Publicidad

Negocios

Inventó la pizza con forma de corazón, gana clientes en el Cordón y ahora llegará a Punta

Fundada en 2018, la marca uruguaya Pizza Libre lanzará su sistema de franquicias con una primera apertura en el este. La empresa proyecta, además, otros tres locales en Montevideo para 2024

Compartir esta noticia
Pizza Libre.jpg
La "pizza corazón" se convirtió en un éxito para Pizza Libre.

Un negocio que surgió en una charla entre amigos, luego «leudó» al pasar de ser una idea a convertirse en locales y ahora lanza sus franquicias, la primera de ellas en Punta del Este. Ese es el camino de crecimiento de Pizza Libre.

Fundada en 2018, la marca uruguaya de pizzerías salió al mercado con un primer punto de venta en Tomás Diago y Bv. España (Punta Carretas) en 2018. La buena respuesta del público activó la idea de abrir otra sucursal, esta vez en el Cordón (18 de Julio y Roxlo). Este local, inaugurado en octubre del año pasado, significó un salto cuantitativo para la empresa. «Estar en 18 nos cambió el juego, vimos un crecimiento importante», superando incluso a la otra locación que tiene la marca (Av. Brasil y Libertad, Pocitos), relató a El Empresario Roberto M. Mandía, director de Pizza Libre.

En un nuevo avance, la empresa acaba de concretar su primera franquicia en Punta del Este de la mano de un empresario local con el que se asoció. La ubicación aún no está definida, pero el objetivo es abrir de cara al verano.

«Esto siempre se armó de forma que fuera escalable», comentó Mandía sobre las franquicias.

Los franquiciados deberán invertir unos US$ 50.000 o US$ 60.000 para acceder a la marca.

Tras la apertura en el este, la marca encarará su expansión a otros barrios de Montevideo. Las zonas que interesan son La Blanqueada, Malvín y Cordón, donde, según Mandía, hay posibilidad de sumar otro local al que ya tienen sobre 18 de Julio. Aunque estos planes se proyectan para 2024, el director de Pizza Libre aseguró que ya hay conversaciones con interesados en las franquicias.

«No tratamos de correr, sino de ir despacio y sobre seguro, a nuestro ritmo», remarcó Mandía.

Los franquiciados deberán invertir unos US$ 50.000 o US$ 60.000 para acceder a la marca. El monto, que incluye el canon de ingreso, variará según el metraje de cada local. Pizza Libre establece al menos unos 50 metros cuadrados (m2) de superficie comercial para abrir sus sucursales.

Roberto Mandía, director de Pizza Libre_ Gianni Schiaffa (15297707).jpg
Roberto M. Mandía, director de Pizza Libre.
Gianni Schiaffarino

Conquistar el corazón

«Amor por el cliente» es la definición que guía a la empresa, subrayó su director.

Esta máxima se transmite a la hora de dar servicio al público. «Nos enfocamos mucho en la experiencia del cliente», enfatizó Mandía, y destacó además que el joven equipo de la empresa está «comprometido» con esa visión.

El menú también busca representar ese pensamiento tanto en su contenido, con la elección de las materias primas, como en la forma, a través de la presentación de las distintas elaboraciones.

La «pizza corazón» es la estrella de la marca. Mandía la creó al constatar que buena parte del público que visita sus locales son parejas. Crearon un molde con forma de corazón y lanzaron esta variedad para el Día de los Enamorados. Tras comprobar su éxito, decidieron venderla todo el año. «Es una pizza que ha llamado la atención increíblemente», resaltó Mandía.

Equipo de Pizza Libre.jpg
Gianni Schiaffarino

Un atractivo del menú es el amplio abanico de gustos que ofrece. Son 17 toppings que pueden combinarse de a dos en cada pizza. Además tienen su fainá y agregaron recientemente unas cookies de vainilla y chispas de chocolate de elaboración propia.

A propósito de sabores, Pizza Libre innovó en el mercado con sus pizzas con borde relleno de queso, una variedad que, según Mandía, no se había desarrollado a nivel local hasta la llegada de la marca. Hoy, ese producto es «el mayor diferencial» de Pizza Libre y la fuente del 80% de sus ventas.

La pizza con borde relleno de queso representa el 80% de las ventas.

Dar «libertad» al cliente a la hora de elegir los sabores de su pizza por un costo fijo, sin tener que pagar extra por ello -algo que le sucedía a Mandía como consumidor-, es una de las dos explicaciones detrás del nombre de la marca. La segunda es que la pizza simboliza momentos de tiempo libre y disfrute con amigos y familia.

El proyecto de Pizza Libre comenzó en 2018. Mandía había barajado la idea de crear una app donde los usuarios pudieran combinar sus gustos preferidos de pizza y recibirla en su casa. La idea no prosperó, pero mutó a una pizzería propia. La charla con un amigo que tenía una rotisería lo ayudó a interiorizarse de los pormenores para abrir un negocio y con el tiempo se instaló en Pocitos.

A cinco años de ese comienzo la marca va por más.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Punta del EsteCordón

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad