Publicidad

El té que controla la presión arterial, es diurético y da sensación de saciedad: ¿cómo prepararlo?

Hay un alimento que otorga una gran cantidad de beneficios para las personas que tienen hipertensión. Mirá cómo realizar la infusión.

Compartir esta noticia
Té verde
Taza de té verde
Unsplash

El Universal/GDA
La hipertensión es un padecimiento muy común entre la población mundial, y se caracteriza por ser una enfermedad que afecta las arterias. Según Mayo Clinic, cuando una persona padece hipertensión la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes arteriales es muy alta, por lo que el corazón debe trabajar de más para bombear sangre constantemente.

Llevar un estilo de vida saludable que incluya alimentación equilibrada, suficiente actividad física y evitar fumar, es clave para ayudar a prevenir y tratar la presión alta. Además, existen grandes aliados en la medicina natural que pueden ser de ayuda para controlar la hipertensión, uno de ellos el té de alcachofa.

Según la Fundación Española del Corazón, las propiedades diuréticas de la alcachofa son clave para eliminar el exceso de líquidos en el cuerpo y a su vez disminuir la presión arterial.

Asimismo, tiene una alta cantidad de potasio, hidratos de carbono, fibra, calcio, magnesio, sodio, vitaminas B1, B3 y C, aminoácidos, y otros compuestos que sin duda serán de mucha ayuda para regular la presión arterial.

Por todo esto, el té de alcachofa es ideal para las personas que padecen hipertensión, ya que es antioxidante, ayuda a mantener el colesterol controlado, es diurético, promueve la producción de bilis y da sensación de saciedad. Así que no solo será bueno para este padecimiento, sino que llenará de beneficios todo tu cuerpo.

Cómo preparar té de alcachofa en casa

Preparar té de alcachofa es sumamente sencillo y muy económico, estos son los ingredientes:

  • 20 gramos de hojas frescas de alcachofa lavadas y desinfectadas
  • Una taza de agua o 250 mililitros

Su preparación es muy simple, solamente haz lo siguiente:

  • Pon a calentar el agua en un pocillo o cacerola.
  • Una vez que el agua esté caliente, añade las hojas de alcachofa y deja hervir durante 10 minutos.
  • Retira del fuego y deja reposar por 5 o 10 minutos.
  • Cuela la infusión y sírvela.

Recuerda que es importante que antes de consumir el té, consultes con tu médico en qué cantidad puedes beberlo pues el té de alcachofa puede traer efectos secundarios como diarrea, náuseas, flatulencias y pérdida de apetito en algunas personas, por lo que es importante que no omitas este paso.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

GDA

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad