Ejecutivos

Ante la lluvia de críticas, el movimiento Lean In trasciende a Sheryl Sandberg

La organización dedicada al empoderamiento femenino toma distancia de la COO de Facebook. La ejecutiva es cuestionada por su actuación en el escándalo que involucra a la red social con la filtración de datos de sus usuarios.

Polémica. Su rol como líder está cuestionado.
Polémica. Su rol como líder está cuestionado.

La puerta de la oficina de Lean In en Palo Alto, California, tiene el nombre de Sheryl Sandberg. Y millones de dólares en fondos cada año para la organización de empoderamiento de las mujeres provienen de ella. Pero adentro, rodeado de arte mural que recuerda a las mujeres que deben ser audaces, el personal de esta organización tiene un mensaje singular: Sandberg ahora tiene poco que ver con el grupo que fundó.

«No quiero quitar mérito a Sheryl como inspiración para el trabajo que hacemos», dijo Rachel Thomas, presidenta de LeanIn.org. «Pero el libro salió hace seis años. Esto se está volviendo cada vez menos sobre Sheryl cada año que pasa».

El sentimiento se extiende más allá de Silicon Valley. «Sheryl no es realmente Lean In», dijo Emily Schwarz, quien dirige Lean In Atlanta, un grupo de unas 2.000 personas. «Nosotros somos Lean In».

Se trata de un cambio sorprendente para una organización que todavía tiene la cara de Sandberg cuando se navega por su sitio web. Coincide con un cambio radical en la percepción de Sandberg en su trabajo diario, como directora de operaciones de Facebook.

La multimillonaria se ha vuelto una figura espinosa para las feministas, y algunas personalidades como Michelle Obama, la cuestionan públicamente.

En las últimas semanas, el trabajo de Sandberg en Facebook ha sido tema de titulares que mencionan desde su lenta respuesta a la manipulación rusa en Facebook hasta la forma en que su equipo salió al ataque ante las críticas. Los expertos le han pedido que renuncie. Ahora, el movimiento Lean In está intentando descubrir qué tan independiente puede llegar a ser de la marca Sheryl Sandberg.

El resurgimiento del feminismo de Sandberg en el ambiente laboral comenzó con su libro de 2013, Lean In: Women, Work, and the Will to Lead. La investigación que ella popularizó incluía desde cómo las mujeres no negocian con tanta fuerza como los hombres para subir sus salarios hasta cómo posar al estilo Mujer Maravilla en el baño puede ayudarlas a presentarse con más autoridad en una presentación, lo que ahora es una práctica general.

Pero siempre iba a ser espinoso tener un movimiento feminista liderado por una ejecutiva corporativa multimillonaria. Ahora los golpes a Sandberg hacen que algunas multitudes aplaudan. «No siempre es suficiente apoyarse (‘lean in’)», dijo Michelle Obama en el escenario de Brooklyn este mes, mientras promocionaba sus memorias. Utilizando un improperio, Obama agregó que el Lean In «no funciona todo el tiempo».

Pero a medida que la riqueza y la fama de Sandberg crecieron entre las celebridades, ella comenzó a perder el apoyo de algunos en su comunidad de Silicon Valley. Y Facebook empezó a enfrentar las preocupaciones de que era una fuerza dañina en la sociedad.

Muchos de quienes están del lado de Sandberg argumentan que la cobertura de noticias de su papel en Facebook ha sido injusta. Dicen que es sexista y se centra más en ella que en Mark Zuckerberg, el fundador y director ejecutivo de Facebook. «Está empezando a sonar como una caza de brujas», dijo Nuala Murphy, fundadora de Lean In Belfast en Irlanda del Norte y directora ejecutiva de Moment Health, una empresa de tecnología de la salud. De una forma u otra, el movimiento ya está trascendiendo a Sandberg. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados