El placer de la erudición amena y entusiasta

Los ensayos de Yourcenar, juntos

Una autora que nos sigue conectando con lo distante y lo distinto.

Marguerite Yourcenar

Fue la primera mujer en ser admitida en la Academia Francesa. Marguerite Yourcenar (Bruselas, 1903–Maine, EEUU, 1987), miembro también de la Academia Belga, es una intelectual enorme y multifacética. Narradora, poeta, ensayista y traductora, obtuvo fama entre el público lector culto pero no erudito por sus Memorias de Adriano, novela en la que se pone en la piel de ese Emperador romano.

Los ensayos aquí reunidos permiten disfrutar de su obra ensayística casi completa, con la excepción de Mishima o la visión del vacío, libro fundamental sobre el gran narrador japonés.

Y se ha escrito “disfrutar”, porque estos textos —breves o extensos— ofrecen múltiples placeres, además de dar claves sobre su narrativa. El placer, ante todo, de la erudición expuesta con entusiasmo y amenidad, en una prosa elegante —bien vertida al castellano por Emma Calatayud— rica en momentos poéticos y entretenidos pasajes. También el placer de la conexión lúcida y respetuosa con lo distante y lo distinto: emocionan las páginas que esta mujer, occidental de cabo a rabo, dedica a la cultura japonesa (todo el libro Una vuelta por mi cárcel, que a su muerte dejara inconcluso), así como también las que, siendo librepensadora, dedica a explorar el sentido tradicional de la Pascua, la Noche de San Juan y la Navidad (“Fiestas del año que gira”). El placer del retrato vivo y sincero de personajes históricos, como por ejemplo el grabador Giovanni Battista Piranesi o la Condesa Isabel Bathory, bella y asesina. Y por último, pero no menos importante, el placer del humor fino: en sus textos tardíos, Yourcenar pasea sobre las gentes y sus costumbres y manías una mirada irónica pero no exenta de piadosa ternura, como en “El aire y el agua eternos”, parte de Una vuelta por mi cárcel, que incluye el retrato de la fauna que viaja en un crucero de lujo.

Son ensayos que se disfrutan porque están cimentados en la erudición, en el talento, en el amor y la fe hacia el hombre y la cultura. Por eso puede criticar el vértigo y la superficialidad de la vida moderna, sin caer en el desencanto ni contagiar amargura.

ENSAYOS, de Marguerite Yourcenar. Debolsillo, 2017. Barcelona, 760 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados