Publicidad

Algunas frutas tienen semillas que podrían resultar tóxicas: cuáles son y por qué pueden hacer mal

Se trata de algunas semillas que contienen sustancias tóxicas y es mejor no ingerir.

Compartir esta noticia
Peras. Foto: Pixabay

El Universal/GDA
Muchas veces, las semillas de las frutas, cuando se procesan, logran ser benéficas para el cuerpo, un ejemplo son los aceites esenciales o los productos de belleza a partir de la semilla de la palta, sin embargo, hay algunas otras semillas que, en grandes cantidades, pueden ser tóxicas. Te contamos cuáles son.

Peras y manzanas.

Es bien sabido que las pequeñas semillas en el corazón de estás dos frutas serían tóxicas en un consumo alto. Aunque se piensa que contienen cianuro, esto no es así, en realidad tienen amigdalina, una sustancia que al entrar en contacto con los ácidos estomacales produce cianuro. Un par de semillas ingeridas accidentalmente no supone ningún riesgo para nuestro cuerpo, ya que podemos metabolizar esas dosis tan pequeñas de veneno. En promedio, una persona de 70 kg. tendría que comer más de 150 semillas de manzana o pera para poder significar un riesgo, así que no te preocupes si alguna vez se te pasó un par.

Duraznos.

Pocos saben que el carozo de durazno es tóxico en altas cantidades también. Esta semilla contiene cianuro en su interior, si intentas abrir alguno, podrás ver una cápsula blandita, es donde están las sustancias dañinas.

Como las semillas de manzana y pera, las de durazno no presentan ningún riesgo si se comen un par, sin embargo, hay que tomar en cuenta que, al ser más grandes, tienen más sustancias. De acuerdo con la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, es necesario consumir de 0.5 a 3.5 mg por kilo de peso corporal. Necesitarías comerte alrededor de 100 semillas de esta fruta para envenenarte si pesas alrededor de 70 kg.

Ciruelas y cerezas.

No es un caso distinto el de los carozos de las cerezas y ciruelas. Estos al triturarse sueltan una sustancia que es ácido prúsico, también conocido como cianuro de hidrógeno, que también es venenoso. La función de que las semillas de estas frutas sean tóxicas es protegerla de depredadores, que al probar el sabor amargo de la semilla la suelten y pueda crecer un árbol, favoreciendo la conservación de la especie.

Para los carozos de cerezas y ciruelas, la proporción necesaria para que sean un peligro en un cuerpo de 70 kg es de 30 g de semillas. Es decir, tendrías que consumir 60 semillas, aproximadamente. Eso sí, ten en cuenta que en mascotas y niños la dosis baja, por lo que el riesgo aumenta, es mejor desecharlas adecuadamente.

Aunque estas frutas contengan semillas con sustancias tóxicas, la realidad es que poco pueden hacerte daño. Para que sean mortales, tendrías que comer cientos de ellas. Por ejemplo, para envenenarte con la semilla de la manzana tendrías que comer más de 170, así que puedes comerte tranquilamente una, dos, tres, o más manzanas al día sin repercusiones reales.

Por otro lado, no existe ningún tipo de riesgo de transmisión de las sustancias a la pulpa de la fruta, ya que esta se encuentra en la parte más interna de la semilla, varias capas antes de llegar a la superficie.

Para infancias, lo mejor es tener cuidado con las semillas ya que, en primer lugar, pueden causar asfixias si se tragan por error. En segundo, aunque difícil, el nivel necesario para que estas semillas sean tóxicas baja en niñas y niños debido a que pesan menos, por lo que es mejor vigilar cuánto y cómo se alimentan siempre.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

nutrición

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad