Literatura colombiana

Pilar Quintana, o cómo retratar la violencia con una historia humilde

La premiada La perra, novela de Pilar Quintana, plasma un realismo sin concesiones.

Pilar Quintana
Pilar Quintana (foto Greg Bal)

La sobrevivencia en una remota aldea de pescadores en el Pacífico colombiano, la desigualdad social entendida como algo natural y la alienación con la cultura televisiva, puede ser un cóctel peligroso capaz de generar historias tan bellas como trágicas. Damaris, la joven protagonista de esta nouvelle, oscila en su interior entre la rutina y el aburrimiento de sus días, y el acoso de viejas culpas y frustraciones. Su pareja hace tiempo ha naufragado entre la imposibilidad de tener hijos y la indiferencia de Rogelio, el único hombre que ella ha conocido. Adoptar una perrita puede ser para Damaris más que una experiencia nueva, una afirmación de su personalidad, la posesión de algo enteramente suyo a la que se volcará por entero. La llamará Chirli, nombre de una reina de la belleza con el que hubiera querido llamar a la hija que nunca tuvo.

La lejanía y el entorno de la selva juegan un papel decisivo en el desarrollo de la relación afectiva que, desde entonces, domina la vida de la joven. Contrastan con esa naturaleza inhóspita las residencias señoriales junto a los acantilados, abandonadas parte del año, que constituyen, junto a la pesca, una precaria fuente de trabajo. El recuerdo de los pocos episodios sociales en los que han participado no logra quebrar la soledad de los personajes. La única forma de contacto con el resto del mundo son las telecomedias y los incómodos viajes a la población más cercana, donde es otro el ritmo de la vida. Con justeza, en el acta del jurado que concedió a esta obra el IV Premio Biblioteca de la Narrativa Colombiana en 2018, se destacó “su capacidad de mostrar una extraordinaria opresión en medio de una gran apertura e inmensidad geográfica”.

Pilar Quintana (n. 1972) ha publicado antes otras tres novelas y una colección de cuentos. En el país de la “novela de la violencia”, la autora no necesita de conflictos colectivos para retratar a la misma: le es suficiente una historia mínima y humilde. En La perra plasma un realismo sin concesiones con una prosa sobria, certera y ágil. Es un libro que se lee sin pausa, con una intensidad que jamás escapa a su cauce y una tensión que evoluciona sutil y gradualmente. La contundencia del episodio final se experimenta como un puñetazo al rostro.

LA PERRA, de Pilar Quintana. Penguin Random House, 2020. Buenos Aires, 108 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados