Publicidad

De regalar su obra a Lacalle Pou a prender fuego todas sus pinturas: la historia de Giovanna Gil Alves

"Da Igual" se titula la pieza que la joven artista entregó al presidente y a Ángel De Brito, y días atrás quemó junto a toda su producción: cómo llegó a ellos y por qué tomó esa drástica decisión.

Compartir esta noticia
Giovanna Gil Alves junto a “Despidiendo el ayer”, obra de su nueva colección
Giovanna Gil Alves junto a “Despidiendo el ayer”, obra de su nueva colección

Giovanna Gil Alves recurrió a Instagram para comunicarse con Luis Lacalle Pou en octubre de 2022. La artista de 32 años, que el sábado pasado decidió quemar todas sus pinturas en un acto de rebeldía contra el arte y la falta de oportunidades en ese ambiente, redactó un texto en tono descontracturado porque jamás imaginó que el mandatario le contestaría. Le escribió: “Hola Luis, ¿cómo estás? Me gustaría hacerte entrega de una de mis obras, aguardo respuesta. Muchas gracias”.

Cinco minutos después, su celular le avisó que tenía un mensaje nuevo: era nada menos que del presidente diciendo que aceptaba encantado. Ella pensó ‘tragame tierra’ por el tono coloquial que había usado antes. “Le mandé el mensaje porque es una persona que admiro. Quise intentar y lo veía como imposible. Me tiré al agua y contestó enseguida”, relata Giovanna a Domingo.

Le preguntó cuál de sus trabajos le gustaría recibir y Lacalle Pou le dio la libertad de seleccionar el que quisiera porque, según dijo, le gustaban todos. Así se embarcó en la difícil tarea de encontrar el adecuado para estar a la altura de semejante regalo. Luego de buscar y buscar dio con una obra que cuajaba perfecto: primero porque se titula Da igual -“cualquier crítica o comentario que llegue a vos que te rebote”, dice al justificar su elección- y por los colores -sus tonos celestes y azules se vinculan al Partido Nacional-.

Todo se dio de forma muy ágil e informal. Una semana después del primer contacto, concretaron el encuentro en Torre Ejecutiva, también a través de Instagram. “Le avisé que iba tal día a tal hora. “Paso en diez”, le escribí”, cuenta Giovanna. Y añade orgullosa: “Me felicitó por la obra y me dijo que le gustaban todos mis trabajos”.

Lacalle Pou con la obra "Da Igual", de la artista Giovanna Gil Alves.
Lacalle Pou con la obra "Da Igual", de la artista Giovanna Gil Alves.

Tardó tres meses en hacer pública la experiencia en sus redes sociales: temía que la “bardearan” por política. Da Igual pasó a ser su pieza más vendida: hizo una edición limitada de 20 cuadros y vendió 16. Muchos, incluido Ángel De Brito, la querían por ser la obra que tiene el presidente.

El periodista de espectáculos argentino es un capítulo aparte en esta historia. Giovanna aprovechó uno de los tantos ‘Ángel responde’ para ofrecerle, también por Instagram, uno de sus cuadros. “¿Cuándo me invitás a tu programa? Quiero hacerte entrega de una de mis obras’”, le mandó sin rodeos.

La respuesta llegó un minuto después: “Ángelme dijo ‘¿qué obra elegirías para mí?’ Le mandé varias opciones y me dijo que quería la misma que el presidente”, relata. El 24 de diciembre de 2023, la artista se acercó hasta el puerto de Montevideo y y le hizo entrega del regalo al conductor de LAM.

Renacer

Giovanna Gil junto a las obras de su producción anterior, antes de prender fuego todas sus pinturas.
Giovanna Gil junto a las obras de su producción anterior, antes de prender fuego todas sus pinturas.
Foto: Mayu Capote

Lo cierto es que los otros ejemplares de Da Igual dejaron de existir el sábado 16 de marzo: Giovanna decidió prenderlos fuego junto al resto de sus obras en un acto de rebeldía contra el sistema que reserva las oportunidades para unos pocos privilegiados. “A través de las llamas, sentí una liberación, como si estuviera dejando atrás todas las expectativas impuestas por los demás. Encontré mi propia voz, sin tener que depender de la aprobación de otros”, confiesa a Domingo.

Giovanna, cuya fuente de inspiración desde que empezó a pintar ha sido Picasso, eligió quemar todo en la casa de su padre, lejos del ruido de la ciudad y sin vecinos próximos: "Aunque pueda parecer una acción radical, para mí fue un acto de valentía", expresa.

Se queja de la falta de apoyo entre colegas y denuncia la hipocresía que reina en el universo del arte: “Me han cancelado tres días antes por exposiciones de personas de renombre, con lo que significa a nivel de inversión”.

En momentos de total frustración -"me preguntaba por qué el arte se había convertido en un círculo cerrado", acota-, cuando estuvo a punto de tirar la toalla, optó por donar o regalar sus pinturas, pero cansada de no recibir ninguna muestra de agradecimiento, sintió la necesidad de quemarlas todas ella.

A pesar de la desilusión, el arte sigue siendo su refugio y forma de expresión, así que lejos de abandonar, asegura haber resurgido de las cenizas, como el Ave Fénix: “Más fuerte y decidida que nunca”.

¿Qué pasará con la codiciada Da Igual? “Esa obra ya no está porque prendí fuego todas, pero está la chance de hacer algo similar o digital para el que la quiera”, asegura.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad