Publicidad

Una actividad divertida que reduce el estrés, mejora la memoria y potencia la creatividad

La evidencia científica muestra que la exposición a plantas y zonas verdes, particularmente a la jardinería, es beneficiosa para la salud física y mental.

Compartir esta noticia
Jardinería
Mujer trabajando en el invernadero.
Foto: Freepik.

Alejandra Victoria Trobón, El Tiempo/GDA
La jardinería es un oficio o pasatiempo que consiste en cultivar y mantener bien cuidado un jardín, ya sea para cosechar alimentos, por razones estéticas o por simple gusto.

A su vez, esta actividad trae una gran cantidad de beneficios para la salud mental de quienes la practican.

Terapia Creativa. Un estudio de la Universidad de Florida usó la jardinería como terapia de la misma forma que se suelen utilizar algunas artes plásticas. Del estudio, Charles Guy, investigador principal, concluyó que “tanto la jardinería como las actividades artísticas implican aprendizaje, planificación, creatividad y movimiento físico, y ambas se utilizan de forma terapéutica en entornos médicos”.

Según los investigadores, los beneficios en la salud mental de la jardinería puede venir del crucial papel que ha tenido la flora en el desarrollo del humano como especie. Las plantas han sido para los humanos refugio, alimento, medicina y hasta creador de oxígeno.

Control de trastornos y enfermedades mentales. Los científicos Charles Hall y Melinda Knuth publicaron un estudio en la Revista de Horticultura Ambiental que postula que la jardinería como práctica constante puede incluso mejorar la memoria, mitigar el estrés postraumático y reducir el crecimiento de los efectos de la demencia.

Reducción del estrés. Un estudio publicado por el equipo de Médica Clínica de la Royal College of Physicians arrojó que instalar jardines terapéuticos en hospitales resultó idóneo para reducir los niveles de estrés de los pacientes que pudieran estar preocupados por su estado de salud, lo que contribuye al bienestar general.

El mismo estudio postula en su resumen la siguiente advertencia: “Hay evidencia en aumento de que la exposición a plantas y zonas verdes, y particularmente a la jardinería, es beneficiosa para la salud física y mental, y podría reducir la presión sobre los servicios nacionales de salud. Ergo, los profesionales de la salud deberían motivar a sus pacientes a hacer uso de zonas verdes y trabajar en jardines, y presionar a las autoridades locales a aumentar los espacios abiertos y el número de árboles, lo que además ayudaría a contrarrestar la contaminación del aire y el cambio climático”.

Por último, la Sociedad Británica de Psicología argumenta que no resulta indispensable contar con un gran terreno para disfrutar de los beneficios. Cuidar plantas caseras y cultivar semillas de aguacate, tomatillos o menta también resulta provechoso para la salud mental.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Mentejardín

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad