Los aranceles en China no cubren los costos de la guerra comercial de Trump

El lunes 15 de julio, el presidente Donald Trump describió a Estados Unidos como el final ganador de su guerra comercial.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Trump afirmó en esa oportunidad que los aranceles están castigando a la economía de China mientras generan miles de millones de dólares para los Estados Unidos, una victoria económica que le permitirá continuar su lucha sin daños internos.

"Hemos recibido decenas de miles de millones de dólares en aranceles de China", dijo Trump a los reporteros durante un evento de producto "Hecho en Estados Unidos" en la Casa Blanca. Mientras que China ha eliminado US$ 16 mil millones "de la mesa" al detener sus compras de la agricultura estadounidense —dijo— Estados Unidos ha "tomado mucho, mucho más, muchas veces más que en aranceles".

Pero las cifras del gobierno muestran que los ingresos que Estados Unidos ha recaudado de los aranceles de US$ 250 mil millones en productos chinos no son suficientes para cubrir el costo del rescate del presidente para los agricultores, y mucho menos para compensar a las muchas otras industrias afectadas por las tensiones comerciales. Cuanto más se prolongue la disputa de Trump con China, más difícil será para él ignorar esa brecha.

Los aranceles de Trump sobre las importaciones chinas aumentaron US$ 20,8 mil millones hasta el miércoles 10, según datos de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos. Trump ya se ha comprometido a pagarles a los agricultores estadounidenses afectados por la guerra comercial US$ 28 mil millones.

El presidente ha lanzado dos rondas de apoyo financiero para los agricultores: un paquete de US$ 12 mil millones que se anunció en julio pasado, de los cuales se gastaron casi US$ 10 mil millones y se anunciaron US$ 16 mil millones adicionales en mayo.

El gobierno no ha proporcionado tal beneficio a las innumerables empresas, incluidos fabricantes de aviones, compañías de tecnología y fabricantes de dispositivos médicos, que han perdido contratos e ingresos como resultado de las tarifas de Trump y las represalias de China contra los productos estadounidenses.

Las conversaciones comerciales con China han fracasado en los últimos meses, y Trump y sus asesores parecen no tener prisa por resolver la disputa, y proyectan confianza en que China está sufriendo más daño, si no todo.

Las tarifas de Trump están perjudicando indudablemente a China, donde las exportaciones generan aproximadamente el 20% de la economía, en comparación con el 12% en los Estados Unidos. El pasado lunes, el gobierno chino dijo que su economía había crecido a una tasa anual de 6.2% en el segundo trimestre, la tasa más baja en 27 años.

"Los aranceles de los Estados Unidos están teniendo un efecto importante en las compañías que desean salir de China hacia los países sin aranceles", escribió Trump en Twitter, comentando las cifras de crecimiento de China. “Miles de empresas se están yendo. Esta es la razón por la que China quiere hacer un trato con los EE. UU.".

Sin embargo, hay pocas señales de que la pérdida de China sea la ganancia de Estados Unidos. Gran parte de la actividad comercial se está desplazando a otros países de bajo costo, como Vietnam, con un costo de transición asociado para las empresas estadounidenses que dependen de ellos.

Numerosas compañías han anunciado cambios en sus cadenas de suministro u otros efectos de las tarifas, y podrían revelarse más a medida que las compañías reporten las ganancias del segundo trimestre en las próximas semanas. Nintendo ha acelerado el cambio de su consola Switch a Vietnam desde China, según Panjiva, una firma de investigación de la cadena de suministro, mientras que GoPro, Hasbro y otras compañías están reelaborando sus cadenas de suministro para reducir su exposición a China.

El presidente y sus asesores han argumentado que ahora es el momento de intentar forzar a China a cambiar las prácticas comerciales que, según dicen, han perjudicado a las empresas estadounidenses y provocado la pérdida de puestos de trabajo en los EE.UU. La administración argumenta que el statu quo no estuvo exento de costos para la economía de los Estados Unidos. Una investigación realizada por la administración sobre el robo de propiedad intelectual en China descubrió que las políticas de China habían resultado en un daño a la economía de los Estados Unidos de al menos US$ 50 mil millones por año.

Muchos expertos comerciales y líderes empresariales apoyan el enfrentamiento de Pekín, y algunos han dicho que el alto costo de la guerra comercial valdrá la pena si Estados Unidos puede persuadir a China para que abra su economía. Pero la mayoría está en desacuerdo con la afirmación de la administración de que la guerra comercial no está teniendo ningún efecto negativo en los negocios de los Estados Unidos.

"Ciertamente, es una locura absoluta sugerir que esto es gratis para los Estados Unidos", dijo Rufus Yerxa, presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior, que representa a los principales exportadores de los Estados Unidos.

Numerosos estudios han demostrado que los consumidores estadounidenses están soportando gran parte del costo de las tarifas. Los estudios de la Fundación de Impuestos en Washington y el Modelo de Presupuesto de Penn Wharton en la Universidad de Pennsylvania han demostrado que las tarifas representan un aumento significativo de los impuestos para los estadounidenses al aumentar los precios de los productos. El daño se concentra, como porcentaje de los ingresos, entre los que más ganan, quienes gastan una mayor parte de su salario en bienes importados.

La administración ha aumentado gradualmente la cantidad de productos chinos sujetos a aranceles durante el año pasado, de un monto inicial de US$ 34 mil millones a un total de US$ 250 mil millones, y aumentó la tasa arancelaria de esos productos.

Pero el ritmo mensual de la recaudación de ingresos de las tarifas no ha aumentado este año. Esto se debe a que Estados Unidos está importando menos productos chinos que hace un año, lo que ha cancelado los aranceles más altos para una mayor proporción de productos chinos.

Esa disminución parece ser producto de una desaceleración general del comercio, que ha contribuido a debilitar las exportaciones de los fabricantes estadounidenses, y al cambio en las cadenas de suministro a otros países. Según muestran los datos del Departamento de Comercio, los productos importados de Vietnam aumentaron más del 30% este año en comparación con el año anterior.

Los ingresos arancelarios probablemente aumentarán si Trump cumple con su amenaza de imponer aranceles en casi todos los productos chinos.

La administración ha tratado de poner las palancas del gobierno a trabajar para albergar y apoyar a las empresas estadounidenses. El lunes 10, Trump firmó una orden ejecutiva que exige que el 95% del acero y el hierro que se destina a los proyectos financiados por contratos federales eventualmente sean de fabricación estadounidense, en comparación con el 50% vigente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)