Publicidad

Viajes y literatura

Matías Serra Bradford en el país donde los niños no lloran: crónica de un viaje en invierno a Japón

Relatarlo, para el visitante, plantea sutiles desafíos porque en esencia sigue siendo una cultura cerrada

Compartir esta noticia
Matías Serra Bradford foto Mariana Lerner.jpg
Matías Serra Bradford
(foto Mariana Lerner)

por László Erdélyi
.
Las crónicas de viaje sobre Japón narradas por extranjeros son un sub género en sí mismo, con autores clásicos como Rudyard Kipling o Lafcadio Hearn, hasta llegar a grandes títulos actuales como el de Javier Sinay, Camino al Este, o Cees Nooteboom con Círculos infinitos, Viajes a Japón. Pero esta no es una lista cerrada, hay muchos títulos a explorar.

Entre los recientes llega Diario de un invierno en Tokio del escritor, crítico y traductor argentino Matías Serra Bradford. El libro registra impresiones en tono aforístico de un viaje a Japón realizado en 1999, pero que recién se publica, pasados los 20 años. Cada capítulo abre con una foto en blanco y negro, de tenor abstracto, que establecen un diálogo con el texto muy a lo Austerlitz de W.G. Sebald. La cuestión es que han pasado muchas cosas en estas dos décadas en el mundo, pero eso no hace mella en el relato, porque Japón sigue siendo, en esencia, una cultura cerrada. Para cualquier cronista extranjero que llega, relatarla significa un enorme desafío, con sutiles barreras a sortear (no olvidar el estado mental que gana a los protagonistas de la notable película Perdidos en Tokio, dirigida por Sofía Cóppola, una suerte de desasosiego por el vacío de un no lugar incomprensible).

Serra Bradford no es ajeno a esto. El viaje es producto de una beca y el motivo es ir al encuentro del fotógrafo Shoji Ueda (“especie de Magritte más teatral y en blanco y negro”), aunque Ueda no era el objetivo original, era otro fotógrafo que ya no recibe visitas. Así, la búsqueda del artista se convierte en un ir y venir de malentendidos que corre, con leve humor, por la entrelíneas de la crónica.

Lo valioso son sus frases aforísticas. “Nación de paraguas y relojes, reino de la circularidad”, o “el japonés medio responde a órdenes de las que nadie ha sido testigo”. En la vida afectiva, en los matrimonios, “cada uno hace su propia historia”, y cuando se expresan, “cada palabra es pronunciada como si grabaran una frase y luego otra, como si ya hubiera habido un ensayo”. Luego la gran ciudad, “la energía tremenda que Tokio trasmite se debe en parte a su tremenda falta de gusto”, o la confirmación de que “este país está hecho de convivencia pacífica entre delicadeza y crueldad”. Un libro breve que no se olvida, y que exige una lectura atenta.

DIARIO DE UN INVIERNO EN TOKIO, de Matías Serra Bradford. Minúscula, 2020. Barcelona, 78 págs.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad