Tendencias

Mascotas con paladar natural

Abandonar el alimento industrial en favor del casero es beneficioso para los animales que conviven en el hogar. La costumbre empieza a calar por estos lados.

Un estudio determinó que los perros también sienten celos.

La actriz Eugenia Tobal siempre se reserva una porción de su tiempo libre para cocinar para Romeo, su pequeño maltés que come solo comida natural y casera. "Cocinar es un acto de amor y también lo es cuando le cocino a mi mascota", dijo la actriz en un reciente posteo en Instagram.

Todo indica que la nueva movida en materia de comida para mascotas es cocinarles. Darles de comer alimento casero, balanceado, libre de conservantes, saborizantes y cualquier otro elemento artificial. La idea, dicen los cultores de la iniciativa, es volver a las fuentes, cuando no existía la comida industrializada para mascotas.

"La gente busca la comodidad, y el alimento industrial es cómodo. Pero no es sano. Es como darles de comer siempre papas fritas en paquete o alimentos envasados. Hace miles de años que los perros y los humanos conviven y siempre comieron una dieta natural. Pero desde que explotó la industria de los alimentos para mascotas eso se alteró y lo que observo es que hay muchas más enfermedades graves", sostiene la médica veterinaria Teresa Hein, especializada en medicina holística y una de las cultoras de darles a las mascotas una dieta natural y casera.

Hace 14 años —lleva más de 30 como médica veterinaria— Hein empezó a investigar por su cuenta y modificó la alimentación en animales que llegaban con enfermedades como cáncer, diabetes, hígados grasos. "Empecé a armarles dietas naturales con cosas que tenemos en casa y el cambio era notorio".

Una dieta puede incluir verduras, porotos, garbanzos y arroz yamaní. "Es como con una persona, la armamos en función de cada animal y sus necesidades energéticas", dice Hein, que aunque reconoce que puede ser un incordio cocinar para las mascotas, cuando la gente ve los cambios, lo hace.

Además de Tobal, Paula Chaves, Graciela Borges y otras famosas abandonaron los alimentos industrializados para sus animales de compañía. Pero no se trata, como antes, de darles las sobras del almuerzo o cena familiar. Porque el alimento que reciben debe tener un balance de proteínas, vitaminas, grasas (es fundamental el aceite de oliva) y cereales que muchas veces ni siquiera están presentes en el plato que consumimos.

Mercedes Sobbrero comparte su vida con Ema, una Jack Russell Terrier de 9 años. Desde los dos, la perra sufre gastroenteritis hemorrágicas. "Desde que le cambié la dieta mejoró tanto que no lo podía creer. Puse una foto de ella del antes y el después y no podía creer el cambio. Muchos de los que la conocen desde hace años decidieron dejar el balanceado y empezar a cocinarles a sus perros", dice Mecha, que es adiestradora canina.

Para los que se resisten o les da pereza, hay empresas que entregan viandas naturales con entrega a domicilio. En los últimos tiempos surgieron emprendedores que observaron la tendencia de darles comida natural y viva a las mascotas y con el asesoramiento de un médico veterinario producen dietas naturales para los "compañeros de vida" de las personas.

La idea tras estos emprendimientos es, proporcionarle al animal una comidad que, en definitiva, le demuestre amor a a la mascota. Se usan carnes vacunas, de cerdo y pollo, vegetales cocidos al vapor, arroz integral, levadura de cerveza y aceite de oliva, entre otros ingredientes.

Además, se cuenta con el asesoramiento de veterinarios y nutricionistas. Esta tendencia ya caló en Estados Unidos y Europa, pero comienza a notarse un cambio de mentalidad respecto al tema. Se resalta que cuando se pasa de un alimento seco —como las piedritas— a uno húmedo el pelo brilla más, y el animal tiene más vitalidad. Pero es un cambio que hay que hacerlo de forma progresiva: primero mezclar el alimento seco con unas cucharadas de alimento natural e ir variando las proporciones hasta que el animal se acostumbre a la nueva alimentación. Nunca debe hacerse de forma abrupta, advierten los expertos

Hein, que se dedica a la medicina veterinaria holística, habla de dos principios que aplica siempre con sus pacientes. "El primero es nunca comas nada que no se pudra. Y el segundo, que tu alimento sea tu medicamento. Son dos principios que aplico y dan resultado siempre.  

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º