MARKETING DEPORTIVO

Clubes chinos cambiarán sus nombres

La Federación de fútbol local les exige que no aludan a empresas, toda una tradición en el país asiático

Guangzhou Evergrande. El club, que tiene como entrenador al italiano Fabio Cannavaro, es uno de los que deberá modificar su nombre.
Guangzhou Evergrande. El club, que tiene como entrenador al italiano Fabio Cannavaro, es uno de los que deberá modificar su nombre.

La orden es directa y no ofrece doble lectura: los clubes chinos de fútbol de Primera División deberán cambiar su nombre para la próxima temporada.

Los equipos, que en el gigante asiático suelen estar bautizados con el nombre de marca de una gran empresa, van a tener que adoptar una denominación más «neutra», de acuerdo a la disposición más reciente de la Federación China de Fútbol.

La decisión abarca a la mayoría de los 16 clubes de la Super Liga china.

El dos veces campeón de la Copa de Asia y actual líder de la tabla de posiciones del campeonato local, el Guangzhou Evergrande, un equipo de Cantón (sur), será uno de los afectados, ya que hace referencia a Evergrande Real Estate Group, un poderoso promotor inmobiliario que es su propietario.

Lo mismo ocurre con el Jiangsu Suning, el vigente campeón de la liga, que pertenece al gigante de la distribución de productos electrónicos Suning.

El Shanghai SIPG tampoco se salvará; SIPG es la compañía que gestiona el enorme puerto de Shanghái.

En la gran ciudad portuaria de Tianjin (norte), el equipo Tianjin Teda, que lleva el nombre de una empresa pública local, también va a tener que encontrar un nuevo nombre, informó el diario de la ciudad.

De hecho, empresas de diversas industrias tienen presencia en el fútbol como propietarios de equipos; desde fabricantes de automóviles, proveedores de energía, del mundo de las inversiones y hasta de la salud, pero sobre todo ha acaparado a grandes grupos dedicados a los bienes raíces.

La participación de grandes empresas en el fútbol ha permitido a los clubes contratar jugadores  y técnicos reconocidos

La resolución de la Federación China de Fútbol no regiría para equipos como Dalian, una de las pocas excepciones ya que no refiere directamente a su empresa propietaria. La institución es una de las caras visibles del grupo Wanda, con inversiones diversificadas en sectores como construcción, salud, tecnología, real estate, manufactura, hospitalidad, finanzas y retail. También le interesan los negocios del entretenimiento —es propietario de varias cadenas de cines en China y en todo el mundo— y del fútbol (es el conglomerado que inscribió su nombre en el nuevo estadio del Atlético Madrid, el Wanda Metropolitano).

El padrinazgo de grandes corporaciones ha resultado un incentivo capital para que los clubes chinos sean capaces de atraer, a fuerza de billetera, a jugadores y entrenadores de renombre en los últimos años.

Dalian tiene en su banquillo al técnico español exReal Madrid, Rafa Benítez; los brasileños Hulk y Óscar (que defendieron a la Selección de Brasil) juegan en el Shanghai SIPG, el exvolante del Manchester United, el belga Marouane Fellaini, luce los colores del Shandong Luneng, mientras que el Guangzhou Evergrande reclutó al italiano Fabio Cannavaro como DT y al volante Paulinho (exBarcelona) para sus filas.

Estas inversiones han apuntado no solo a fortalecer la competitividad del fútbol chino, sino a popularizar el deporte en el país y tratar de despertar interés con su liga en otros países.

Hinchas disgustados

La decisión de la Federación China de eliminar las referencias empresariales de los nombres de los equipos no cayó en gracia entre los hinchas más tradicionalistas, quienes han visto con desagrado el cambio.
«Los clubes vinculados a empresas forman parte de nuestras vidas desde hace generaciones», argumentó Sam Wang, aficionado del equipo llamado Teda desde 1998 al ser consultado por la agencia AFP. «Es triste enterarte de que un buen día la Federación ya no autoriza este nombre», se lamentó.

En Wuhan, la ciudad en el centro de la epidemia de COVID-19, el Wuhan Zall va a tener que quitarse el nombre de Zall, un fondo de inversión.

La noticia ha dejado «triste y furioso» a un aficionado del club, Zhu Fulei, de 19 años. «Tenemos este nombre desde hace años. Jóvenes o viejos, es así como llamamos a nuestro equipo cada día», remarcó.

Algunas instituciones han empezado a sondear a sus aficionados para encontrar un nuevo nombre, a imitación del Guangzhou R&F, otro club de Cantón patrocinado por un gran promotor inmobiliario.

Entre las sugerencias recogidas en la red social Weibo, se encuentran nombres como «Los leones azules» o «El ejército azul», que hacen referencia a los colores del equipo sureño. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados