O’Neill, los desarrollos que se están construyendo en Manantiales «responden a un mercado, fundamentalmente de argentinos, que tiene una predilección por esa zona y que está buscando radicarse en Uruguay». Se estima que entre el 70% y el 80% de los compradores son argentinos y el resto uruguayos.

Si bien la construcción en el departamento está lejos del récord que alcanzó entre los años 2005 y 2012, en el período comprendido entre 2016 y 2019   —con un 2017 que ya mostraba claras señales de recuperación— la Intendencia de Maldonado (IMM) aprobó la construcción de 1 millón de metros cuadrados (m2) solo en la zona de Manantiales.

Así lo confirmó a El Empresario la directora general de Urbanismo de la IMM, Soledad Laguarda, quien explicó que en Manantiales se dio «una coincidencia de varios proyectos» que fueron aprobados dentro del marco de los incentivos tributarios que dio la comuna para construir y la oportunidad de tierras que aún estaban sin edificar frente al mar.

Los precios de los apartamentos en estos proyectos premium comienzan en unos US$ 350.000 y pueden superar los US$ 3 millones

En este momento son seis los grandes proyectos inmobiliarios que se desarrollan en Manantiales, un balneario de no más de 40 manzanas que se ubica sobre la ruta 10 a la altura del kilómetro 165 y que tiene a sus playas Bikini y El Chorro como sus principales protagonistas.

Los grandes desarrollos inmobiliarios son Selenza, Aldeana, Alma de Manantiales, Moorea Bay I y II, Le Serenó Manantiales y The Colette.

El único de esos que ya terminó su construcción -aunque no su venta- y que se encuentra operativo desde hace un par de años es Selenza, un proyecto de apartamentos y casas de lujo que tiene además un hotel cinco estrellas. Los precios de venta de las propiedades en Selenza que aún quedan disponibles van de US$ 600.000 a US$ 1,5 millones.

El resto de los desarrollos están en plena construcción, algunos más avanzados y otros recién iniciados. Sin embargo, el que se proyecta como el emprendimiento más icónico de Manantiales es The Colette, un edificio escalonado en cuatro bloques que será construido en pleno médano, a orillas del mar y que con sus 46 apartamentos (todos con vista al mar) y una inversión superior a los US$ 40 millones, sustituirá al exhotel Las Dunas.

El nuevo proyecto —liderado por el diseñador argentino Federico Álvarez Castillo— se está vendiendo a partir de US$ 8.000 el metro cuadrado (m2) con opciones de apartamentos de 155 m2 por alrededor de US$ 1,4 millones, como también de 302 m2 a un precio de venta de US$ 3,1 millones.

Según explicó la directora de Urbanismo, en el caso de The Colette, la IMM le brindó «algunos beneficios tributarios» (al igual que hizo con otros desarrollos que superan los US$ 15 millones) y realizó «ciertas excepciones a la normativa» en cuanto al tipo de construcción permitida.

No obstante, Laguarda mencionó que la comuna fue exigente para que el edificio pudiera integrarse de forma adecuada al entorno. Es por eso que requirió que el proyecto fuera escalonado, que tuviera aperturas visuales que permitieran ver el mar a quien va por la ruta y que contara con áreas verdes alrededor. «Nos ocupamos de que el proyecto mantenga un carácter que sea compatible con lo que la gente pretende ver en un balneario como Manantiales», mencionó.

Potencial para crecer

Esas características de balneario «hippie chic», amigable con el medio ambiente, de alojamientos lujosos, tranquilo y alejado de la movida de Punta del Este, son los principales motivos por los cuales los turistas e inversores eligen Manantiales, según la presidenta de Covello Propiedades, Alejandra Covello. «El público es familiar, personas a las que les gusta el deporte, de alto poder adquisitivo pero de perfil bajo, son hippie chic que buscan ser parte de una comunidad joven. Son clientes muy cool pero no ostentosos», explicó Covello.

Según la empresaria, la creación del puente Garzón fue uno de los sucesos que impulsó la demanda en balnearios exclusivos como Manantiales. Asimismo, mencionó que la geografía de esta localidad y el hecho de que la mayor parte de los desarrollos inmobiliarios estén a pocos metros del mar, es el principal beneficio.

«Llegar a la playa sin usar el auto es un gran atractivo», indicó aunque comentó que esa «sencillez» no implica que sea menos exclusivo.

Por el contrario, Covello dijo que lo que hace exclusivo a Manantiales es que es un balneario muy chico donde sus productos son de alta gama y cuyos precios son «muy altos para lo que es el mercado internacional», con opciones en las que el metro cuadrado oscila entre US$ 3.000 y US$ 8.000.

Moorea Bay. Las dos Ambos edificios, de cuatro niveles de viviendas, quedarían prontos en junio de este año.
Moorea Bay. Sus dos edificios, de cuatro niveles de viviendas, quedarían prontos en junio de este año. (Foto: Ricardo Figueredo)

Otros desarrollos inmobiliarios en construcción son los edificios Moorea Bay I y II del emprendedor —y también dueño del hotel Casa Bikini en Manantiales— Maximiliano Schabsis. Ambos edificios, de cuatro niveles de viviendas, quedarían prontos en junio de este año. La torre I cotiza sus unidades entre US$ 910.000 y US$ 3,3 millones, la segunda ofrece apartamentos desde US$ 477.000 hasta casi US$ 1 millón.

Alma de Manantiales —del grupo Alma de Mar— es otro proyecto que también se sumará a la oferta del balneario. Conforme explicó Martín Dogliani, líder del proyecto, el emprendimiento consta de nueve edificios de 21 apartamentos y está frente a la playa Bikini. El metro cuadrado se cotiza desde los US$ 2.800 a los US$ 4.000.

«Es un proyecto premium. Está construido de una forma en la que la persona siente que vive en una casa pero que a su vez tiene servicios de apartamentos de lujo», destacó el impulsor del emprendimiento que demandará una inversión de US$ 10 millones y quedará listo en noviembre de este año.

Para Dogliani, «lo importante» además de que el comprador disfrute de su vivienda, es «que sea un buen negocio». Al respecto dijo que el objetivo es que los gastos de todo el año se paguen con el dinero obtenido por el alquiler de la primera quincena de enero. «Manantiales es un lugar con mucho potencial y con mucho para crecer», evaluó.

En línea con esto, según Covello, en los próximos días se presentará Le Serenó, un complejo de apartamentos pequeños, dirigido a inversores «más chicos», con precios que van de US$ 350.000 a US$ 500.000.

«Lo interesante es que este tipo de productos (que hay) en Manantiales no tienen variación en el precio porque los buenos productos superan las todas crisis», concluyó Covello.

Alma del Mar. El proyecto consta de nueve edificios de 21 apartamentos y está frente a la Playa Bikini
Alma del Mar. El proyecto consta de nueve edificios de 21 apartamentos y está frente a la playa Bikini. (Foto: Ricardo Figueredo)

El decreto que no funcionó

Uno de los requisitos que la Intendencia de Maldonado (IMM) exigía a los desarrolladores inmobiliarios interesados en recibir beneficios tributarios para ejecutar sus inversiones, implicaba que el 70% de la mano de obra a utilizar tuviera residencia comprobada en Maldonado. Esto se había decidido para estimular la contratación de obreros que estuvieran radicados en el departamento y así evitar las aglomeraciones de personas en asentamientos, fenómeno que es frecuente cuando los trabajadores se quedan sin empleo.

Sin embargo, según indicó a El Empresario el secretario de organización del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (Sunca), Ignacio Bardesio, «el estímulo no dio los resultados esperados de acuerdo a nuestras expectativas y a las de todo el mundo».

Para argumentar su postura manifestó que de 4.500 trabajadores que están activos actualmente en desarrollos inmobiliarios en Maldonado, «solo 1.500» están contratados por las obras que recibieron beneficios fiscales por parte del gobierno. En términos generales, Bardesio mencionó que desde el Sunca ven como «algo muy positivo» el desarrollo inmobiliario que se viene impulsando en Manantiales dado que el departamento está atravesando una «situación muy compleja» con alrededor de 5.000 obreros que están desocupados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)