Viajes

Pescar con mosca en las aguas chilenas

Esta es la época ideal para atrapar salmones y otros peces en Chile, país con múltiples opciones para quienes cultivan el hobby de la pesca con mosca. Expertos recomiendan cinco destinos.

Pescar con mosca en aguas chilenas
Hoy la pesca del salmón chinook encierra toda una cultura

La pesca de salmón hace 20 años era desconocida en Chile. El chinook o salmón Rey fue introducido recién en 1968, pero los pescadores tuvieron conciencia de ellos a mediados de 1990, cuando comenzaron a ser capturados en las aguas del río Allipén, en la Región de La Araucanía”, arranca contando Ricardo Ordóñez, quien administra uno de los sitios de pesca en la web más popularesde Chile: La Vaguada y además es conocido por ser el pescador con mayor experiencia en la pesca de salmones en Chile.

El poderío y fuerza combativa de estos peces los convirtieron en favoritos para cientos y miles de pescadores. Hoy la pesca del salmón chinook encierra toda una cultura, pero, según Ordóñez, “también es una historia marcada por las capturas en exceso que han diezmando su población”. Los salmones nacen en ríos, pasan la mayor parte de su vida en el mar, para luego regresar a las aguas que los vieron nacer para reproducirse. ¿Los mejores ríos salmoneros de Chile? Toltén, Allipén, Puelo, Petrohué, Yelcho, Vodudahue, Palena, Mañihuales y Serrano, en el extremo Sur del país. Según Ordóñez, la mejor forma para pescar un salmón es tener un equipo que pueda resistir estos combativos peces gigantes, pero por sobre todo tener actitud. “Poder leer las señales del río es la mejor cualidad de un pescador, ya que es la herramienta que le permitirá enfrentar la pesca en cualquier lugar y entorno”, sostiene. “También es importante comprender que hay días en que los salmones también ganan, y hay que resignarse. Es una de las características que mejor define a un buen pescador”, sentencia.

Gigantes de isla Robinson Crusoe

Hace algunos años, Mauricio Valenzuela descubrió la pesca en la isla Robinson Crusoe, en el archipiélago Juan Fernández. Un lugar exótico con una pesca fenomenal aún no explotada y protegida. Ahí la pesca es de peces con nombres extraños como el silver treally, conocido en la isla como Poo Poo, o bien el mítico yellow tail fish (vidriola). Además de ser peces que llegan a tamaños excepcionales, no se entregan hasta que están ya cerca de la superficie. Esto llena de adrenalina a Valenzuela, quien maneja la operación Andes FlyCast para la pesca con mosca en el continente y la operación La Robinson Oceanic Lodge, para la pesca en la isla Robinson Crusoe. “La pesca con mosca en el mar es de otro calibre. Se requieren equipos con numeración de caña y carrete mayor, y con patrones de moscas y anzuelos distintos. Aunque muchos pescan en la isla, nadie lo hace con mosca, ahí nos diferenciamos”, sostiene Valenzuela.

Él es reconocido por liderar la única operación en la isla que se ha especializado profesionalmente en la pesca deportiva y sustentable. Más allá de la fabulosa pesca, la isla sorprende por sus paisajes y contrastes, donde se pasa de verdes intensos del sur de Chile, a colores áridos y secos del norte de nuestro país. “Es una isla mágica, famosa por sus langostas, y que en los últimos años ha comenzado a ser más conocida en el mundo de la pesca en mar. Son los mismos extranjeros quienes se repiten la experiencia cada año y que la han promocionado como la mejor pesca del mundo para los yellow tail fish o gigantes vidriolas”, agrega Valenzuela. En cuanto a la técnica, Valenzuela sostiene que han estudiado las diferentes zonas de pesca en la isla y han concluido que se deben manejar diferentes líneas de hundimiento y de flotación. En cuanto a las moscas, usar imitaciones de peces, calamares y cangrejos con muy buena movilidad o acción en su nado.

Pescar con mosca en aguas chilenas

El guardián del Puelo

Gustavo Arenas se inclina por la pesca en agua dulce. “Específicamente, ríos de bosques templados”, dice. Asegura que tienen una dinámica de movimiento que los hace apasionantes, con variadas estructuras de orillas, pozones y correderas. “Es una pesca más pensada, donde hay que saber poner la mosca en el lugar adecuado, y donde cada bajada de río es distinta”, afirma el dueño de Patagonia Fishing Rockers. Su lugar preferido para pescar es el río Puelo, Región de Los Lagos, uno de los más caudalosos del país después del río Baker. “Es de agua turquesa, con pocas fuentes de contaminación aún”, cuenta entusiasmado. Arenas asegura que la pesca es variada, con sectores del río muy anchos y otros chicos, con muchos peces, donde abunda la trucha Arcoiris y Farios, el salmón Atlántico y el salmón Rey, que fácilmente puede promediar entre 15 y 20 kilogramos. A juicio de Arenas, lo más relevante para pescar en el río Puelo es contar con un buen equipo, entusiasmo y -sobre todo- una buena línea de pesca. Es primordial tener una línea de flotación y otra de hundimiento. “Las truchas en estas aguas viven con buena alimentación, por lo que a veces no comen tanto en la superficie. Prefieren sumergirse donde la pesca es más segura y abundante. Por ende, para pescar bien necesitamos que nuestras moscas bajen a las profundidades”.

El embajador de la Patagonia

Gabriel “Gabo” Benoit es el único chileno con el título de embajador de Patagonia (la marca de ropa), una distinción que pocos en el mundo pueden mostrar. Y se lo ha ganado por los años pescando. Enfrentado a la pregunta sobre cuál es su lugar favorito para ir a pescar, responde rápidamente con el río Jeinimeni, en la reserva nacional del mismo nombre en la Región de Aysén, al sur de Chile Chico. “Entrega la posibilidad de pescar grandes truchas farios que no se encuentran en otras partes del mundo”. El río Jeinimeni es reconocido por su dificultad; es muy desafiante para los pescadores. La clave para ser un buen pescador, añade, es la paciencia. “Puedes ser el mejor lanzador, tener el mejor conocimiento, saber leer el agua a la perfección, pero llegado el momento puede que no pesques nada. Simplemente porque las truchas no están activas o la pesca está lenta. Es algo incontrolable”, concluye.

Los Dientes de Navarino

Rafael González es uno de los más destacados pescadores de Tierra de Fuego. Lo vienen a buscar de Estados Unidos, Japón, Alaska, para ser guía en la isla grande, al sur de Chile. Hoy su afición lo ha llevado a pescar en lo que muchos llaman la nueva frontera de pesca a nivel mundial: Isla Navarino, en la Provincia Antártica. Ahí González es el jefe guía de Lakutaia Lodge, única operación de pesca existente en la isla. “Se ofrece una pesca virgen, en medio de las aguas más puras del mundo, donde además el pescador tiene la oportunidad de hacer un Grand Slam; es decir, en un mismo sistema pescar arcoiris, steelhead, fario residente, sea run brown , fontinalis, fontinalis salter y róbalo. No puede ser mejor”. A excepción de los yaganes, pueblo originario del archipiélago fueguino, la primera pesca en aguas de Navarino sucedió hace tan solo siete años. “La idea era ver si salía algo, el agua tan pura era la mejor prueba de mis sospechas”. Las aguas de Navarino no son fáciles de leer. En la mayoría de los casos son solo accesibles por helicóptero. “Solo recorriendo la isla hemos ido aprendiendo de ella, sus aguas y pesca. Entre las mejores aguas figuran Lago Navarino y Lago Windhond, que bajan de los Dientes de Navarino y desembocan en la costa del Pacífico mirando hacia el Cabo de Hornos. Por otro lado, las mejores moscas suelen ser ratones, lo que da cuenta de la voracidad de estos peces”, agrega González.

El equipo básico se compone de una caña, un carrete y una línea mosquera, con un trozo de nylon al final, conocido como “líder”. Existen combinaciones de estos elementos orientados a diferentes aguas. Lo otro indispensable es la ropa. Aquí se requiere contar con pantalones de pesca que permiten vadear los ríos y una buena campera para enfrentar el viento y frío que predominan en los ríos y lagos del sur de Chile. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)