SALUD

¿Por qué el cigarrillo electrónico ya no es recomendable?

En muy poco tiempo, el exitoso y aparentemente inofensivo aparatito pasó de ser considerado un “aliado” para dejar de fumar a ser algo potencialmente letal.

Cigarrillo electrónico
Cigarrillo electrónico. AFP

La recomendación de reemplazar el tabaco por el “vapeo” -que con su pátina de inocuidad lo convirtió incluso en un accesorio de moda más- perdió, finalmente, sustento. El empujón inicial para la caída en desgracia del e-cigarette lo dio el presidente estadounidense Donald Trump cuando anunció que su gobierno estaba considerando prohibir los cigarrillos electrónicos con sabores, debido al aumento de afecciones pulmonares graves. Dentro de los sabores más populares, que promueve la compañía fabricante Juul, son las esencias a caramelos.

En paralelo, los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, emitieron un comunicado en el que alertaban sobre un “brote de enfermedad pulmonar asociada al uso de e-cigarette, o vapeo”, en el que consignaban 380 casos... y 6 muertes.

“Lo que se observó en usuarios de cigarrillo electrónico es una forma particular de neumonía, que aparentemente se daría por la liberación de micropartículas que impactan en el pulmón", explicó un jerarca de esos centros. Si bien hace años que las autoridades sanitarias de muchos países venían advirtiendo sobre los “potenciales” riesgos del vapeo, finalmente de un día para otro lo potencial devino real y el hasta ahora “inocente” cigarrillo electrónico empezó a dejar de ser visto como un accesorio glamoroso.

Durante las últimas semanas, las noticias en torno al tema alternaron entre informar sobre nuevos casos de muertes debido a insuficiencia pulmonar asociada al vapeo, y la decisión del estado de Nueva York de ser el primero en prohibir la venta de vapeadores saborizados. Al mismo tiempo, la atención que concentró el cigarrillo electrónico llevó a muchos comunicadores a “descubrir” que ya son 39 los países que prohibieron la venta del cigarrillo electrónico, o de los líquidos que se emplean en su uso.

Naciones tan diversas como Japón, Noruega, Australia, Tailandia y Singapur integran la lista de lugares donde está prohibida la venta del cigarrillo electrónico según el informe Global State of Tobacco Harm Reduction, estudio que además consigna que en algunos lugares como Hong Kong por ejemplo, se ha incluso propuesto una ley para encarcelar a quienes fumen electrónicamente. En Australia, una ley similar ya fue aprobada y las penas incluyen multas y cárcel.

En Uruguay también está prohibida su comercialización, pero sigue siendo posible adquirir cigarrillos electrónicos con precios que arrancan en aproximadamente 1.000 pesos. Los líquidos que se usan para el consumo tienen un costo similar. Con todo, como El País y otros medios ya han informado, las autoridades de Salud Pública actualmente “libran una batalla” contra el dispositivo.

Se trata de un dispositivo que fue rápidamente aceptado y tuvo un crecimiento acelerado: en Estados Unidos se duplicó el uso de vapeadores en adolescentes en tan solo dos años, por ejemplo.

Es justamente el hecho de que muchos usuarios sean jóvenes y adolescentes es lo que más preocupa. “Los adolescentes usan cigarrillo electrónico pensando que es menos nocivo en comparación con el tabaco, pero lo que se vio es que el vapeo es igualmente tóxico para las vías respiratorias”, dijo una pediatra argentina hace poco y agregó que “la idea de que esta moda de vapear es menos nocivo que fumar no solo está en los adolescentes, sino incluso en sus padres, que piensan de igual forma y que vapean delante de sus hijos, como si se tratara de un producto inocuo, cuando incluso inhalar el vapor de otros es tóxico”.

En Uruguay, por otra parte, la doctora Laura Llambí, médica y coordinadora de la Unidad de Tabaquismo del Hospital de Clínicas, le había dicho a El País en junio que “se sabe que los cigarrillos electrónicos darían espasmos en las arterias coronarias”.

Pero la lucha contra el aparato tiene un camino importante que recorrer: se estima que el mercado global de los e-cigarettes saborizados es de 11.000 millones de dólares. Un estudio de la agencia Euromonitor, en tanto, estimó que aproximadamente 35 millones de personas usan distintos dispositivos para vapear.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)