Informe

Empresas del interior que dieron el paso y se hicieron fuertes en la capital

Loi, Casa Dulce, Zetasoftware, Romero y Macri, son algunos ejemplos de negocios creados en otros departamentos y triunfan en Montevideo; tomaron riesgos motivados por el potencial de crecimiento y la demanda de sus clientes

Carrera
Primer paso. La decisión de abrir en Montevideo llega por varios factores. (Foto: Shutterstock)

Morir en la capital. La frase popularizada en la canción del artista Pablo Estramín también tiene cierto eco en el ámbito empresarial. Si bien hay jugadores que se hacen fuertes en sus ciudades sin pisar Montevideo, varios negocios que comenzaron en el interior del país crecieron, se hicieron fuertes en su lugar de origen y, por diferentes circunstancias, culminaron en Montevideo.

Los motivos varían pero hay coincidencia en algo: estar presentes en la capital potencia el negocio tanto por acceso a nuevos mercados como por elevar el nivel.

«Venir a Montevideo sirvió, era algo que tenía que hacer. El Interior era donde habíamos nacido, pero no el lugar ideal para crecer. Siempre tuve claro que el mercado es Uruguay y, para llegar, lo natural era hacerlo desde Montevideo», reflexionó Mario Celano, fundador de Zetasoftware, firma tecnológica con foco en un software contable y de gestión pensado para pymes.

Celano creó la compañía en Rosario (Colonia) en el 2000. En 2011, tras varios años de crecimiento y a impulso de los negocios en la «nube», concretó la apertura y mudanza de su oficina a Montevideo. «Un cliente de Florida no va a Rosario por una reunión, pero sí a Montevideo, y son las mismas distancias. Estar acá da infinidad de ventajas, suma en la confiabilidad del cliente y hay un tema de practicidad: acá se puede hacer una reunión en 20 minutos», resumió.

Zetasoftware
Zetasoftware. Fue creada en Rosario (Colonia) en el 2000 y abrió su oficina en Montevideo en 2011. (Foto: Gentileza Zetasoftware)

Similar es el razonamiento que hizo Nicolás Vega cuando en 2005 abrió su primer local de La Oferta Irresistible (LOI) en Montevideo. «Siempre tuve una concepción nacional, estar establecido en Montevideo fue un paso natural para llegar a más mercado y validación de marca. Una marca puede ser brillante en el Interior, pero es más validada cuando llega a la capital», aseguró.

Vega comenzó sus primeros pasos en su San José natal en 2003. Se dedicaba a la enseñanza de informática en la academia de sus padres (maestros rurales) y en paralelo sumó la venta de artículos de informática. Con el tiempo comenzó a vender a todo el país y entendió que desde Montevideo podía dar un mejor servicio.

Diferente fue el motivo que llevó a Macri, zapatería con 125 años en el mercado y un fuerte arraigo en Paysandú, a desembarcar en Montevideo. Según recordó su presidente, Lisandro Macri, lo que terminó de convencerlo fue la crisis de 2001.

LOI La Oferta Irresistible
La Oferta Irresistible. Conocida como LOI, se creó en San José pero se forjó como uno de los principales del comercio electrónico en Montevideo. (Foto: Gentileza LOI)

«Éramos una compañía importadora, vendíamos a muchas empresas de todo el país y en ese año, con la crisis quebró el sistema, no había bancos, no había mercado. Nos ofrecieron un local que quedó libre en Montevideo Shopping y abrimos», dijo Macri. Si bien ya era conocido en Montevideo, no fue hasta que sumaron un local que comenzó a crecer el negocio. «En Montevideo teníamos infraestructura donde recibíamos mercadería, pero el local nos dio otra visibilidad. Nos terminamos de consolidar como marca cuando fuimos sponsor de Nacional», aseguró. A la empresa, que es importadora, también le ayuda estar en la capital porque «los que llegan del exterior vienen a Montevideo y van a un shopping o caminan por 18 de Julio», dijo el empresario.

A Verónica Cambacérès, creadora de Casa Dulce, tienda de comida «estilo casera y natural» de Salto, no la empujó la oportunidad de crecer su negocio, sino que la motivación vino por la propia demanda de sus clientes y de sus hijos. «Abrí en Montevideo porque me entusiasmó mi hija que vivía en la capital y porque los montevideanos que nos conocían en La Pedrera nos lo pedían», aseguró. También ayudó que en 2012, cuando abrió su local «casi no había propuestas de estas en Montevideo», recordó. De todas formas, «abrir en la capital» era una materia pendiente de Cambacérès. «Tengo cinco hijos. Cuatro ya vivían acá y en algún momento pensé en establecerme en Montevideo. Ellos me apoyaron y vine, porque siempre han estado involucrados en el negocio», agregó.

También estar cerca de sus hijos y ampliar el techo de crecimiento llevaron a Ana María Balado a abrir su tienda de indumentaria Romero en Montevideo. «Mi inicié en Paysandú hace 35 años y abrí en Montevideo porque mis hijos vinieron a estudiar y porque en Paysandú me iba bien, pero sabía que tenía capacidad para vender más», recordó. Así, en 2002 adquirió la casa en Punta Carretas donde en 2003 abrió el local.

Romero
Romero. El local original en Paysandú es un clásico de la ciudad. (foto: Gentileza Romero)

Momento cero

El primer paso nunca es fácil: el mercado y los estilos de vida son diferentes. «Lo que más me preocupaba era mantener el ‘alma Z’, o sea el estilo de atención y servicio de cercanía de los que formamos la empresa, algo que recién en 2016 logré estabilizar. Tampoco quería perder el estilo de vida, volver a casa a almorzar, ir a buscar a mi hijo a la escuela. Por eso vivo cerca del trabajo y lo hago», indicó Celano (Zetasoftware).

A Vega (LOI), el estilo de vida no le preocupa porque sigue viviendo en San José y cuando abrió no se preocupó por la competencia. «No me fijaba en los otros, sino en lo que hacía yo. Creo que la clave para diferenciarnos es hacer las cosas con mucho esfuerzo y trabajo. En comercio electrónico hay que tener proceso de mejoras continua y mi foco es mejorar siempre», resumió.

A la creadora de Casa Dulce la experiencia no le resultó difícil y tenía una sola preocupación: la seguridad. Además de esto, tuvo que adaptarse a las distancias: en Salto trabajaba en su casa, todo es relativamente cerca y lo hacía a puertas cerradas. «Cocinaba viandas para almuerzos, para instituciones como escuelas y eventos. En Montevideo sumé mesas y atención al público y le vendo a Tienda Inglesa y Kinko. El cambio positivo acá es que pude jugar más con la cocina y yo disfruto mucho eso, porque me encanta innovar», aseguró Cambacérès.

Cuesta arriba fue el inicio de Macri. Según recuerda el presidente de la empresa familiar «fue la curva de trabajo más larga lograr el posicionamiento en Montevideo. Abrimos la primera casa sin mayores inversiones de publicidad. La fortaleza fue brindar un universo de productos diferenciados que tuvo rápida aceptación en Montevideo».

También «costó un poco» el inicio de Romero, pero la tracción de los clientes que arrastraba de Paysandú y los pocos jugadores que había ayudó a que rápidamente lograra un nicho de mercado en Montevideo. «También influyó mucho que Rosario San Juan impulsó la marca, le debo mucho a ella el crecimiento en Montevideo», destacó Balado.

Además, la empresaria considera que logró diferenciarse por su foco en ropa de fiesta. «Es más, ahora en Montevideo el fuerte es ese; en Paysandú es más prendas del día a día», dijo. En 2007 la empresaria decidió mudarse a Montevideo y hoy, a sus 65 años, sigue en la búsqueda de nuevos desafíos para su marca.

Si bien hay casos de éxito de negocios exitosos que no están en Montevideo, llegar a la capital agrega una cuota extra que algunos buscan capitalizar.

El impacto en el negocio tras el arribo a Montevideo

Antes de abrir en la capital, Macri tenía tres casas. Hoy son 35, 12 de ellas en Montevideo que representan un 50% de su facturación. Casa Dulce mantuvo su local original en Salto hasta 2018, cuando el último de los cinco hijos que residía en esa ciudad se mudó definitivamente a la capital del país. Ahora mantiene el local en el barrio Punta Carretas, de diciembre a marzo abre en La Pedrera y Cambacérès asegura que el negocio pasa por una etapa de «no crecimiento». Balado, por su parte, mantiene las dos casas de Romero, que en facturación «son 50% y 50%», aunque reconoce que en Montevideo la apertura de grandes superficies «ha golpeado las ventas». A Celano Montevideo le cambió el negocio. Hoy atiende unos 6.000 clientes en todo el país; cuando llegó eran 1.000. En tanto, para Vega fue la posibilidad de consolidarse. Hoy es uno de los principales jugadores del mercado electrónico local, con tres locales en Montevideo y dos en el exterior (Chile y Brasil).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)