Publicidad

Poesía

Poeta uruguayo en California

Retorna Horacio Centanino con un nuevo poemario

Compartir esta noticia
Centanino.jpg
Horacio Centanino

Horacio Centanino (Montevideo, 1956) vive en California desde 1985, donde obtuvo su doctorado en letras. De perfil bajo, es uno de los mejores poetas de su generación. Liminar, su último libro, es un canto de derrota y vejez, a nivel personal y generacional. El vocabulario es culto, apenas matizado por los giros rioplatenses justos y necesarios. El tono es triste pero digno y púdico, sin golpes bajos de sensiblería. Es un libro acerca de proyectos fallidos —políticos, poéticos, amatorios— en lo que va de la juventud a la vejez incipiente, del que el lector concluye que, con respecto a las ilusiones de infancia y juventud, toda persona madura termina exiliada. El siguiente texto, “DISCEPOLIANA”, resume bien el clima de este poemario:

Hay una bestia acezante

que vigila en la plaza

el juego intrincado de los párvulos

sobre la grava,

el vuelo bajo de las palomas

en pos del sustento,

la cháchara de las madres

con los senos tiesos bajo las blusas

matando el tiempo.

Hay una jungla invicta

que lucha por resurgir,

un estropicio de pulsiones

mal contenidas,

salivación en las fauces,

colmillos desnudos,

gorgoritos estomacales,

mefíticas secreciones,

glándulas comburentes,

apremios de bragadura,

venganzas en carmesí.

Hay sublimación in nuce.

Ángeles esperpénticos

que se humillan

en desdichada cabriola.

Hay una guerra letal

donde las huestes desdeñan

la menor etiqueta.

Y hay víctimas y verdugos.

Gatos maulas y míseros ratones. Y hay decepción

en el roto macramé

del ensueño.

No obstante, aquí y allá en el libro, aflora la terca apuesta a seguir amando y combatiendo, entre otras cosas para no fallarle al joven que el hombre ha sido:

Tengo a buen resguardo un haz de sueños

a los que el uso no consigue desfibrar.

Por ellos amanece y recomienda la fajina.

A sotavento oímos la borrasca

y todavía toca el amor

sus pífanos y chirimías.

El diseño de Gustavo “Maca” Wojciechowski, sobrio —casi austero— y elegante, encaja a la perfección con el sentido y el tono del libro.

LIMINAR, de Horacio Centanino. Yaugurú, 2022. Montevideo, 96 págs.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Poesía

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad