NOMBRES

La historia de Simon Cowell, el creador de Got Talent 

El empresario es además el creador de The X Factor y de grupos como Il Divo y One Direction.

Simon Cowell 1
Simon Cowell, el "malo" de los programas de talentos

El implacable botón rojo de Simon Cowell dispara el primer sonido estridente que queda reverberando en el estudio de Got Talent. Pero el participante no se amedrenta, sigue cantando como si nada hubiera pasado, pensando que el resto del jurado se apiadará de él. La imagen se repite en todas las franquicias que tiene la marca en el mundo, como la uruguaya, que acaba de iniciar su segunda temporada por Canal 10, donde el papel de “malo” lo hace el licenciado Orlando Petinatti.

Pero Simon Phillip Cowell (Londres, 1959) es mucho más que una figura de un programa de televisión. Es un magnate y cazador de talentos, directivo de Sony Music, alma máter e inventor de los programas American Idol, The X Factor y Got Talent, que tiene en su currículum el mérito de haber participado en exitosas producciones para niños como los Teletubbies y los Power Rangers. Y de ser el mentor de bandas como Il Divo, One Direction, Westlife, Little Mix y Fifth Harmony, descubridor de la cantante escocesa Susane Boyle, e impulsor de la carrera de Demi Lovato, quien hace años fue su compañera de jurado en The X Factor.

A su vez, en 2015 comenzó a producir el programa La Banda, que se llevó a cabo en Estados Unidos, contando con la participación de Ricky Martin, Laura Pausini y Alejandro Sanz como jurados. De esta experiencia surgió un nuevo grupo-producto llamado CNCO, integrado por jóvenes de origen latinoamericano.

Muchas cosas curiosas rodean la vida y carrera de este hombre a quien han apodado Mr. Nasty (Señor cruel) por ser honestamente brutal con sus devoluciones a los participantes de los programas. Como, por ejemplo, que rechazó en 2007 una oferta de 1 millón de libras para ser la cara de la marca Viagra, lo cual tomó como un insulto.

En la película Shrek II hizo una pequeña aparición como juez de la Far Far Away Idol, demostrando que en cada programa de talentos se necesita un personaje como el suyo. El ogro y su amada Fiona compartían la mesa con él, quien como es su costumbre aparece sentado en la punta derecha. También participó en un capítulo de Los Simpsons, en el que Homero le asesta varios golpes en la cara y le hace sangrar la nariz. Y tuvo un cameo en Scary Movie 3, de lo cual no se enorgullece para nada. “Nunca olvidaré ir a ese estreno y morir en mi asiento cuando apareció la película. Nunca me sentí tan avergonzado en mi vida. Podría estar bien como juez, pero soy un pésimo actor”, comentó una vez.

Entrevistado por Oprah Winfrey dijo que una de sus audiciones favoritas fue cuando descubrió a Susan Boyle. La cantante deslumbró en la edición británica de Got Talent cuando se presentó hace 13 años con su apariencia de ama de casa y sacó a relucir una voz prodigiosa que la trasformó en famosa y multimillonaria. Su video de I dreamed a dream (“Yo soñé un sueño”) ya superó las 250 millones de visualizaciones en YouTube.

Problemas de salud

Mr. Nasty es un activista por los derechos de los animales y ha prestado su imagen para distintas campañas. Después de una vida “llena de excesos”, en la que luego de trabajar acostumbraba a quedarse despierto toda la madrugada, tuvo un percance de salud en 2017 que lo hizo recapacitar sobre el rumbo que estaba llevando. Cambió su dieta y se hizo vegetariano, pero no pudo dejar del todo el tabaco, un vicio que arrastra desde los 8 años. Antes de ese accidente, en el que se desmayó y cayó por la escalera de su casa cuando se dirigía a la cocina, fumaba 80 cigarrillos por día. “Reduje el hábito de fumar a solo dos”, dijo después, añadiendo que también había abandonado la costumbre de tomar vodka al mediodía para “despertar la creatividad”.

En agosto del año pasado, el cazador de talentos más famoso de la tevé volvió a tener un accidente: se cayó de una bicicleta eléctrica en el patio de su casa de Malibú, en California. Tuvo que ser trasladado de urgencia a un hospital y sometido a una cirugía de columna, en la que incluso tuvieron que implantarle una varilla de metal. 

Simon Cowell 2
Simon Cowell haciendo lo que lo hizo famoso y rico.

Uno de los más ricos del mundo 

Simon Cowell no era buen estudiante y su comportamiento lo llevó a transitar por 16 escuelas diferentes. Luego decidió saltarse la universidad y hacer carrera en la industria de la música, empezando en la discográfica EMI como cadete. A principios de la década de 1980 fundó junto a un amigo su propio sello, Fanfare Records, pero el negocio fracasó y terminó quebrado. Los últimos US$ 7 que tenía los utilizó para pagar el taxi que lo regresó a vivir a la casa de sus padres.

La “lista de ricos” de The Sunday Times le atribuye una fortuna que supera los US$ 450 millones. Y él no oculta que le gusta la buena vida. Tiene varias -y lujosas- propiedades y colecciona automóviles. Entre estos objetos de deseo, se hallan dos Rolls-Royce, un Bentley, un Jaguar coupé, un Aston Martin, un Bugatti y un Ferrari que fue diseñado especialmente para él. 

El amor y su familia 

Con su clásico bronceado, su debilidad por el bótox y su dentadura blanca como las teclas de un piano, al empresario se le consideraba un mujeriego hasta que conoció a su actual pareja, Lauren Silverman (43), quien estaba casada con un amigo suyo cuando empezaron a verse a escondidas. Con ella tiene un hijo, Eric, de 7 años, que según ha dicho Cowell, fue quien lo llevó a encauzar su vida.

Su trayectoria tampoco ha estado exenta de polémicas. Según publicaciones del diario británico The Guardian sobre el escándalo de los papeles de Panamá, Cowell fue propietario de dos compañías en las Islas Vírgenes Británicas, territorio considerado como uno de los principales paraísos fiscales del planeta. Además, en 2019 fue acusado de racismo, homofobia y maltrato a sus trabajadores. Sin embargo, el botón rojo está lejos de ser pulsado para el hombre que una vez recibió una salva de huevazos de una participante despechada: incluso con la pandemia, Simon Cowell se sigue afianzando como el principal empresario de los reality shows musicales. 

Un sujeto de lágrima difícil

Pocas veces se ha visto llorar en vivo a Simon Cowell, algo muy frecuente en otros de sus compañeros de jurado que se ven conmovidos por las actuaciones. Uno de los que lo conmovió fue Josh Daniel, un concursante de 21 años del programa The X Factor, quien cantó una desgarradora versión de la canción Jealous en memoria de un amigo de la infancia que murió. La madre de Cowell había fallecido poco antes.

Otra de las veces que se lo vio lagrimear al empresario fue cuando se transmitió una intervención quirúrgica a un perro policía, siendo el jurado un reconocido amante de los animales. El heroico can había arriesgado su vida para salvar a su dueño y fue apuñalado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados