Textos breves o brevísimos

Ida Vitale para el lector curioso

El libro Léxico de afinidades es una buena oportunidad para que los nuevos lectores ingresen a la obra de Ida Vitale.

Ida Vitale
Ida Vitale

Quien lee el Quijote es tratado varias veces de “curioso lector”. Es un elogio de Cervantes: leer por y con curiosidad suele ser signo de inteligencia, aparte de gozarse más que por obligación. Pero hay curiosidades y curiosidades: suelen atraer al público autores que, más allá de su valor, se ponen de moda. Tras recibir el Premio Cervantes de 2018, la poeta Ida Vitale (Montevideo, 1923), última integrante viva de la Generación del 45, se ha hecho más perceptible para el radar de la curiosidad del lector medio uruguayo.

Léxico de afinidades es ideal para el lector curioso que busca por dónde ingresar a la obra de esta escritora. Para empezar, porque los textos son breves o brevísimos. En segundo lugar, porque la mayoría están en prosa, con algunos muy bellos y breves poemas intercalados, los más en verso libre. Por último, pero no menos importante, porque son textos de variadísima temática en los que la profundidad poética y el tono nostálgico se conjugan con la erudición, el ingenio y el humor sutil.

Ordenados alfabéticamente, estos apuntes presentan estampas de personajes —ficticios o reales, y estos últimos públicos o de la vida personal de la autora—, evocaciones de objetos usuales, animales, plantas, lugares, acciones de la vida cotidiana. Así, pasando de una cosa a la otra, el lector se deleita a la vez que encuentra ocasión de pensar y aprender.

Gran parte del disfrute puede encontrarse en la musicalidad de estos trabajos, incluso si están en prosa. Véase como ejemplo lo que escribe sobre el pintor romántico francés Jean-Auguste-Dominique Ingres: “todo lo acepto y lo gozo menos los programas griegos, las agotadas ágoras, las mitologías, las historias en cuerpos, los dramas drapeados...”, y algo más adelante, “...Podría, quizás, adoptar a Edipo contra la feroz esfinge, adiposa y oprimente”.

En los poemas el lector curioso hallará al mismo tiempo imágenes sugerentes, rigor intelectual y, para su grata sorpresa, ocurrencias inesperadas, como en este poema dedicado por Vitale al término “Gato”: “Gato señor/ va por un altibajo de sueño/ al almohadón de siempre y se reposa/ en el centro del reino,/ augur del orden de las cosas./ sus ojos entornados/ lo tienen todo a salvo/ entre sus especulativas guardarrayas./ Se basta en su concéntrica tibieza./ Ignora, casi humano,/ que sólo existe con respecto al Otro.”

LÉXICO DE AFINIDADES, de Ida Vitale. Estuario, 2020. Montevideo, 240 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados