Publicidad

¿Agua con gas o sin gas? Estos son los beneficios que expertos en nutrición destacan de su versión carbonatada

Si bien ayuda a la digestión, no cualquier persona puede añadirla a su dieta. Para quienes lo quieran intentar, se recomienda que comiencen a hacerlo con moderación.

Compartir esta noticia
Vaso de agua con gas
Vaso de agua con gas.
BigWing

Nathalia Gómez Parra, El Tiempo/GDA
Como bien se sabe, el agua es la opción más saludable para mantenerse hidratado y su versión carbonatada podría ser la mejor opción estimulante para los amantes de las bebidas energizantes o azucaradas.

Según la 'BBC', el agua con gas se obtiene de añadir dióxido de carbono bajo presión, que resulta en ácido carbónico. Si se bebé de un solo trago es posible que esta pueda suscitar hipo o una sensación de indigestión. Por ello, se recomienda que su ingesta sea con moderación, sin excesos.

Esta se diferencia en dos grupos: las aguas que contienen ácido carbónico de manera natural, desde el manantial, y las aguas minerales gasificadas, que se elaboran añadiendo posteriormente el ácido carbónico.

No obstante, esta variante del agua puede tener varios beneficios dentro de la dieta, como su sensación saciante, gracias a su capacidad para provocar una percepción de llenura que incluso podría contribuir reducir el apetito, según Cristina Colina, dietista y nutricionista y miembro del Colegio Profesional de Dietistas Nutricionistas de Castilla y León.

Esta agua “contribuye al control de las ingestas, al generar cierta presión en las paredes del estómago, lo que genera cierta sensación de saciedad, calmando y controlando el apetito”, señala la experta para el portal de salud informativo 'Cuídate Plus'.

Así mismo, puede facilitar la digestión similar a la función de sal de frutas o el bicarbonato. Al juntarse el ácido carbónico y el ácido del estómago se "puede estimular una segregación de los jugos gástricos ayudando a que el proceso digestivo (será más rápido y eficaz) y evitando digestiones pesadas”.

Esto puede ser de gran ventaja a la hora de consumir alimentos o platillos que tengan una gran cantidad de proteínas y grasas, que terminan por ser difíciles de digerir para el organismo.

Agua con gas
Agua con gas.
Foto: Pixabay.

¿Cuándo es conveniente tomarla?

Si bien es cierto que esta puede ayudar a la digestión no es aconsejable que la beban personas con molestias de gases o acidez estomacal y que padecen de distensión abdominal al consumir los alimentos de manera acelerada, ya que se su síntoma se puede agravar con esta bebida carbonatada.

En cuanto al hábito de consumo esta se puede beber con las comidas o después, bien sea tres o dos veces al día, de acuerdo con la revista de salud 'Banner Health'. Lo importante es no exceder su consumo y beberla con moderación.

Recuerde que si desea iniciar con un consumo diario de esta bebida lo aconsejable es consultarlo con su médico, pues como se dijo anteriormente, esta puede tener efectos negativos para algunas personas, así que el ideal es identificar su caso para evitar futuros malestares en su salud.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

GDAagua

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad