Publicidad

La fruta tropical con bajas calorías que ayuda a dormir mejor, es digestiva y previene enfermedades cardíacas

Se trata de una proveniente de México, que aporta diversas vitaminas, minerales y nutrientes al consumirla. Vea todos sus beneficios a la salud y recomendaciones para su consumo.

Compartir esta noticia
Frutas tropicales en una feria.
Frutas tropicales en una feria.
Foto: Estefanía Leal

Melanie Shulman, La Nación/GDA
La papaya, también conocida como mamón, es una fruta tropical y exótica que es un símbolo de la cocina debido a sus numerosas propiedades. Proviene de México, en concreto, de una planta herbácea con tallo carnoso y esponjoso que se desarrolla en climas calurosos y húmedos. Cubierta por una cáscara con un color que varía entre el naranja y el tierra, su interior es blando y repleto de semillas en tonalidades oscuras.

Este alimento fresco, de textura suave y versátil, como lo describe el portal Medical News Today, se puede consumir de múltiples maneras. Además, precisan que entre sus ventajas, se destaca que podría llegar a reducir el desarrollo de enfermedades cardíacas, de la presión arterial y de la diabetes. A su vez, detallan que mejora la salud digestiva y equilibra la glucosa en sangre.

Papayas.
Papayas.

Natalia Antar, nutricionista del Hospital Británico de Buenos Aires, recomienda incorporarla a la alimentación cotidiana debido a la nobleza de su valor nutricional: “La papaya es un alimento rico en agua y bajo en calorías. Producto de su elevado porcentaje de agua, es un excelente diurético”, mencionó.

La papaya es un potente antioxidante

La papaya es un alimento que a nivel nutricional, no le falta nada. Una de estas frutas de tamaño medio, indicaron desde Medical News Today, posee alrededor de 120 calorías, 30 gramos de carbohidratos, cinco gramos de fibra, 18 gramos de azúcar y dos gramos de proteínas. Además, “entre el 80% y 90% de su composición, es agua”, indicó Analía Yamaguchi, médica clínica especialista en Nutrición del Hospital Italiano. Esta composición y en especial gracias a la presencia de la fibra y el agua, “se mejora la salud digestiva y se previene el estreñimiento”, comentó Antar.

Fuente de importantes vitaminas, dijo Antar, la papaya posee la del complejo C que “ayuda a aumentar las defensas naturales del organismo; además favorece la producción de colágeno, activa la absorción del hierro y tiene un efecto antioxidante frente a los radicales libres”. Precisamente, destacaron desde Medical News Today, una fruta mediana brinda el 224% de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina.

Un plato con una papaya cortada a la mitad.
Un plato con una papaya cortada a la mitad.
Foto: Unsplash

La presencia de la vitamina A, colabora en mantener óptima la visión, el funcionamiento del corazón y mejora la salud y la resistencia de la piel. Aunque también es “excelente para la salud del cabello ya que produce sebo, necesario para mantenerlo hidratado”, informaron desde el mismo portal. Por otro lado, gracias al aporte de vitamina E, un potente antioxidante, se evita que las células se inflamen y en consecuencia se las protege de los radicales libres, sustancias nocivas que pueden generar enfermedades crónicas.

Los minerales también son las estrellas en este alimento. Las especialistas consultadas indican que es rico en potasio, nutriente que se ocupa de nivelar el índice de sodio, mantener el ritmo cardíaco constante y el correcto funcionamiento del riñón. El magnesio también da el presente: regula y equilibra el correcto funcionamiento del sistema nervioso y colabora en la formación de proteínas.

La colina es otro de los componentes de la papaya: “Un nutriente muy importante y versátil que ayuda a nuestro cuerpo a dormir, mover los músculos, aprender y memorizar”, indicó Medical News Today. Pero no es todo: “También ayuda a mantener la estructura de las membranas celulares, transmitir los impulsos nerviosos, absorber la grasa y reducir la inflamación crónica”, agregaron desde la entidad.

Diversos estudios, también han revelado que cuando se usa a la papaya de forma tópica, “parece ser beneficiosa para promover la cicatrización de heridas y prevenir la infección de las áreas con quemaduras. Los investigadores creen que las enzimas proteolíticas quimopapaína y la papaína en esta fruta, son responsables de dichos efectos”, especificaron los especialistas del portal.

Cómo consumir la papaya

Al igual que un melón, la papaya se parte al medio, se le sacan las semillas —que de todas formas son comestibles— y se come su pulpa interior: se la puede consumir sola en rodajas, en yogures con granola, en ensaladas incluso se pueden hacer batidos y conservas.

A la hora de elegir la mejor papaya, hay algunas pautas a tener en cuenta. Para saber si está lista para consumir, se la debe tantear, un truco es hundirle levemente el dedo: si se la siente suave aunque no del todo blanda, quiere decir que está lista. En caso de que aún este dura, “lo mejor es dejar que la papaya madure a temperatura ambiente. Pero si ya la compraste madura, se puede guardar en la heladera para conservarla durante cinco o seis días”, explicó Antar y advirtió que la forma ideal de aprovechar las propiedades de las frutas es consumiéndolas frescas. De todas maneras, quienes lo prefieran “también la pueden freezar o usar para preparaciones calientes agridulces, por ejemplo”. Al respecto, Yamaguchi comentó que la papaya es muy utilizada para hacer mermeladas, aunque se debe procurar no agregarle azúcar de más “porque una persona con diabetes no la podrá consumir”.

Consultada acerca de quienes tienen que abstenerse a su consumo, Antar aclaró que “según la evidencia científica, es posible que la papaya inmadura no sea segura de consumir en caso de estar embarazada o en período de lactancia”. Por otro lado, agregó que como funciona como un laxante natural, “en personas que tienen problemas de estreñimiento y predisposición a sufrir malestar gastrointestinal tales como hinchazón, dolor de estómago o diarrea, también podría provocar efectos adversos”. Sumado a ello, desde Medical News Today mencionaron que las personas con alergia al látex, proteínas que se encuentran en las plantas, “también pueden ser alérgicas a la papaya debido a posee un contenido de enzimas llamadas quitinasas que en ocasiones provocan una reacción cruzada entre el látex y los alimentos que lo contienen”.

Por último, tal como señaló Yamaguchi, la papaya es una fruta noble, “que se recomienda sumar a la alimentación diaria para aumentar y variar la ingesta de nutrientes”. En relación a la cantidad estipulada de consumo, la especialista ahondó: “En vez de contar las calorías de los alimentos se deberían contar los nutrientes. Lo ideal, y si bien puede variar de acuerdo al peso, altura y requerimientos de cada persona, es comer tres frutas por día. De lo contario, cuando de manera repetida alguien se excede de esta cantidad, puede pasar que aquella cuarta fruta se transforme en azúcar y que a largo plazo genere diabetes o se transforme en colesterol”. Por este motivo, la médica insistió en estar atentos, puesto que, si bien la papaya no posee índices de colesterol, cuando se la consume en exceso “la fructuosa se convierte en grasa y luego en colesterol”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

GDA

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad