Publicidad

Lo que la gente cree sobre los precios y los salarios en Estados Unidos

Las historias de estadounidenses que luchan por hacer frente a precios altísimos, tanto de bienes en general como de productos básicos, no parecen coincidir con los datos.

Compartir esta noticia
.
Getty Image

Según los estándares normales, la economía estadounidense sigue teniendo muy buena pinta. El desempleo lleva 27 meses por debajo del 4% y la inflación sigue siendo bastante baja, aunque algo superior al objetivo del 2% de la Reserva Federal. Pero si se dice eso, se reciben muchas reacciones negativas; algunos se enojan.

Gran parte de esa reacción es partidista. Donald Trump describió el informe de empleo de la pasada semana, en el que la tasa de desempleo aumentó a 3,87% desde 3,83%, como “horrible”, y estoy seguro de que muchos estadounidenses le creyeron.

Pero no todo es partidismo. Parte del rechazo proviene de lectores que, en todo caso, son de izquierda y dicen algo como esto: "Bueno, tal vez la economía sea fuerte, pero todas las ganancias han ido a parar a la gente de arriba". O “la inflación oficial puede ser baja, pero los precios de productos básicos como los alimentos y la energía han superado enormemente los aumentos salariales”.

Así que pensé que podría valer la pena reunir algunos datos para demostrar que estas afirmaciones no son realmente ciertas y describir algunas investigaciones nuevas que pueden ayudar a explicar por qué muchas personas piensan que son ciertas.

Comencemos con la afirmación de que el crecimiento reciente ha beneficiado sólo a los ricos. No mucha gente parece saberlo, pero la verdad es casi lo contrario. Desde la pandemia, los salarios de los trabajadores peor pagados han aumentado sustancialmente más rápido que los salarios de los mejor pagados.

Pero se podría decir que tal vez los salarios estén aumentando más rápidamente en la base, pero la inflación también golpea más duramente a los trabajadores con salarios bajos. Ésa es una objeción razonable. ¿Pero qué tan grande es el problema? Resulta que la Oficina de Estadísticas Laborales tiene medidas experimentales de inflación en diferentes niveles de ingresos.

Mapear completamente estas medidas en datos salariales sería un proyecto para economistas con más experiencia en estas cosas que yo, pero he hecho una versión rápida y sucia. El BLS publica periódicamente estimaciones de ingresos semanales típicos en los percentiles 10, 50 y 90 de la distribución salarial, y también publica estimaciones de precios al consumidor para los quintiles, inferior, medio y superior de la distribución del ingreso (hasta ahora solo hasta diciembre de 2023), que se corresponden aproximadamente.

Sí, la inflación ha sido algo mayor para los estadounidenses de bajos ingresos, probablemente porque gastan una mayor proporción de sus ingresos en alimentos y energía. Pero la diferencia en inflación se ha visto inundada por la diferencia en el crecimiento salarial.

Por lo tanto, la afirmación de que los estadounidenses de bajos ingresos han resultado más perjudicados por la inflación no está respaldada por los hechos. Sí, Estados Unidos tiene un enorme problema de desigualdad y soy un gran partidario de los esfuerzos para hacer que nuestra sociedad sea menos desigual. Pero si bien el problema no se soluciona por sí solo, tampoco ha empeorado en los últimos años.

Aun así, ¿no han aumentado los precios de productos básicos como los alimentos y la energía mucho más rápido que los salarios? Si bien es cierto, como acabo de decir, que este tipo de bienes podría tener una influencia relativamente alta en cómo la inflación afecta a las personas con menores ingresos, la respuesta completa puede sorprenderle.

Primero, veamos cómo se comparan los precios de los alimentos en el hogar (comestibles) con los ingresos semanales habituales del trabajador medio. Los precios de los alimentos eran bajos en relación con los salarios durante lo peor de la pandemia, luego se dispararon a medida que la economía se recuperaba y, especialmente, después de que Rusia invadió Ucrania.

En este punto, sin embargo, el poder adquisitivo del trabajador típico en términos de alimentos es aproximadamente el mismo que era a principios de 2019, cuando un tipo llamado Trump se jactaba de lo grandiosa que era la economía.

¿Qué pasa con la energía? El precio de un galón de gasolina como porcentaje de los ingresos semanales habituales fluctúa mucho (también se disparó cuando Rusia invadió Ucrania), pero en este punto está más o menos en el mismo rango en el que estuvo durante gran parte de finales de la década de 2010.

Así que las historias de estadounidenses que luchan por hacer frente a precios altísimos, tanto de bienes en general como de productos básicos, no parecen coincidir con los datos. Por supuesto, algunas personas pueden creer que todos los datos están siendo falsificados por el Estado profundo; si lo hace, es difícil tener una discusión, aunque debo señalar que medidas privadas como la proporcionada por Truflation (un proyecto basado en criptomonedas que sospecho tenía como objetivo mostrar que la verdadera inflación era más alta que los informes oficiales) parecen muy parecido a los datos del gobierno.

¿Por qué entonces tanta gente cree lo contrario? Una respuesta puede estar en un nuevo informe de Ryan Cummings, Giacomo Fraccaroli y Neale Mahoney, escrito para Briefing Book, un sitio web que me parece increíblemente valioso. Su informe, titulado “Sesgo de malas noticias en la cobertura del precio de la gasolina”, muestra que hay muchos más informes televisivos sobre los precios de la gasolina cuando están altos que cuando están bajos.

Como dije, los precios del gas fluctúan mucho. Si la gente se entera de ellos sólo cuando están altos, no debería sorprendernos que el público perciba los precios del gas como inusualmente altos en comparación con los salarios, incluso si no lo son. Los autores no hacen el mismo ejercicio con los precios de los alimentos, pero no tengo ninguna duda de que el mismo fenómeno también se aplica allí. Todo el mundo ha oído hablar del aumento vertiginoso de los precios de los huevos en 2022 (causado principalmente por un brote de gripe aviar); Sé con certeza que muchas personas no eran conscientes de que los precios se desplomaron aún más rápidamente en 2023.

Este sesgo de malas noticias no tiene por qué reflejar partidismo (aunque Fox News, según el artículo del Briefing Book, destaca por su negatividad). Gran parte de esto probablemente refleja el viejo dicho: "Si sangra, lidera".

Pero ¿por qué este sesgo debería ser peor ahora que en el pasado? No he intentado cuantificar esto, pero parece claro que hemos tenido muchas más oscilaciones de precios de lo habitual después de la pandemia de COVID-19. Y dado el sesgo de malas noticias, esto podría llevar a la percepción de que la inflación es peor de lo que es.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad