Publicidad

Tres métodos para aliviar el estrés: cómo devolverle al cuerpo y la mente calma y vitalidad

Hay sencillas técnicas que en apenas unos pocos minutos ayudan a sentirse mejor y más relajados.

Compartir esta noticia
Respiración, meditación
Hay técnicas para aplicar en cualquier momento y lugar.
Foto: Freepik.

La Nación/GDA
Entiempos modernosdonde se vive a las corridas y los momentos de óseo son escasos, hay distintas experiencias que se pueden implementar, que llevan apenas unos minutos, para devolverle a la mente y al cuerpo vitalidad.

Pilar Pose, coach y guía de meditación, presenta el método Quick Coherence Technique, que busca armonizar la frecuencia del corazón con la respiración en apenas 60 segundos. La virtud es que se puede realizar en cualquier momento y lugar: mientras se maneja, cocina o se está en la ducha para hacerle frente al estrés y la ansiedad.

Para empezar, la especialista explica que hay que traer a la mente la imagen de un ser querido que brinda armonía, “puede ser una persona o una mascota”, aclara. Luego, los pasos a seguir son los siguientes: “Hay que enraizar los pies en el piso y observar cómo está tu cuerpo. Podés elegir mantener los ojos abiertos o cerrarlos”, explica Pose.

Después, “se empieza a respirar un poquito más profundo y lento de lo normal y hacemos un escaneo corporal desde las plantas de los pies, subiendo por las piernas, rodillas, muslos, espalda baja, media, hombros, brazos, codos, antebrazos, muñecas, manos y dedos y traemos nuevamente el foco a la respiración”, especifica Pose. En cada inhalación, “hay que poner consciencia en el corazón imaginando que cada vez que tomás aire, fluye hacia ahí”, continúa la coach.

De a poco y cuando cada uno lo vaya sintiendo “hay que llevar la energía desde el corazón para que recorra toda la columna hasta llegar a las piernas y luego a las manos y a la parte superior de la cabeza”, expone Pose. Pasados los 60 segundos, “quien lo desee puede empezar a conectarse nuevamente con el entorno”, finaliza la experta.

Otra alternativa para llenarse de energía rápidamente es reírse. Así lo explica Andrea Negri, psicóloga dedicada al desarrollo de la risa y el humor positivo en las empresas quien retoma la frase de un famoso payaso de hospital y creador de la fundación española Payasos sin Fronteras que dice: “´Cuando crecemos no nos hacemos adultos sino que nos adulteramos´”. Y “¿por qué nos adulteramos?”, se cuestiona Negri. Según comenta, la razón se debe a que a medida que pasan los años, “dejamos de reír, de jugar y de conectarnos con la risa que es sinónimo de humanidad, de caricia y de amabilidad”.

Para la especialista, hay una creencia en el mundo adulto que “le impone” a las personas que lo correcto es ser serias, que no hay lugar para el ridículo ni para mostrarse vulnerables. “Hay investigaciones que demuestran el maravilloso poder que tiene el reír en un entorno orgánico. Los datos encontraron que reímos cada vez menos: los niños lo hacen hasta 400 veces por día en cambio los adultos apenas hasta 11″, revela Negri y aclara que desarrollar el humor no tiene nada que ver con ser cómico, más bien “se trata de una condición mucho más profunda”.

La buena noticia es que quien lo desea puede desarrollar su sentido del humor desde diferentes ámbitos: “Se pueden empezar a procesar los problemas de manera diferente, nos podemos poner unos lentes distintos, comenzar a tener una mirada optimista y la posibilidad de que al cambiar la perspectiva, se viva mejor”, cuenta la psicóloga. Para entrenar la risa hay una serie de ejercicios muy sencillos. Uno de ellos es colocarse una lapicera o palito de madera entre los dientes y apretarlo. La magia detrás de esto es que “el cerebro no distingue fantasía de realidad con lo cual 15 segundos bastan para que se le dé información al cerebro de que esto es lo mismo que provocar una sonrisa natural”, propone Negri y recomienda hacerlo todos los días a la mañana mirándose al espejo. Otro de los ejercicios que forma parte de la corriente que se conoce como risoterapia y propone provocar carcajadas artificialmente: “Se realiza una inhalación profunda levantando los brazos y se exhala pronunciando el sonido ´ja´”, detalla la psicóloga. Esto se repite la cantidad de veces que cada uno considere.

Por último, llegó la experiencia del tapping, una propuesta a cargo de Natalia Franzoni creadora del instructorado del método de yoga NF. El objetivo es trabajar en la energía para cambiar molestias, sanar dolores y conectarse con “tu magia y capacidad de amar y agradecer la vida”, comenta.

El primer paso es realizar una inhalación profunda por la nariz llevando una mano al abdomen y otra al pecho. Luego “se mueve un poco la cabeza y los hombros para liberar las tensiones y el cansancio y, se dibuja una sonrisa en la cara”, expone Franzoni. Acto seguido hay que identificar un problema, un miedo o aquello que impide vivir una vida plena. Con esta imagen en mente, comienza la sesión de tapping: “se dan pequeñas palmaditas en el puño de una mano mientras repito ´este miedo que siento en todo mi cuerpo lo acepto y elijo empezar a liberarlo y crear en mí armonía´”, explica Franzoni. Esto mismo continúa realizándose en la cabeza, en el entrecejo, en los bordes de los ojos, en el mentón, en el pecho y al final “realizo una intención y dibujo una sonrisa enorme”, concluye la especialista.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Mente

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad